‘Preocupan aplicaciones de mensajería’

La meta del Grupo Quick es vender 68.000 millones de pesos este año. Buena parte de su estrategia de negocio está en la innovación tecnológica.

Julián Caviedes

Julián Caviedes, CEO y director ejecutivo del Grupo Quick.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
agosto 16 de 2016 - 10:34 p.m.
2016-08-16

Lo que hoy es el Grupo Empresarial Quick empezó hace 13 años con un mensajero motorizado, una secretaria en una oficina pequeña, idea de sus fundadores, Vanessa Wiliehls, gerente Desarrollo Organizacional, y Julián Caviedes, CEO y director ejecutivo.
Hoy, tiene más de 20 centros de distribución nacional, está presente en 56 municipios y tiene oficinas en las 7 principales ciudades. Da trabajo a más de 2.100 personas.

Caviedes explica cómo se ha expandido la compañía, las perspectivas y sus preocupaciones sobre las aplicaciones tecnológicas de mensajería y domicilio que compiten en el sector.

¿Cómo han evolucionado en el negocio logístico?

Hemos evolucionado en tres ramas. Con nuestra marca Quick Help tenemos logística y todo lo que tiene que ver con mensajería motorizada en outsourcing, almacenamiento, distribución y transporte de carga. Incorporamos Quick & Clean especializada en aseo, cafetería y mantenimiento.

También creamos Smart Quick, marca de tecnología que, precisamente, se dedica a realizar procesos de seguimiento satelital, georeferenciación, planeación de rutas y todo lo relacionado con inteligencia móvil para poder eliminar esa barrera de no saber qué pasa en las calles con la mercancía.

También tenemos 20 bodegas a nivel nacional para hacer distribución a nuestros clientes. Tenemos importantes clientes para el sector farmacéutico, por ejemplo.

¿Qué es Quick Smart?


Es la empresa más reciente, pero es la de mayor crecimiento, gracias a que hemos involucrado todos los aspectos de tecnología para el sector. Hoy por nuestra plataforma hacemos seguimiento en tiempo real del personal. El sistema toma una foto directamente con el fin de generar indicadores y estadísticas. También hemos diseñado aplicaciones que ayudan a nuestros clientes. Por ejemplo, creamos y desarrollamos una aplicación que se llama Farmamujer, especializada para ese tipo de consumidoras. Esperamos que entre septiembre y octubre esté a disposición de las clientes.

¿Y qué es Bela Venko?

Es el brazo jurídico de nuestro grupo corporativo. Es una empresa especializada en derecho laboral y muy focalizada en asesorar a nuestros clientes en todos los procesos que tienen que ver con el pago de la seguridad social. Como grandes empleadores.

¿Cuáles son las cifras del Grupo?

Estamos como grupo ante la Supersociedades. La matriz es Quick Help que el año pasado facturó 41.300 millones de pesos y la meta es llegar este año sobre los 57.000 millones de pesos, 38 por ciento más. Durante los últimos años hemos crecido por encima del 20 por ciento. Al cierre del 2016, todo el Grupo facturaría 68.000 millones de pesos. Aspiramos terminar con 2.300 a 2.400 personas, lo que nos haría uno de los mayores empleadores del país. Empleadores que contratan laboralmente a las personas, que pagan sus prestaciones sociales y profundamente críticos de las nuevas plataformas tecnológicas que están pagando por destajo. Esperamos que el Gobierno pueda poner en cintura esas empresas.

¿Por qué les preocupan?

Muchas firmas están haciendo una tercerización ilegal. A los mensajeros y a las aseadoras no los están contratando laboralmente. Existen algunas aplicaciones móviles que están haciendo lo que hace Uber con los conductores, muchas empresas lo están haciendo hoy con los mensajeros y las aseadoras. A futuro, si el Gobierno no pone cartas en el asunto, los contratarán al destajo. Es una mala práctica y nosotros queremos dar la pelea para dignificar estas actividades, dentro del marco legal. Este año salió una norma del Ministerio de Trabajo que sanciona la tercerización ilegal.

¿De cuáles empresas habla concretamente?

Por ejemplo, está Mensajeros Urbanos que dice que tiene 900 mensajeros y sus tarifas son ínfimas.

En su informe registra 26 empleados directos. No paga prestaciones sociales al resto.
Hay otras como Turboboy y hay otra que se llama Rappi - de domicilios- que también muestra más de 1.500 mensajeros motorizados. Esto también genera que clientes importantes decidan sacarnos a nosotros.

¿Cuáles son las perspectivas del Grupo Quick?

Somos de las empresas más jóvenes en el sector de las operadoras logísticas. Estamos en el puesto número 13.

Tenemos uno de los crecimientos más altos del mercado, cercano al 30 por ciento. El sector de la logística está sobre los 5 billones, lo que significa que tenemos mucho terreno por recorrer. Nuestra principal expectativa ahora está en aprovechar la tecnología en nuestros modelos de operación. Estamos pensando en aplicaciones y en irnos a Latinoamérica. Siempre teniendo en cuenta el trabajo digno dentro de las normas de cada país.

El estar consolidados hoy como grupo corporativo nos hace muchos más fuertes en el mercado.

Eso hace que la marca Quick sea de recordación.

La idea es que nos vean como un modelo de negocio sostenible, con mucha tecnología y, sobre todo, con mucha capacidad para dignificar el trabajo de aseadoras, conductores, auxiliares y mensajeros que hacen parte de nuestro grupo corporativo.

congom@portafolio.co