PriceSmart busca terrenos para extenderse en el país

El club de compras hace un balance favorable de los cinco años de operaciones que cumplirá en agosto. En septiembre abrirá en Chía.

Luis Fernando Gallo, country manager de PriceSmart Colombia.

Luis Fernando Gallo, country manager de PriceSmart Colombia.

Mauricio León/Portafolio

Empresas
POR:
Portafolio
junio 17 de 2016 - 12:01 a.m.
2016-06-17

Por el número de habitantes y el ingreso per cápita, Colombia puede representar lo que significa toda la región centroamericana para el club de compras PriceSmart, donde hoy tiene cerca de 20 locales.

Así, Luis Fernando Gallo, Country Manager de PriceSmart Colombia, muestra la importancia que tiene el mercado nacional para esta compañía que registró el año pasado ventas por 848.397 millones de pesos con la operación de seis tiendas.

Para este año, reporta crecimientos en volumen y en valor en pesos, pese a la desaceleración, y anuncia inversiones del orden de los 32 millones de dólares.

De ese total, 20 millones de dólares serán para la séptima tienda que pondrá a operar en Chía. La semana anterior inició el proceso de preventa de sus membresías. El monto abarca costo del lote, la construcción y el inventario.

El local, muy parecido al que opera en Bogotá, tendrá un área de venta cercana a los 6.800 metros cuadrados.

Los otros 12 millones de dólares de las inversiones tienen que ver con la ampliación del primer PriceSmart que abrió la cadena en el 2011, en Barranquilla.

Tendrá un segundo nivel de parqueaderos y un incremento del 20 por ciento en el área de productos frescos. Igualmente, aumentará en un 80 por ciento la capacidad en congelados, señaló Luis Fernando Gallo.

El directivo señaló que en el plan de expansión de la marca todavía no hay programas definidos, pero aseguró que se revisan alternativas en el país.

Por ejemplo, admite que caben varios PriceSmart en Bogotá.

“Estamos trabajando para encontrar sitios. Pero no es fácil porque la tierra no es tan disponible y sus costos son muy grandes. Además los permisos son muy difíciles y, efectivamente, hay unos lotes pero hay que mirar su tradición porque nos cuidamos y verificamos que los lotes estén en muy buenas manos”, señaló.

La cadena completará con el de Chía, siete clubes de compras, como llama sus locales: dos en Cali, y uno en Barranquilla, Pereira, Medellín y Bogotá.

“Seguimos creciendo, es un mercado importante a pesar de la crisis del petróleo y todo lo que generó, pero es un país estable con un ingreso per cápita subiendo y una clase media mejorando. Para nosotros Colombia es muy importante”, subrayó Gallo.

“Todos hemos percibido la desaceleración, pero la percepción nuestra es distinta. Por un lado, a los que dependemos de alguna forma del dólar nos afecta. Hay sectores como textiles, flores que están felices. Aquí se trata de un reacomodo. Colombia sigue siendo un país muy sólido y regionalmente vamos a tener un crecimiento bueno, comparado con los demás”, añadió.

Gallo dice que, en pesos y en unidades, PriceSmart está creciendo, pero que al hacer el cambio a dólares el panorama es distinto. El año pasado el crecimiento fue de 77 por ciento en las ventas.

En las tiendas, dice, hay productos más elásticos que otros, y en ese reacomodo el consumidor se ha desplazado a productos que han beneficiado su presupuesto.

Como ha ocurrido con todas las cadenas de comercio, el aumento del dólar ha tenido sus efectos para esta cadena en lo relacionado con los importados.

Luis Fernando Gallo asegura que este es un fenómeno que experimenta la compañía por primera vez en un país. En este caso, la solución está en la mayor búsqueda de eficiencias y evitar a toda costa transferir ese costo al cliente que, para PriceSmart, es su socio.

Igual, dice el directivo, la firma se ha encontrado con que “si bien el dólar golpeó duro en Colombia, no ha sucedido lo mismo en otros países, en donde producir mercancía, con petróleo más barato, como en Centroamérica, ha permitido reducir los costos de producción” en favor de los productos que se importan.

Estrategia
 
Tras cinco años en la competencia, la empresa sigue en firme con el modelo de atención por membresía, señala sus bondades e insiste en que es el eje de sus estrategia de negocios que se distancia del retail tradicional.

En la industria del club de compras - porque varios operan en el mundo- el indicador más importante es la renovación de membresías, que a nivel global es del 85 por ciento.

Por su parte, PriceSmart en sus operaciones maneja el 87 por ciento.

En Colombia, particularmente, ese indicador varía porque depende de las ciudades.

A lo anterior, hay que sumar un incremento inicial de clientes atraídos por la novedad.
Poco a poco las afiliaciones y las renovaciones se irá decantando y se estabilizarán. Sin embargo, hasta el momento, los resultados son favorables, dice el Country Manager de la marca en el país.

La membresía tiene un costo que ayuda a bajar la operación y que permite asegurar un perfil de cliente determinado. Es probable que los estudiantes, las personas solteras y las parejas no sean las más llamadas a ser socios del club.

“El cliente nuestro es aquel que pueda tener capacidad de compra y capacidad de almacenamiento”, asegura.

Respecto a la diferencia con el gran comercio, menciona varias: “nos definimos como un operador de bajo costo, cuya principal diferencia es que no estamos abiertos al público en general. Una de las virtudes de nosotros es que tenemos que vender más barato para que la membresía tenga sentido”.

Vender más barato se logra por varias vías. Una de ellas es que maneja 2.500 referencias de producto, mientras que en retail se puede hablar de 40.000 a 50.000. “Eso significa que con el 5 por ciento de las referencias hacemos el ciento por ciento o más de las ventas que hace otra cadena”.

Eso, desde el punto de vista de eficiencia, es importante porque se reduce el número de proveedores, el número de compradores, el número de facturas que hay que procesar, la operación logística y hasta el personal de vigilancia. Al final todos esos ahorros se transmiten para el proveedor, pero especialmente, para quienes se afilian al club de compras.

Crece la cuota de la oferta local

En Barranquilla, su primer club arrancó con 80 por ciento de oferta importada, pero eso ha cambiado.

Hoy ese porcentaje es cercano al 55 por ciento. “Nos ha ayudado mucho en Colombia que hemos encontrado proveedores en papel higiénico y detergentes, entre otros productos”, incluso como salida al mayor costo del dólar. Empresas locales están en planes de ser proveedoras de PriceSmart en otros países.

congom@portafolio.co