Proalco le apunta a que se sigan ‘cercando’ las fincas

La multinacional belga Proalco Bekaert lanzó al mercado nacional varios productos como alambres y mallas para diferentes usos en el sector pecuario; el gerente de la empresa, Óscar Proaño, indicó que sus innovaciones impactarán positivamente, pues, entre otros aspectos, son de alta durabilidad.

Proalco le apunta a que se sigan ‘cercando’ las fincas

Archivo

Proalco le apunta a que se sigan ‘cercando’ las fincas

Empresas
POR:
octubre 28 de 2015 - 11:47 a.m.
2015-10-28

Pese a que lleva siglo y medio instalándose en los potreros de las fincas de todo el planeta y a que las mediciones con sistemas GPS se han puesto de moda, el alambre de púas sigue ahí, cercando los predios de todo el mundo.

Hoy, en el mercado ya hay más de 30 tipos diferentes de alambre de púas, diseñados según las necesidades de los finqueros.

Este, precisamente, es el negocio de la Productora de Alambres Colombianos (Proalco), una compañía del grupo Bekaert, empresa que lleva más de 135 años en el mercado, a pocos años de haberse inventado el alambre de púas.

“Justo, el producir este insumo fue su razón de constituirse”, indicó Óscar Proaño Bustamante, gerente de Proalco Bekaert.

¿Cuáles son las particularidades de este tipo de insumos?

Los productos del alambre han acompañado al sector agropecuario desde hace 150 años. Hay marcas como Motto (de Proalco) que son muy populares en el mercado y que tienen la particularidad de pesar menos que otras marcas.

¿Desde hace cuánto tiempo la compañía lo tiene en el mercado?

Desde hace 50 años, tiene un triple galvanizado y, en su momento, fue una de las revoluciones que se llevó a las fincas pues se redujeron los costos de producción.

¿Las mediciones que ofrecen las herramientas TIC no terminan por convertirse en ‘enemigos’ del alambre de púas ?

No. Las cercas siguen siendo útiles, por ejemplo, para proteger el ganado y controlar sus movimientos en los potreros. Sin embargo, las necesidades de los productores rurales han hecho evolucionar el mercado a nuevos productos de alambre, como las cercas eléctricas.

¿Otras aplicaciones del alambre de púas?

Hay varios aspectos en los que –por ahora– las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) no desplazarán al alambre de púas, como los cerramientos perimetrales, la delimitación de los linderos y la seguridad misma de las personas y activos de las fincas.

¿Y se atienden los manejos internos?

Con las cercas eléctricas, para el manejo de potreros, por ejemplo.

¿Qué desarrollos ha tenido el invento?

El último paso lo dio la marca Motto, que hizo posible un alambre más delgado y menos pesado.

Sin embargo, en Colombia los ganaderos exigen que este alambre sea grueso, pues lo relacionan siempre con una mayor resistencia; no necesariamente es así.

Esto, por la calidad de los aceros con los que se produce.

Pero, para satisfacer al cliente, seguimos produciendo el grueso, que termina siendo más caro y de menor calidad.

¿Cuánto consume el mercado local de este insumo?

Se calcula en unas 30.000 toneladas anuales; a esta cifra debemos sumarle las cercas eléctricas para ganado mayor y otras referencias para especies menores.

¿Tiene la compañía más productos ‘estrella’ ?

Sí. Hace poco hicimos el lanzamiento del Agroalambre, un producto específico para el sector agropecuario.

¿Alguna cualidad frente a los demás del mercado?

Tiene una mayor resistencia mecánica que un alambre galvanizado, aguanta más carga que un alambre normal, sufre menor elongación en el tiempo y tiene un doble recubrimiento de zinc, para protegerlo de las condiciones del medio ambiente y los plaguicidas usados en los cultivos.

¿Dónde hace falta alambre?

En los cultivos que requieren tutorado (como por ejemplo, pitaya, arveja, tomate de árbol, entre muchos otros) y calculamos que Colombia necesita alrededor de unas 1.200 toneladas anuales.

¿Otros productos de Proalco?

Las mallas que requiere la industria avícola y los pequeños productores de especies como cuyes y conejos. Estas agroindustrias están creciendo.