Productos cosméticos masculinos generan ganancias impensadas

Los Estados Unidos y Canadá aparecen a la cabeza de los mayores consumidores, con el 9 por ciento de la industria global.

Cosméticos masculinos

Archivo / Portafolio

Cosméticos masculinos

Empresas
POR:
septiembre 27 de 2015 - 11:33 p.m.
2015-09-27

¿Sabía usted que el sector de productos cosméticos para hombres superó los 6.000 millones de dólares en ganancias el año pasado convirtiéndolo en uno de los más pujantes de la industria de la belleza?
¿Y que aparte de cremas antienvejecimiento, mascarillas y lociones humectantes para el cuerpo los hombres pueden comprar también líneas masculinas de delineadores, pestañina, pestañas falsas (para lograr una ‘mirada hollywoodiana’) y extensiones para pestañas (muy populares en Japón donde los hombres tienden a tener pestañas cortas)?
Las estadísticas muestran que los hombres están gastando más que antes en productos de belleza. Entre 2012 y 2014 la oferta de tales productos creció más del 70% globalmente. Se calcula que solo la industria de cremas para el cuidado de la piel masculina tiene un valor superior a los 3.500 millones de dólares.
Los Estados Unidos y Canadá aparecen a la cabeza de los mayores consumidores, con el 9 % de la industria global. Aun sin todas las estadísticas para probarlo, basta darle una mirada a las secciones de cosméticos de droguerías y grandes supermercados para notar cómo los productos de belleza para hombres ocupan cada vez más espacio.
También el sector de tratamientos cosméticos y cirugía plástica para hombres está en alza. Liposucción, rinoplastia, cirugía alrededor de los ojos y botóx figuran en los primeros lugares de los más demandados. Un estudio en Europa muestra que cada año la industria de esos tratamientos dirigidos específicamente a clientela masculina sube 10%.
En Inglaterra el bótox para hombres se conoce como ‘Brotox’ (por brother (hermano) y bótox) y es particularmente popular para borrar, como en las mujeres, arrugas del ceño y alrededor de los ojos y la boca. Igualmente tratamientos no quirúrgicos como rellenos dérmicos, faciales, peelings químicos y láser son cada día más populares.
Cirugías estéticas
La Sociedad Americana de Cirugía Estética (ASAPS) publicó un estudio según el cual los consumidores hombres gastaron aproximadamente 12.000 millones de dólares en cirugía plástica en 2014. Para darle una perspectiva, eso es más que todo el PIB de países como Nicaragua y Madagascar ese mismo año.
Según el mismo estudio, el número de hombres que se practicaron procedimientos cosméticos quirúrgicos y no quirúrgicos subió un 43 % en lo que va de este año.
Desde cuando comenzaron la recolección de datos en 1997, ha habido un aumento del 273 % en los procedimientos realizados en los hombres en Estados Unidos.
Todos esos resultados sirven de base a otros estudios, que concluyen que, como resultado de la presión exterior para responder a ideales estéticos promovidos por la sociedad de consumo y los medios de comunicación, los hombres, en particular los más jóvenes, están sintiéndose más insatisfechos con sus cuerpos y están preocupados con su imagen.
A la pregunta si la sobreexposición a abdominales perfectos y bíceps abultados, permanentemente promovidos por la publicidad, la moda y los medios, resulta en problemas de imagen corporal en los hombres, los investigadores responden con un contundente ‘sí’.
Una investigación publicada por la revista The Atlantic señala que ahora hay más hombres con trastornos de alimentación que nunca. Los números indican que casi uno de cada cuatro varones se ven afectados por ellos.
A diferencia de las mujeres, los hombres no son tan susceptibles a la necesidad de verse más delgados, pero sí más voluminosos en términos de musculatura, y como resultado hacen exceso de ejercicio y abusan de esteroides, lo que los hace más propensos a beber en exceso, consumir drogas y sufrir de depresión.

Otro trastorno alimenticio cuyo progreso adquiere proporciones preocupantes entre los hombres es comer compulsivamente. Más que anorexia y bulimia, que afectan sobre todo a las mujeres, el trastorno conocido en inglés como ‘binge’, que consiste en comer grandes cantidades en un periodo de dos horas o menos, está tan extendido entre hombres como entre mujeres. El consumo compulsivo de comida está asociado, según los estudios, a problemas de insatisfacción con la imagen corporal y de autoestima.

Trastorno alimenticio
“La preocupación por conseguir la ‘imagen corporal perfecta’, en gran parte debida a los medios de comunicación, entretenimiento y publicidad, afecta a los hombres de todo el mundo, incluyendo niños pequeños”, anota Buzzfeed en la introducción de una encuesta que hizo en 14 países del mundo para establecer las características ‘ideales’ que hacen a un hombre físicamente atractivo y los estándares de belleza masculina predominantes en el mundo.
Una de las principales conclusiones es que a nivel mundial, los hombres blancos célebres de Estados Unidos son los más citados como modelos de belleza masculina y el cuerpo ideal tiene la parte superior amplia, incluyendo los hombros, bíceps y músculos pectorales. ‘Forma de V’ parece ser el término clave.
Cecilia Rodríguez
Especial para Portafolio
Luxemburgo