‘Porsche se adapta rápidamente a un entorno más complejo’

El presidente de Porsche hace un balance de su primer año de gestión y afirma que están invirtiendo altas sumas en novedades y en nuevas tecnologías. 

Oliver Blume

Oliver Blume ha sido Presidente del Consejo Directivo de Porsche AG desde octubre de 2015.

Empresas
POR:
Portafolio
octubre 12 de 2016 - 09:54 p.m.
2016-10-12

Oliver Blume ha sido presidente del Consejo Directivo de Porsche AG desde octubre de 2015. Su primer año en el trabajo se produjo durante una época de movimientos significativos: la industria automotriz en su totalidad enfrenta cambios a nivel mundial.

¿Cuál es su prioridad en ese cargo?

Antes que nada: las personas. Las personas son la parte esencial de todo lo que hacemos en Porsche. Un buen equipo puede poner cualquier cosa en marcha. Sin embargo, un buen equipo también necesita un liderazgo sólido. El respeto, la confianza, el compromiso y un enfoque de actitud receptiva -estas son las características que he llegado a valorar-. Otro factor muy importante, en mi opinión, es tener una estructura organizativa bien clara, con procesos eficientes y que funcionen con eficacia. Y finalmente, una estrategia enfocada en el futuro con objetivos claros y metas transparentes. Todo esto sin olvidar una buena dosis de ambición de luchar siempre por la mejor solución. Estas son todas características que definen a Porsche.

¿Qué destaca de este primer año?

Han sido tiempos muy difíciles. Empecé con un equipo ejecutivo que en su mayor parte era completamente nuevo. Los lanzamientos al mercado del 718 Boxster y del 718 Cayman, del 911 R y del nuevo Panamera realmente han causado un gran revuelo, al igual que la decisión de poner al Mission E bajo producción en serie. Por el lado deportivo, el hecho de tener que defender nuestro título en las 24 Horas de Le Mans resultó ser una experiencia cargada de emociones. Y ahora con la presentación de la Estrategia de Porsche 2025, hemos fijado el rumbo de la próxima década. La creación de la subsidiaria Digital GmbH, en Ludwigsburg (Alemania) y el lanzamiento de nuestro laboratorio digital en Berlín también se encuentran entre las principales decisiones estratégicas que hemos tomado.

¿Cuál es la perspectiva?

Hay una serie de oportunidades concretas para nosotros -pero debemos ser coherentes en la capitalización de estas oportunidades-. Actualmente, estamos realizando un acto de equilibrio: Invirtiendo sumas considerables en futuros productos y en nuevas tecnologías y al mismo tiempo preservando nuestro elevado nivel de rentabilidad a largo plazo. Pero yo, sin embargo, mantengo la confianza de que en los próximos años vamos a continuar basándonos en el éxito empresarial que hemos construido para lograr un crecimiento moderado. Clientes satisfechos, resultados financieros sólidos y puestos de trabajo seguros y atractivos son más importantes para nosotros que altos volúmenes de ventas.

¿Cómo ve la tecnología en términos de productos?

En meses recientes se ha visto que hemos lanzado una serie de nuevos productos. Y eso es algo que debería persistir en los próximos años. Como ya lo hemos demostrado con el nuevo Panamera, con vistas al futuro vamos a poner un mayor énfasis en la combinación de innovaciones digitales y conceptos innovadores de conducción con la dinámica de conducción deportiva. A la vez, vamos a seguir deleitando a los aficionados de la marca mediante la entrega de autos deportivos clásicos, especialmente puristas.

El tema de la Estrategia 2025 es ‘El futuro del automóvil deportivo’. ¿Cuáles son los puntos centrales?

En el centro de la estrategia se encuentra nuestra futura gama de productos. El auto deportivo del futuro será una mezcla de la historia y los valores de Porsche con tecnologías innovadoras, pero que al mismo tiempo, garantice la sostenibilidad. Para lograr esto, temas como la movilidad eléctrica, la digitalización y la conectividad jugarán un papel muy importante. Al abordar estos aspectos, vamos a hacer una contribución clave para la movilidad del futuro. Pero a pesar de todas estas innovaciones y cambios, una cosa permanece constante: Porsche es y seguirá siendo Porsche.

¿Qué va a definir la movilidad del futuro?

Ya sabemos que las opciones tecnológicas disponibles para las demandas sociales basadas en la movilidad van a cambiar considerablemente en el futuro. Estamos preparándonos de manera muy especial para afrontar este hecho. Por ejemplo, ya comenzamos a desarrollar servicios innovadores centrados en torno al tema de la movilidad. Poder ofrecer servicios de esta naturaleza se va a convertir en algo muy importante de cara al futuro. Lo mismo es cierto en cuanto a la conducción autónoma.

Un Porsche siempre será un auto que uno mismo desea conducir. La emotiva experiencia de conducción, que es tan característica de nuestra marca, es algo que siempre va a ser la base de nuestras acciones en Porsche. Sin embargo, vamos a ofrecer muy pronto a nuestros clientes una serie de funciones con opciones individuales. Porsche y conducción autónoma no son una contradicción de términos. Si el cliente quiere hacer uso de las características particulares y convenientes que ofrece la conducción autónoma, estas funciones pueden ser una adición muy útil. Algunos ejemplos concretos incluyen el piloto durante congestión de tráfico y el ParkAssist. No obstante, tenemos en mente algunas otras ideas.

Usted dirige el segmento de lujo/deporte dentro del Grupo Volkswagen ¿dónde ve su potencial?

Juntar las marcas Porsche, Bentley y Bugatti en un solo grupo ofrece numerosos beneficios recíprocos. Esas ventajas ya son evidentes en la fase de desarrollo. Nuestros nuevos kits y módulos forman la base de este proyecto. Por ejemplo, la plataforma MSB desarrollado por Porsche para el nuevo Panamera también será utilizada por Bentley de ahora en adelante. Esto crea efectos reales de sinergia, y en última instancia, reduce los costos. No obstante, la configuración modular de la plataforma todavía ofrece a los fabricantes la flexibilidad suficiente para garantizar la experiencia de conducción específica esperada de la marca en cuestión, sin compromiso alguno. Lo que es aun más, también podemos utilizar de manera conjunta iniciativas de calidad, equipo de producción, servicios financieros y procesos de ventas en el futuro. En términos de la gestión de las marcas, el requisito es el siguiente: las identidades específicas de las marcas deben conservarse; en todo lo que respecta al cliente, las tres marcas funcionan de forma independiente.