Un empleo que proteja su salud

Tanto los empleados como los empleadores deben cumplir con las normativas vigentes.

Trabajo y salud

Fotolia

Trabajo y salud

POR:
febrero 24 de 2013 - 07:47 p.m.
2013-02-24

“Tú no puedes cambiar salud por plata”. Con esta frase, Cástulo Rodríguez, presidente de la Sociedad Colombiana de Medicina del Trabajo, destaca la importancia de trabajar en un lugar que tenga condiciones aceptables y cumpla con las normas.

Una premisa que cada vez los trabajadores analizan más, y que tiene que ver con muchos asuntos tan cotidianos como tener en cuenta la distancia de la casa a la empresa. Otra clave, dice Rodríguez, “es trabajar en lo que usted sabe y en lo que le gusta”; en un empleo que satisfaga las necesidades económicas, “un poquito más que básicas”, y en una empresa en donde existan “buenos programas de relaciones obrero-patronales, donde se aprecie la labor del trabajador”.

Un asunto de honestidad Así, la búsqueda de empleo debería iniciar en el consultorio médico. Saber en qué condiciones está su cuerpo y su mente le ayudarán a un ahorro significativo de tiempo para no tocar la puerta en el lugar equivocado.

De hecho, muchas empresas adelantan procesos de selección de personal para analizar el estado general de la salud del aspirante. “Aplicamos evaluaciones psicométricas en algunos puestos para detectar la condición de salud mental. Tenemos también entrevistas enfocadas a hablar con las personas sobre cómo es su vida, y ahí nos damos cuenta de si tienen algún tipo de desviación a ese equilibrio físico y mental”, explica Mónica Flores, directora general para Manpower Group en Latinoamérica.

Juan Carlos Arango, miembro de la Asociación Antioqueña de Seguridad Industrial, recomienda al aspirante preguntar si la empresa cumple con las condiciones que él considera importantes, “y que la organización le diga a uno con toda claridad qué es lo que puede pasar y qué es lo que espera de uno”.

¿TRABAJO IDEAL? 

Flores advierte que “no se puede hablar de un puesto ideal para la salud física y mental, porque depende de la persona. En este sentido, el individuo debería tener una alimentación saludable, actividad física regular, hábitos de higiene y una revisión médica periódica”. 

De otro lado, Arango sugiere que es responsabilidad de las organizaciones procurar “el bienestar de la gente y generar ambientes de trabajo saludables”. En efecto, Rodríguez y Arango concluyen que no es el trabajo el que pone en riesgo la salud del empleado, sino las condiciones en las que éste se desarrolla.

Al respecto, es fundamental que “las empresas tengan al día su propio programa de salud ocupacional, que es de obligatorio cumplimiento por más pequeña que sea esta”, dice Humberto Murillo, asesor del tema en la Secretaría de Salud de Medellín.

PAULA A. CARDONA
ESPECIAL PARA PORTAFOLIO

Siga bajando para encontrar más contenido