Productos agrícolas dificultan los TLC con Corea y Turquía

En ambos casos, el lío radica en la exclusión de productos del agro claves para Colombia.

Archivo Portafolio.co

Puerto

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 04 de 2011 - 11:46 p.m.
2011-12-04

 

En medio de la expectativa sobre la proximidad del cierre de las negociaciones de los tratados de libre comercio con Corea del Sur y Turquía, para que los productores colombianos accedan libremente a un mercado de 120 millones de habitantes, las conversaciones llegaron a un punto tan complicado que tienen al Gobierno Nacional haciendo consultas internas para destrabarlos.

En el caso de Corea, todo iba bien hasta hace dos semanas, cuando se realizó una nueva ronda en Los Ángeles, Estados Unidos, en la que previamente se pensaba incluso que podría llegarse al cierre.

La idea era llegar a un acuerdo en acceso a mercados en los sectores agropecuario, pesca e industria.

Pero no fue así.

La delegación coreana expresó su decisión de excluir de la negociación los intereses prioritarios de Colombia en el sector agropecuario. Eso significa que no podrían ingresar a ese país productos claves para el campo y la agroindustria como carnes de res y pollo, lácteos, azúcar, flores, frutas, preparaciones alimenticias, etanol y oleaginosas.

Por el contrario, pidió libre acceso inmediato a productos industriales de interés para el país asiático, como vehículos, llantas, autopartes, neveras, lavadoras y electrodomésticos.

Pero esa posición defensiva de Corea no era gratuita.

Fuentes del sector privado nacional le dijeron a Portafolio que el hecho fue generado por Colombia, por cuanto les ha querido aplicar a los productos de ese país asiático, como base para la negociación, los niveles de arancel que existían antes de la reciente rebaja generalizada de cinco puntos porcentuales dispuesta unilateralmente por Colombia para todos los países del mundo.

Eso significa que un producto como el azúcar, que antes pagaba un arancel del 20 por ciento, y que Colombia bajó a 15 por ciento para el resto del planeta, a Corea le quiere aplicar el porcentaje más alto, lo que indica que lo pondría en desventaja frente a otras naciones que quieran exportar azúcar al territorio colombiano.

“Ese es un problema que hay que solucionar y creo que pronto se va a llegar a un acuerdo”, dijo José Félix Lafaurie, presidente de la Federación Colombiana de Ganaderos (Fedegán), quien además indicó que una vez resuelto este tema, Corea sacará al agro de la exclusión.

Las divergencias generaron tales fricciones que llevaron a las partes a cancelar la reunión prevista para este mes en Cartagena, y trasladarla para enero o febrero del 2012, cuando haya una mejor disposición.

Pero aunque se acordó que mientras se resuelve el lío podría avanzarse en otros temas, esto no ha sucedido.

‘AÚN NO HAY POSICIONES DEFINITIVAS’

El ministro de Comercio Exterior, Sergio Díaz-Granados dijo que las negociaciones siguen avanzando y que cada país ha expresado sus ambiciones y aspiraciones.

“La negociación se cerrará cuando alcancemos un acuerdo a satisfacción. Aún no hay posiciones fijas”.

El funcionario indicó que ya hay capítulos cerrados, pero tal como ha sucedido con otros TLC, “nada está negociado hasta cuando todo esté negociado”.

El Ministro sostuvo que el interés de Colombia es tener un tratado lo más complementario posible.

Insistió en que los acuerdos comerciales se negocian pensando en el 100 por ciento de la economía y no en sectores

específicos.

“Tenemos que hacerlo de manera integral”. Sostuvo que la misma filosofía se aplica para las conversaciones con Corea y Turquía.

Díaz-Granados dijo que en el caso del acuerdo con los coreanos, desde la reciente visita del presidente

Juan Manuel Santos  a su homólogo de Corea, Lee Myung Bak, se habló de la posibilidad de que el tratado sea cerrado antes de la gira que el

mandatario del país asiático hará por América Latina a mediados del año entrante, y cuyo periplo incluiría un encuentro con Santos en Colombia.

EL GOBIERNO TURCO TAMBIÉN EXCLUYE EL AGRO

La negociación con Turquía también enfrenta dificultades por la decisión de ese país de excluir el agro.

“Ese es un despropósito. Si el agro no es incluido, no veo que Colombia pueda tener algún interés en firmar un TLC con Turquía”, dijo el presidente de Fedegán, José Félix Lafaurie. “No entiendo por qué prefieren pagar la carne de res a 17 dólares el kilo, y excluir a Colombia de la posibilidad de vender este producto en ese mercado, dijo el dirigente gremial.

Los negociadores de Turquía sorprendieron a los colombianos en la última reunión, indicando que el agro queda excluido.

“Como están las cosas, esta negociación no es equitativa, ni recíproca ni conveniente para Colombia, como lo ordena la Constitución Nacional”, aseguró el asesor Andrés Espinosa.

Indicó que es necesario que Turquía cumpla con los términos de referencia para la negociación establecidos del 15 de marzo de este año.

Édmer Tovar M

Editor de Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido