Primera refinería privada ya tiene con qué comenzar obras

Un fondo canadiense invertirá el 30 por ciento del costo de este proyecto de US$ 3.000 millones.

Primera refinería privada ya tiene con qué comenzar obras

Bloomberg

Primera refinería privada ya tiene con qué comenzar obras

Empresas
POR:
agosto 01 de 2014 - 03:13 a.m.
2014-08-01

Después de 16 años de haberse formulado como proyecto, el miércoles se dio un paso que, por fin, le daría luz verde a las obras de la Refinería Colombiana Sebastopol, la primera planta de alta conversión de crudo de carácter privado que se construye en el país.

Camilo Salomon, director de la división de infraestructura de la banca de inversión INTL FCStone, con sede en Estados Unidos, le confirmó a Portafolio que luego de un año de gestiones buscando inversionistas, un fondo canadiense especializado en el área de petróleos firmó un acta en la que se compromete con el 30 por ciento del proyecto.

No reveló el nombre del vehículo de inversión ni el monto preciso del aporte, pero indicó que se trata de un fondo que ya ha puesto dinero en cuatro empresas asentadas en el país.

“La idea de ellos es hacer una integración vertical a través de toda la cadena de la industria, desde la exploración y distribución al detal, pasando por todos las etapas intermedias, como es la refinación”, dijo. Además, Salomon añadió que se surtirán todos los trámites legales y en 2 a 3 meses se haría el desembolso.

De acuerdo con la estrategia de financiación de INTL FCStone, posteriormente se harán rondas de capitalización privada en Canadá y EE. UU. y cuando haya suficientes activos, el proyecto se sacará a la bolsa de Toronto.

El costo estimado de la Refinería Colombiana Sebastopol ronda los 3.000 millones de dólares y procesará 100.000 barriles de petróleo diarios, con lo cual estaría cubriendo cerca del 20 por ciento del mercado nacional.

“Será la primera refinería de alta conversión en construirse en América Latina en los últimos 45 años y es la única en Colombia–. Tendrá tecnología de punta”, afirmó el presidente de la empresa gestora, Germán Casas, quien aseguró que ya están superadas todas las trabas que podría generas más demoras, como la consulta a las comunidades y la licencia ambiental.

Casas explicó que el proyecto se ha demorado porque fue necesario que en el país se operaran varios cambios como la eliminación de los subsidios a la gasolina, la pérdida del monopolio de Ecopetrol sobre la producción, refinación, transporte y venta de combustibles y la creación de una entidad como la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) encargada de otorgar los permisos de explotación.

UN COMPLEJO QUE OCUPARÁ 320 HECTÁERAS

La refinería quedará en Puerto Olaya (Santander), un sitio estratégico porque allí funciona el centro de almacenamiento de productos blancos de Ecopetrol y muy cerca pasa el complejo de poliductos que llevan el crudo desde los pozos. El proyecto incluye, además de la planta de destilado, una zona franca donde se espera que se asienten industrias petroquímicas; una hidroeléctrica que produciría energía para el autoabastecimiento y excedentes para vender. Además, se planea un puerto y un lugar amplio para el llenado de los carrotanques.

Según Casas, no se trata de hacerle competencia a las refinerías de Ecopetrol, pues hoy día su producción es deficitaria y actualmente se importa gasolina.

“Si usted va a Houston encuentra 16 refinerías pegadas una de la otra y todo mundo se complementa por la eficiencia; porque si soy eficiente en un producto, soy ineficiente en otro y por ejemplo le puedo decir a Ecopetrol: ‘Yo hago esto y usted no lo haga’", dijo.

neslop@eltiempo.com