Proyectos descongelarían inversión colombiana en el exterior

Compañías criollas recogieron utilidades por 706 millones de dólares que reingresaron al país.

Dólares

Archivo Portafolio.co

Dólares

Empresas
POR:
octubre 02 de 2012 - 11:24 p.m.
2012-10-02

Aunque la inversión neta de Colombia en el exterior durante el primer semestre del año se contrajo y llegó solo a 83 millones de dólares, al presentar una caída de 95 por ciento respecto a igual periodo de 2011, las compañías criollas recogieron utilidades por 706 millones de dólares que reingresaron al país.

Según la Balanza de Pagos revelada por el Banco de la República, dichos recursos los reingresaron entidades financieras y aseguradoras.

Paralelamente, las multilatinas criollas exportaron capitales por 789 millones de dólares para dedicarlos principalmente a negocios afuera en las actividades minero-energéticos y financieras.

Aunque con base en las cifras del Emisor se concluye que difícilmente se batirá el record de inversión colombiana en el exterior del 2011, que fue de 7.850 millones de dólares, habrá un compás de espera mientras se definen, entre otras, transacciones del Grupo Nutresa en Asia y Estados Unidos, GHL Hoteles en Perú, ISA en Chile y el Grupo Gilinski.

Este último conglomerado nacional debe finiquitar la compra de activos en varios países de Suramérica del Banco HSBC, que es un negocio que asciende a 400 millones de dólares y en lo que toca con Colombia y Perú debe concretarse este trimestre, y en Uruguay y Paraguay en los tres primeros meses del 2013.

Sobre el tema, el gerente de operaciones de Internexa, Daniel Escudero, dijo a medios chilenos que la inversión regional de la compañía está en el orden de 150 millones de dólares.

Paralelamente, empresas colombianas del sector eléctrico se están interesando en concesiones de transmisión eléctrica en Centroamérica, Perú y Chile.

Se trata de la holding Celsia y su filial Epsa que constituyeron sociedades en Panamá para participar en la licitación de potencia y energía en firme asociado a la interconexión Colombia-Panamá, un proceso que se debe reactivarse en unos meses.

Mientras que la generadora Emgesa creó una filial en Panamá, también para participar en dicha licitación, en tanto que la Empresa de Energía de Bogotá (EEB) busca oportunidades en las licitaciones de operación de redes de transmisión en Chile.

INCREMENTO EN ESTADOS UNIDOS

El presidente de Cementos Argos, Jorge Mario Velásquez, dice que aunque no tienen adquisiciones pendientes en EE. UU., es un mercado clave para fortalecer la integración vertical de las operaciones de producción de cemento y concreto de la compañía.

Además, asegura que constantemente están auscultando los mercados de las zonas geográficas donde tienen operaciones (Norteamérica, el Caribe y Centroamérica) para hacer las ampliaciones de las plantas. Por ejemplo, recientemente terminaron una en Cemento Panamá, para llevarla a 1,4 millones de toneladas anuales y en la que invirtieron 63 millones de dólares.

Tras las adquisiciones que han hecho desde el 2005, que suman 1.525 millones de dólares, Argos hoy es el segundo productor más grande de cemento del sureste de EE. UU. y el cuarto mayor productor de concreto de ese país.

En la actualidad, la capacidad instalada anual de la empresa allí llega a 3,2 millones de toneladas de cemento y cerca de 10 millones de metros cúbicos de concreto; al primer segmento solo entró el año pasado al adquirir los activos de Lafarge por 760 millones de dólares.

No solo el TLC  podría darle un nuevo aire a la inversión colombiana en EE. UU. sino que históricamente el país norteamericano es el primer destino, pues las cifras del Banrepública indican que en los últimos 17 años la inversión representó 20,1 por ciento, es decir, 6.263 millones de dólares.

Por su parte, Mauricio Hernández, de BBVA Research, asevera que en este momento es un país atractivo para la inversión colombiana en la medida que tiene precios inmobiliarios bajos, pero recuperándose, y mano de obras calificada más amplia que en años anteriores, dada la mayor tasa de desempleo, lo cual la hace más barata en comparación con algunos años atrás. “Esto implica una barrera de entrada menos restrictiva para las empresas de países emergentes que quieren incursionar en aquel mercado. Además, Estados Unidos tiene unas perspectivas positivas de recuperación a mediano plazo que lo llevarán a mantener el liderazgo en el crecimiento mundial”, agregó.

REDACCIÓN DE ECONOMÍA Y NEGOCIOS