Procter & Gamble trae a Bogotá el mando de región Pacífico

Perú y Chile le reportarán al actual gerente de la multinacional en el país, Juan Carlos Trujillo, que pasa a dirigir el área. La línea de belleza sería el motor del crecimiento, que estaría entre 6 y 9 %.

Juan Carlos Trujillo, nuevo gerente de Procter & Gamble para la Zona Pacífico.

Archivo particular

Juan Carlos Trujillo, nuevo gerente de Procter & Gamble para la Zona Pacífico.

Empresas
POR:
septiembre 29 de 2015 - 01:01 p.m.
2015-09-29

A partir del próximo jueves, Procter & Gamble cambiará para Bogotá el centro de ‘mando’ de los países suramericanos que hacen parte de la Alianza del Pacífico. Esto implica que Perú y Chile ya no le reportarán a Lima y que el actual gerente en Colombia, Juan Carlos Trujillo, comenzará a orientar la operación en los otros dos países desde su nuevo cargo de Gerente General para la Zona Pacífico.

México, el otro socio de la Alianza, tiene una gerencia que le reporta a la matriz en Estados Unidos, igual que Brasil.

Trujillo, quien lleva 21 años en esta multinacional dueña de marcas como Pantene, Ace, Oral B, Gillette, Salvo, Rindex y Ariel, Duracell y Vick, donde empezó como vendedor al detal en las tiendas de Bogotá, le explicó a Portafolio lo que implica su nuevo reto.

¿Por qué se da el cambio?

Primero, son países parecidos en tamaño de ventas para la organización; en que son estables económica y políticamente, con crecimientos similares y los consumidores se comportan parecido en las líneas que nosotros manejamos. A eso se suma que son parte de la Alianza del Pacífico.

¿Qué tanto se han beneficiado de la Alianza?

La alianza del Pacífico ya empezó, con cosas muy buenas, aunque hay otras por ajustar; aún hay aranceles que no son de cero y los registros sanitarios no son los mismos, porque algún país todavía no ha firmado, pero estamos en el proceso y más pronto que tarde vamos a llegar a una alineación entre los cuatro países.

¿Ven que pueden entrar con productos nuevos o profundizar categorías en las que ya están ahí?

Una parte importante por asegurar es que entre los tres países logremos escalas, eficiencias, más ventas y mejores resultados de negocios, sin perder la individualidad, porque si bien el comercio y los consumidores son parecidos, no son exactamente iguales y cada uno debe tener la suficiente independencia para operar como más le convenga. Ellos van a seguir teniendo sus gerentes.

¿Qué metas le han puesto?

La meta para cada uno de los países es crecer entre 6 y 9 % por año. Nosotros cerramos año en junio: el 2013-2014 se cerró por encima del objetivo, el 2014-2015 estuvo un poco por debajo (según el reporte a la Superintendencia de Sociedades en el 2014 facturó 953.000 millones de pesos) y el que estamos empezando (2015-2016) pronosticamos que cumpliremos.

¿Cómo lo van a lograr?

La estrategia fundamental de P&G para crecer es la innovación y la construcción de marcas. Ese es y ha sido durante 180 años el modelo de negocio. Entonces, vamos a seguir construyendo las marcas que hoy tenemos en el mercado y para cada uno de los mercados hay planeadas nuevas. En Colombia, será en la segunda mitad de este año fiscal (enero-junio del 2016) y queremos también en algunas de las categorías existentes revolucionar lo que hay actualmente.

¿En qué se va a ver esa ‘revolución’?

Por ejemplo, en detergentes, los países donde menos penetración hay de líquidos en Latinoamérica son Colombia y Perú; queremos seguir revolucionando esta categoría y ser todavía más agresivos.

¿Cuántas marcas van a introducir?

Pensamos traer por lo menos una marca en una categoría en que hoy no competimos. (no la revela).

¿Planea alguna compra o crecimiento orgánico?

En la región del Pacífico todavía hay mucha oportunidad de lanzar marcas nuevas y permanentemente se está viendo la posibilidad de adquisiciones, pero no hay nada concreto.

¿Y planes de montaje o ampliación de plantas?

No, estamos operando con plantas en Medellín, Lima y Santiago –más un centro de distribución en Rionegro (Antioquia)– y permanentemente estamos viendo cómo hacerlas más eficientes. Hay una idea de hacer más eficiente la planta de Medellín y traer más negocio a ella, pero eso está en estudio.

¿Acaso está subutilizada?

No, pero trabaja solo para Colombia y algunos países de Centroamérica y queremos tener la posibilidad de exportar a más países. Habrá que hacer alguna inversión en capacidad, pero es relativamente baja.

¿Teme perder mercado por la coyuntura del dólar caro?

Hasta ahora las categorías no han decrecido y seguimos teniendo un buen desempeño, pero hay un riesgo de que a futuro las categorías empiecen a contraerse y que el crecimiento de participación se vea afectado.

¿Qué tanto se les ha castigado el ebitda la devaluación?

En pesos no, pero en dólares es un montón.

¿Le preocupa algo más?

Igual que el dólar, me preocupa la tasa impositiva en Colombia, que es la segunda más alta del mundo después de Bolivia en proporción a las utilidades. Estas empresas funcionan como un banco de inversión y las inversiones se ubican donde sean más atractivas. Yo compito con Rusia, España, Australia, Brasil y México por inversión y si aquí la tasa impositiva es más alta que allá y el retorno es menor, es más difícil conseguir inversión.

¿El 2016 pinta difícil?

Yo no tengo una varita mágica, pero veo que va a ser difícil en la parte macroeconómica, porque tenemos una combinación de situaciones: va a haber menos circulante porque van a entrar menos dólares por el precio del petróleo, además con el aumento de las tasas de interés va a haber menos dinero en las calles y menos consumo, y a eso se suma que la inflación va a estar por encima de lo que los colombianos estábamos acostumbrados.

¿Crecerán en todas las categorías por igual?

Según Nielsen, en detergentes tenemos casi el 40 % de participación; en cuchillas de afeitar, por encima del 70 %, en cepillos de dientes más de 30 % y en champú, el 35 %. Yo creo que el otro año las categorías de belleza (champú y afeitado) van a ser los motores de crecimiento, con entre el 10 y el 12 %.

¿Y qué porcentaje de su negocio representan?

Cerca del 40 %.