Presidente Conalvías renuncia para colaborar con la justicia

Andrés Jaramillo asegura que las acusaciones en su contra son falsas y que está dispuesto a colaborar con las autoridades en las investigaciones que se adelantan sobre la cesión de un contrato del Grupo Nule que favoreció a Conalvías.

Andrés Jaramillo, representante legal de Conalvías.

Archivo particular

Andrés Jaramillo, representante legal de Conalvías.

Empresas
POR:
octubre 13 de 2015 - 04:32 p.m.
2015-10-13

El presidente de Conalvías, Andrés Jaramillo, anunció a través de un comunicado que renuncia a su cargo, debido a las supuestas evidencias en su contra, que lo involucran en hechos de corrupción.

Jaramillo notificó su decisión desde el búnker de la Fiscalía, donde presentó un interrogatorio sobre las investigaciones por el 'carrusel' de la contratación en Bogotá.

El ahora expresidente de Conalvías aseguró que se presentó por voluntad propia "con el fin de colaborar con la investigación que adelantan, como lo he hecho en los últimos cinco años".

Jaramillo justifica su renuncia al asegurar que "señalamientos de este tipo no me han afectado solo a mí, sino también la estabilidad de Conalvías y el trabajo de miles de empleados que de ésta dependen".

El expresidente, quien ya había asistido a un primer interrogatorio hace más de un año, ha sido mencionado por testigos en el 'carrusel' de contratos.

En agosto pasado, la Procuraduría compulsó copias para investigarlo como supuesto "artífice de los hechos de corrupción por los que se sancionó al señor Samuel Moreno Rojas”.

El expediente en la Procuraduría, en el que se destituyó a Samuel Moreno, señala que el exalcalde presionó a los directores del IDU, Liliana Pardo y Néstor Eugenio Ramírez para que favorecieran a Conalvías con la cesión de un contrato.

La Procuraduría asegura que Pardo "impidió que otras empresas pudieran participar en igualdad de condiciones en la negociación de la cesión, la cual el Grupo Nule le hizo a Conalvías, a pesar de que ese grupo empresarial no cumplía con las condiciones jurídicas y financieras”.

El contrato se cedió en las instalaciones del hotel Tequendama, el 18 de febrero del 2010. El negocio correspondía a las obras de la Fase III de Transmilenio, en la calle 26. La Procuraduría dice que posteriormente se hicieron modificaciones legales que terminaron generando sobrecostos “que favorecieron en más de 190.000 millones de pesos a Conalvías”.

"Confío en que contaré con funcionarios probos e imparciales, que no cedan ante la campaña de amedrentamiento e intimidación que algunos han querido adelantar en mi contra y le pido a Dios que brille la verdad como objetivo ineludible de la Justicia", concluye la comunicación de Jaramillo.