De alquilar un hotel en Mallorca (España) a liderar un imperio de más de 375

En el año de su 60 aniversario, Meliá Hotels verá una cifra récord
de aperturas: 24 hoteles en 13 países. Entrevista con su CEO, Gabriel Escarrer.

El nuevo Gran Meliá Rio en Brasil.

El nuevo Gran Meliá Rio en Brasil.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
mayo 09 de 2016 - 07:41 p.m.
2016-05-09

Saber tomar riesgos, capacidad para atraer capital y apoyos para crecer fueron elementos claves, en un principio, para la creación del imperio hotelero Meliá Hotels International, que cumple este año su 60 aniversario. Pero fue, ante todo, la visión de futuro lo que impulsó a la compañía a situarse como “la primera hotelera española, la tercera de Europa, la número 17 del mundo y la primera en hoteles vacacionales”, según explicó su CEO, Gabriel Escarrer, en entrevista a Portafolio.

Gabriel Escarrer Jaume, CEO de Meliá Hotels International.

Gabriel Escarrer Jaume, CEO de Meliá Hotels International.

Archivo particular

Ahora que cumplen 60 años, si echan la vista atrás, ¿Cómo se crea una cadena hotelera de la talla internacional y dimensión de Meliá?

Meliá Hotels International tiene una historia de éxito forjada con gran esfuerzo, a partir de una persona, nuestro fundador, Gabriel Escarrer Juliá.

Para nosotros, Meliá es mucho más que un proyecto empresarial, es un proyecto vital altamente vinculado a los valores de la propia familia. Como mi padre siempre recuerda, poco podía él imaginar cuando alquiló aquel primer hotel en Palma de Mallorca que acabaría liderando un imperio con más de 375 hoteles y más de 42.000 empleados. Pero lo consiguió con tesón, principios, y una visión muy clara de lo que la industria turística podía aportar. Lógicamente, a lo largo de estos 60 años ha habido muchos momentos hermosos, pero muchas dificultades también.

Una de las mejores decisiones que tomó nuestro fundador, allá por los años 80, fue la de internacionalizar la compañía.

Esta expansión ha discurrido en paralelo al fenómeno de la globalización propiciado por internet, y ha sido una de las principales palancas del grupo para resistir y salir fortalecido de las crisis económicas que, periódicamente, afectan a determinados mercados.

¿Qué es lo más complicado de los orígenes y lo más difícil en la etapa de madurez?

Los comienzos de Meliá, en los años 50, coincidieron con el llamado ‘boom’ del turismo de masas en la Europa de la posguerra, cuando los centro-europeos descubrieron las costas españolas, apenas a una o dos horas de vuelo desde sus frías ciudades. Nuestro fundador fue un visionario del negocio, y supo anticiparse a las necesidades que el turismo conllevaría. Comenzó a planificar hoteles, ante una demanda casi infinita. Años más tarde, tuvo también la visión de ser la primera hotelera española en internacionalizarse, la primera cadena extranjera en operar en Cuba, etc…

Cuando Meliá era ya una cadena de mediano tamaño, los retos eran diferentes. Ahora, que somos una gran compañía con presencia en 43 países y cotizada en bolsa, los desafíos son más exigentes. La dimensión del grupo exige una organización mucho más ágil, eficiente y descentralizada, (más ‘glocal’) y los riesgos se incrementan por el componente reputacional de la empresa.

"En aquellos primeros tiempos
las oportunidades eran inmensas,
casi todo estaba por hacer, pero
hacía falta una visión".

COMPARTIR EN TWITTER

El secreto de llegar a la ‘madurez’ más fuertes y líderes que nunca, no es otro que la innovación, y saber ‘reinventarse’ cada día para ir siempre por delante de las expectativas de nuestros clientes. Por ello, me gusta la definición que alguien hizo recientemente de Meliá como una ‘joven start-up de 60 años’ y no como una empresa madura.

¿Cuánto ha significado América Latina y el Caribe para el progreso, desarrollo y crecimiento de la marca?

América Latina ha sido clave en nuestro desarrollo. El Caribe latino, con México y República Dominicana, además de Cuba. Allí teníamos una cultura y una lengua en común, y grandes ventajas competitivas, y sin duda pudimos poner en valor todo nuestro know-how acumulado sobre gestión de hoteles vacacionales. Luego fuimos extendiendo nuestra huella a Argentina, Perú, Venezuela, y por supuesto, Brasil.

Hoy en día, la región de Américas, en gran parte gracias a América Central y del Sur, genera el 59 % del beneficio operativo del grupo.

¿Qué nuevos proyectos, inversiones y a qué nuevos países llegará Meliá en el continente americano?

Nuestro ‘pipeline’ (hoteles firmados y en proceso de apertura) incluye ya nuevos hoteles en Brasil, Venezuela, Colombia, Chile, Cuba y Costa Rica, que se abrirán entre 2016 y 2018.

Por otra parte, tras unos años con un menor foco en Estados Unidos, hemos vuelto a apostar fuerte por implantar nuestras marcas en aquellas ciudades de Norteamérica con un componente latino, con elementos corporativos y de negocios y al mismo tiempo, de turismo.

¿Cuál es el mayor miedo de un hotelero a día de hoy?

Los riesgos que en el entorno actual ‘amenazan’ a nuestra industria son muchos, y en Meliá dedicamos muchos esfuerzos a su conocimiento y prevención: podríamos hablar de riesgos geopolíticos, de inestabilidad económica, de seguridad internacional, flujos migratorios, ciberdelincuencia, del cambio climático, etc., pero me centraré en tres de nuestras grandes preocupaciones (no me gusta la palabra miedo):

En primer lugar, es indudable que la aceleración actual del cambio social y generacional nos obliga a adaptarnos, innovar y responder con rapidez.

En segundo lugar, el cambio tecnológico, asociado íntimamente al cambio generacional, al extenderse los llamados ‘nativos digitales’ es un reto al que las empresas o se adaptan, o morirán, pero para nosotros es percibido como una gran oportunidad: así, con nuestro programa de transformación digital, MeliaDigital, queremos ir por delante.

Por último, debo mencionar los nuevos competidores basados en modelos de negocio ‘colaborativos’ (Airbnb, etc.) que pueden representar una amenaza en muy variadas formas, si no se regulan y se sujetan a las mismas reglas del juego de otras actividades económicas de alojamiento como la hotelería.

PROYECCIONES Y CRECIMIENTO

Hemos anunciado una estimación de incorporar (firmar) entre 20 y 25 nuevos hoteles, la media de los últimos años, lo que implica firmar un nuevo hotel, prácticamente, cada dos semanas. Además, en 2016 veremos una cifra récord de aperturas de hoteles, ni más ni menos que 24 hoteles que se abrirán en 13 países diferentes.

Nuestros principales retos en América Latina son potenciar nuestras alianzas con ‘partners’ estratégicos para seguir creciendo, y convertirnos en una marca reconocida y cobrar presencia y masa crítica en las economías consolidadas en las que ya estamos, y en las ‘emergentes’ que más se están desarrollando en la región.

Inmaculada Iglesias
@Inmaculada_ES