Largas filas y decepciones: así fue el primer día del iPhone 7

El precio del nuevo modelo en Estados Unidos es de 640 dólares. A Colombia se espera que llegue en octubre.

...

EFE

Empresas
POR:
afp
septiembre 16 de 2016 - 04:28 p.m.
2016-09-16

El iPhone 7 empezó a venderse este viernes con sus habituales filas de fanáticos en las tiendas de Apple de todo el mundo pero muchos se fueron con las manos vacías por falta de aparatos para todos. El frenesí por el iPhone 7 y el iPhone 7 Plus fue el mismo que por el lanzamiento de modelos anteriores pero la falta de aparatos suficientes generó frustración.

De momento no se sabe si la demanda fue mayor a la esperada o si la oferta fue insuficiente o, incluso, si se trató de una estrategia de marketing. Los primeros en lanzarse a las tiendas de Apple fueron los australianos los cuales abarrotaron los locales en busca del iPhone 7 que, entre sus novedades, ofrece una cámara de fotos mejorada y, especialmente la eliminación de la entrada para auriculares para dar paso a los auriculares inalámbricos.

La imagen de las colas en Australia se repitieron en Asia después y más tarde en Europa y América del Norte. En la tienda Apple del distrito de Georgetown en Washington, decenas de consumidores hicieron fila desde mucho antes de que se abrieran las puertas.

"Intenté ordenarlo por internet, pero iba a tener que esperar de 5 a 6 semanas, de manera que hacer fila era la única opción", dijo Naval Chopra, un turista de India que se sumó a la fila a las 5H30. "Si eres un fanático de Apple, es algo muy especial conseguir el nuevo teléfono el día de su lanzamiento", añadió.

'ALGO ESENCIAL DE LA VIDA'

Isaac Combs, residente de Washington, dijo que quería comprar el iPhone 7 Plus, cuya pantalla es más grande, pero ni bien llegó a la tienda le dijeron que estaba agotado. Combs, optó por llevarse el otro modelo, el iPhone 7 de pantalla más pequeña.

El iPhone, dijo Combs, "es una parte esencial de la vida. Es algo que uso todos los días". En una tienda de Apple de Covent Garden, en el corazón de Londres, cientos de personas soportaron una pertinaz lluvia con tal de irse con su nuevo aparato (Además: Fin al misterio: Apple presentó el iPhone 7, sin entrada de audio).

"Yo realmente quiero la nueva cámara y el nuevo software", dijo Paul du Buf, de 49 años, quien encabezaba la larga fila. "Probablemente están limitando a propósito el nivel de existencias, o al menos lo mantienen inferior a la demanda, para evitar el exceso de suministro de años anteriores," explica Matthew Kanterman, un analista de Bloomberg Intelligence.

El precio del iPhone varia en los 25 países donde fue puesto a la venta este viernes pero en Estados Unidos cuesta 640 dólares (sin incluir impuestos) y en Francia 769 euros. En Sídney, Bishoy Behman, de 17 años, se instaló frente a una tienda Apple el miércoles por la mañana pero descubrió en la cola que algunos modelos ya estaban agotados.

"No habría hecho la cola si lo hubiera sabido", dijo a la AFP. "Es ridículo que no hayan previsto reservas suficientes", se quejó. Antes del lanzamiento de este viernes Apple ya había advertido que los modelos agotados no iban a estar disponibles para los que no los hubieran reservado previamente.

En Singapur, varios vendedores locales dijeron que la escasez era consecuencia de la "elevada demanda". En Tokio, Rei Yokoyama, un estudiante que hizo cola desde las 4 de la mañana, tampoco pudo comprarse el iPhone 7 Plus.

"Me hubiera gustado probar la cámara dual del iPhone 7 Plus pero ya estaba agotado y tuve que contentarme con el iPhone 7", dijo a la AFP en la calle comercial Omotesando de Tokio, donde el ambiente era festivo a pesar de la escasez de teléfonos. Apple, a diferencia de lo que hacía habitualmente, no revelará la cifras de ventas del primer fin de semana.

En China, un mercado clave para la marca, las colas eran más cortas que en lanzamiento anteriores. En el primer semestre del año, Apple sólo fue cuarto en la clasificación de teléfonos más vendidos frente a la competencia de compañías locales. Sin embargo la compañía estadounidense podría beneficiarse de los problemas de Samsung, que tuvo que retirar del mercado su último modelo Galaxy Note 7 por el riesgo de explosión de la batería. "La demanda no es tan fuerte como con el último modelo", dijo a la AFP un comerciante de Hong Kong.

Lea también: El iPhone 7 emociona muy poco a Wall Street.