Proveedor de lechugas de McDonald’s quiere llevar su producto a otras latitudes

La compañía Salati produce de 8 a 10 toneladas de lechuga semanales, y el 60% lo adquiere la multinacional.

Lechuga

La finca produce lechuga batavia, crespa verde y crespa roja, para hamburguesas y sánduches.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
julio 01 de 2016 - 12:16 a.m.
2016-07-01

Luego de 21 años de hacer el curso como uno de los primeros proveedores locales de la cadena de comidas McDonald’s en Colombia, la compañía Salati está en la tarea de exportar variedades de sus lechugas a Estados Unidos.

En Samacá, en Boyacá, la empresa desarrolla su producción agrícola y en Cajicá tiene la planta de procesamiento, empaque y distribución. En total, genera 56 empleos directos.

El cultivo es de 10 hectáreas, cinco de las cuales son sembradas con lechuga y el resto se alterna con productos de rotación como avena y repollo, con el fin de mantener saludable el suelo.

De la finca salen todas las variedades de lechuga que requiere la cadena de comidas para sus restaurantes en el país. Tiene lechuga batavia - de mayor volumen- , crespa verde y crespa roja, que es lo que demanda para las hamburguesas y los sánduches. Igualmente, le provee seis variedades hidropónicas de lechuga baby.

En el caso de las ensaladas se incluyen todas las variedades. Curiosamente, en el desarrollo de los productos también se ofreció la romana, pero salió de los menús al encontrarse que no tuvo aceptación del consumidor colombiano, dice Mauricio
Salamanca, gerente general de Salati.

La compañía produce de 8 a 10 toneladas semanales de lechuga, de las cuales el 60% lo adquiere McDonald’s. Lo demás va para otros clientes locales.

Por su parte, la lechuga baby producida llega a 5.000 unidades, unos 400 kilos a la semana. De estas variedades, el 15% son para esta marca. El resto, corresponde a las exportaciones que hace Salati desde hace seis meses. Por ahora, entrega el producto a un distribuidor en ese país, pero trabaja para llegar directamente a consumidores finales.

“Con un dólar que pasó de 1.700 a 2.900 la competitividad volvió al campo”, señala Salamanca, al explicar las oportunidades de negocio.

Salati registra ventas anuales por 4.000 millones de pesos y espera que las exportaciones le den este año la cuota de crecimiento, ante un mercado interno estable.

Sobre las prácticas aprendidas por dos décadas con la multinacional de las comidas, el empresario señala que “la calidad y la inocuidad son el norte en los estándares para la empresa, con una lista de exigencias. La lechuga no solo tiene que ser fresca, sino que debe cumplir una vida útil suficiente para el sistema que manejan en todo el país. Hay que responder por la trazabilidad y por las buenas prácticas agrícolas. Esa disciplina de pensamiento la hemos aprovechado para seguir con otros clientes”, comenta.

El empresario destaca que para McDonald’s tiene sentido que sus proveedores crezcan, se fortalezcan y trabajen con otras cadenas o restaurantes del país. Desde su experiencia, el empresario considera que en cuanto al desarrollo exportador del campo en productos no tradicionales, hay que alcanzar los estándares que pide el cliente, buscar la manera técnica de hacerlo más eficiente y menos costoso y tener un modelo empresarial asociativo.

Samacá (Boyacá)