Pretensiones contra Caprecom pasarían de $ 4,7 billones

Una de sus tareas para este año consiste en depurar las cuentas para saber cuánto tendrá que poner el Estado para honrar las deudas legítimas.

Caprecom

Archivo Portafolio.co

Empresas
POR:
Portafolio
marzo 29 de 2016 - 08:00 p.m.
2016-03-29

Para el 30 de abril deberá concluir el cierre de las sedes de atención al público de la EPS Caprecom, de acuerdo con el cronograma incluido en un informe que le acaba de entregar el equipo liquidador al Ministerio de Salud.

La clausura involucra las 31 oficinas seccionales y las 449 oficinas gestoras ubicadas en igual número de municipios del territorio nacional y que constituían una de las redes más amplias entre las Empresas Promotoras de Salud (EPS).

La liquidación de esta EPS pública fue ordenada por el decreto 2519 de finales de diciembre pasado. Entonces el ministro de Salud, Alejandro Gaviria, indicó que esta Empresa Industrial y Comercial del Estado (EICE) no tenía las condiciones para garantizarles la atención a sus usuarios. “Decidimos que no hay tiempo para más paños de agua tibia; la liquidación es la única salida”, dijo.

Uno de los puntos álgidos era la reubicación de más de 2 millones 200 mil afiliados, la cual se emprendió en los albores del 2016 hacia 14 EPS y ya se concluyó, según el reporte del Liquidador. El otro aspecto difícil es contar con recursos para pagar las acreencias, que según dijo entonces el Minsalud, rondarían el billón de pesos. Por eso, simultáneamente el Gobierno comenzó el trámite de una ley de endeudamiento que incluye 500 mil millones de pesos para ese propósito.

“La ley es solo un ‘empujón’ para poder cumplir con los pasivos de los prestadores y proveedores”, le dijo a Portafolio el director de Aseguramiento en Salud Riesgos Laborales y Pensiones del Minsalud, José Luis Ortiz Hoyos.

Además, reiteró lo dicho por Gaviria en el sentido de que si se justifica ir al Congreso para aumentar el cupo de endeudamiento, se hará. Sin embargo, todo dependerá de qué tanto se pueda monetizar de los activos de la EPS.

Una de las tareas más importantes de la liquidación en la actualidad es consolidar cifras confiables al respecto.

El reporte elaborado por el liquidador, Felipe Negret y su equipo, a partir de una auditoría para depurar la contabilidad de Caprecom, indica que la entidad cuenta con una cartera por cobrar por 208 mil millones de pesos. Mientras tanto, las pretensiones de cuentas en su contra pasan de los 4,7 billones de pesos.

El margen de maniobra del Liquidador se reduce debido a que existen 757 embargos en los juzgados por 1,73 billones de pesos. Es la razón para que haya 20 cuentas congeladas por 67.000 millones de pesos y otras 220 cuentas embargadas con un monto no establecido dentro del informe.

El inventario valora los 43 inmuebles que tiene Caprecom en 158.000 millones de pesos, los cuales tendrían mayores posibilidades a la hora de efectuar la venta de activos. Los muebles aparecen avaluados en 46.261 millones de pesos ($41.261 millones en bienes tangibles y 5.000 millones en intangibles).

Más de $ 4 billones en contra


Adicionalmente, el parque automotor de la empresa suma casi 210.500 millones de pesos. No obstante, esta suele ser una categoría de bienes que se menosprecian a la hora de un remate.

Así las cosas, la diferencia entre las pretensiones en contra y los activos de la EPS para honrar sus deudas sobrepasa los 4,2 billones en contra.

Sin embargo, Ortiz advierte que “desde el 2011 Caprecom no tuvo estados financieros avalados por la junta directiva y eso obliga a ser mesurados, además porque es un espacio para los oportunistas”.

El Liquidador pretende hacer la depuración de las acreencias antes del 27 de diciembre del 2016, un proceso en el que definirán qué deudas se aceptan y cuáles no, igual que el orden en que se pagarían hasta donde alcancen los recursos disponibles.

A la par, el Gobierno tendrá que reglamentar la ley de endeudamiento. “Ese decreto es un tema en el que está trabajando el Ministerio de Hacienda y estará listo una vez haya claridad sobre el monto de las deudas”, afirmó Ortiz.

Un ‘hueso’ duro de roer adicional, por su costo social, será la cancelación de los contratos laborales vigentes en Caprecom.

Líos en áreas alejadas

Según Ortiz, con la reubicación, los antiguos afiliados a otras 14 EPS han tenido una mejor atención, por lo cual se ha dado una baja sensible en el número de quejas.
Reconoce, sin embargo, que persisten problemas en áreas alejadas del país, como Guaviare, Vichada y Vaupés, pero obedecen al retraso de órdenes que había o son reflejo de fallas en el sistema, no en una entidad en particular.

@nesperiodista