Premio a Vida y Obra a José María Acevedo, fundador de Haceb

El nonagenario industrial paisa es merecedor al reconocimiento “A vida y obra empresarial” que otorga Premios Portafolio. Perfil de un colombiano que sobresale por aportar al desarrollo del país.

José María Acevedo

Archivo Portafolio

José María Acevedo

Empresas
POR:
diciembre 04 de 2014 - 12:32 a.m.
2014-12-04

La necesidad y el interés de dejar atrás las privaciones que se experimentan en la infancia y la juventud despiertan el espíritu empresarial de José María Acevedo Alzate, fundador de Industrias Haceb.

A sus 95 años, el empresario de Medellín obtuvo el reconocimiento “A vida y obra empresarial” de Premios Portafolio.

Sus padres, Pastor Acevedo y María Alzate siempre rodearon de cariño, a él y a sus cuatro hermanos, y les enseñaron el valor del trabajo en medio de una vida humilde.

“Vivíamos en una casucha de 48 metros cuadrados que tenía una sala, una cocina y una alcoba de 12 metros cuadrados, donde dormíamos todos, mis padres y nosotros los 4 hijos. Esa casita quedaba en la hoy comuna oriental de Medellín: Calle 57B No. 30-17”, recuerda el empresario en el libro conmemorativo de los 70 años de la compañía, publicado en el 2011. Don Pastor, carpintero de oficio, enfermó cuando su hijo José María tenía 15 años y ante las circunstancias entendió que debía ayudar a aportar con ingresos a la casa.

Tal vez con un sueño ya en la mente, le garantizó a su padre en ese momento “ser jornalero por ahora” y le cumplió porque años más tarde empezaría el camino a la prosperidad. Su primer trabajo fue como mensajero. Llevaba aparatos eléctricos para reparar entre un almacén y un taller. El salario era de cinco pesos mensuales.

De llevar y traer surgió el interés por aprender. Así fue como se convirtió en experto en reparar estos artefactos. Gracias a ese conocimiento, hacia 1938, Julio César Nieto, un instalador electricista que lo conoció como reparador ambulante, le propuso darle un espacio en su negocio y pagarle el 30 por ciento de las ganancias. Ese fue el origen de Haceb.

Dos año más tarde, José María Acevedo consiguió un local de 25 metros cuadrados. El sentido del autodidacta, que identifica soluciones sin preparación académica alguna fue fundamental en su crecimiento empresarial.

“A medida que fui aprendiendo a trabajar me di cuenta de que para poder enseñarles a los trabajadores que iba contratando, tenía que saber del oficio y dominar ese conocimiento para saber si lo estaba haciendo bien, por eso no me quise meter nunca a fabricar nada que yo personalmente no supiera hacer, esto con el fin de poderlo idear y enseñar”, según señala el empresario en el libro conmemorativo.

Esa actitud frente al ejercicio empresarial también tiene que ver con la vocación de estudiante que ha tenido a lo largo de su vida, pese a que apenas cursó algunos años de primaria.

Taller Eléctrico Medellín fue el primer nombre que tuvo Haceb en 1940. El desarrollo de la empresa tuvo a su favor las menores importaciones de estufas porque las fábricas que las hacían se dedicaron a producir armamento en medio de la Segunda Guerra Mundial.

Así fue como a don José María se le creció la demanda por reparación de estufas, ante la imposibilidad de los clientes de comprar artefactos nuevos. Posteriormente, con el reconocimiento de la marca entró a la conformación de una pequeña industria. Así, empezó la producción de parrillas eléctricas Jacev (José Acevedo). Con el paso del tiempo el nombre se transformó en Haceb.

“Cuando fui a hacer la primera parrilla, yo era reparador de estos productos, entonces sabía que tenía bueno y que tenía malo, por eso mi decisión fue corregirle todo lo que fallaba y agregarle todo lo bueno que pueda tener”, señala.

A demás de su protagonismo e la producción y su origen humilde que le ha permitido ejercer un liderazgo basado en un lazo de comunicación y afecto con sus trabajadores que hoy llegan a 4.000, con el paso de los años el empresario paisa ha puesto a Haceb en los primeros lugares calidad y diseño con la diversificación de su portafolio.

No en vano, en cada edición de Colombiamoda, Haceb sorprende con una nevera con diseño. La de este año tuvo el sello del afamado Custo Barcelona. Ya son muy pocos los extrañados de que un electrodoméstico esté en un evento de moda.

Inversiones para la tecnología de punta

Industrias Haceb exporta a 15 países y está a la vanguardia en la producción de electrodomésticos.
Tiene un complejo industrial de más de 211 mil metros cuadrados en Copacabana, Antioquia, donde se encuentran sus plantas de refrigeración y calefacción, certificadas internacionalmente a través de la norma ISO 14001 de Gestión Ambiental, ISO 9001 de Calidad y OHSAS 18001 de Salud y Seguridad.

Toda la operación se fortaleció con la nueva planta de refrigeración, inaugurada en 2012 con una inversión de 62 millones de dólares y considerada la más moderna de América Latina. Cumple con los protocolos ambientales de Kyoto y Montreal, La empresa destaca que su producción está libre de sustancias agotadoras de la capa de ozono. Esta es una gran apuesta que hace la organización por el desarrollo sostenible.