Los productores nacionales de café no salen de la mala hora

Bajos precios, revaluación del peso y saqueo de los subsidios a los caficultores. Expertos aseguran que la situación del sector es crítica y puede empeorar, debido a que no hay señales de mejoría en las cotizaciones internacionales.

El país tiene actualmente 938.000 hectáreas cultivadas en café.

Archivo Portafolio.co

El país tiene actualmente 938.000 hectáreas cultivadas en café.

POR:
octubre 05 de 2013 - 09:46 p.m.
2013-10-05

Literalmente, los productores colombianos de café están “llevando del bulto”. El precio de la carga del grano seco de trilla, comienza esta semana en el nivel más bajo de los últimos cinco años y tres meses.

Los hechos son contundentes.

El valor del producto sigue a la baja en el mercado internacional, en tanto que el dólar ya tiene un precio inferior a los 1.900 pesos, lo que no ayuda en nada a una mejoría en el ingreso de los caficultores, que no saben qué hacer, pues las cifras no les cuadran.

Por su parte, el propio Gobierno se enfrenta al dilema de evitar la quiebra de más medio millón de familias campesinas que viven de este cultivo.

Hoy, un cafetero recibe 577.000 pesos por cada carga de 125 kilos seco de trilla, incluyendo el precio interno de 412.000 pesos más 165.000 pesos adicionales correspondientes al subsidio del programa de Protección del Ingreso Cafetero (PIC).

Los cultivadores afirman que el costo de producir una carga asciende a 700.000 pesos, es decir que ya acumulan un desfase de 123.000 pesos.

Pero ahí no para el mal momento del sector. Como si fuera poco, personas ajenas a los productores del grano se están apoderando indebidamente de buena parte de los subsidios, haciendo toda clase de trampas y quitándoles la oportunidad de mejorar los ingresos de quienes realmente son cafeteros.

Expertos aseguran que la situación del sector no solamente es crítica, sino que puede empeorar, debido a que no hay señales de reacción de los precios internacionales, que hoy rondan los 1,15 dólares la libra en el mercado de Nueva York.

Pero en medio de la crisis, los cafeteros nacionales tienen algunos factores que han contribuido a evitar que el descalabro sea mayor.

El más importante es el del aumento de la productividad por hectárea, la cual pasó de 11 sacos de café verde en el 2012 a 14,5 este año. Otro factor positivo es la reducción del impacto de la roya, lo que no sucede con sus competidores centraomericanos. También ha habido un incremento del 2 por ciento del consumo mundial del grano.

‘NO VEMOS EN EL INMEDIATO FUTURO UNA POSIBILIDAD DE RECUPERACIÓN DE LOS PRECIOS’

Luis Genaro Muñoz, gerente de Federacafé, asegura que la única perspectiva es que los vecinos bajen su oferta.

Si no fuera por el subsidio, los cafeteros estarían recibiendo hoy 40 por ciento menos de sus ingresos.

“La situación en materia de precios es compleja. No veo que haya una mejoría a la vista. Los robustas y los arábicas tienen dificultades. Los que sí están subiendo son los especiales, que por quinto año consecutivo crecen alrededor de 7 por ciento anual”, asegura Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, quien además sostiene que hay muy buena oferta de café en el mundo, y unos inventarios”.

En su opinión, tampoco hay todavía un impacto en los cafés de Centroamérica, Ecuador y Perú, por problemas sanitarios.

“Entonces, lo que uno ve en el corto plazo es que no hay por donde reaccionen en la bolsa. Además, el juego de los especuladores sigue muy activo, lo que sigue presionando el precio a la baja.

Respecto al tema sanitario, el dirigente gremial sostiene que ha habido una mejoría notable, pues el nivel de infección de la roya bajó del 40 por ciento al 5 por ciento en los cultivos del país.

“Este sí es un asunto ya controlado por Colombia, que está dando al traste con las caficulturas centroamericana y de nuestros vecinos del sur, que están hasta el ‘cogote’ de roya.

Ellos mismos han calculado que la producción se les va a caer en cerca del 30 por ciento. En este caso, Colombia puede surtir el café que estos países dejar de ofrecer en el mercado. Ese es un aliciente y una esperanza en medio de esta crisis”.

En concepto de Muñoz, esa es la razón por la que Starbucks comprará en el país un millón de sacos. “Ve que Colombia le garantiza el suministro del grano y de buena calidad.

edmtov@portafolio.co

Siga bajando para encontrar más contenido