Pymes fortalecidas a través del sistema financiero

Las líneas de redescuento se constituyen en una forma de crecimiento para las empresas, que además funciona como “salvavidas” en tiempos de crisis.

Pymes redescuento 2
Empresas
POR:
Portafolio
abril 15 de 2016 - 10:16 a.m.
2016-04-15

Cada día son más las opciones de financiamiento que ofrece la banca para las micro, pequeñas y medianas empresas (Mipymes) del país, que no podían acceder a un crédito debido a la falta de sostenibilidad económica o de garantías. Hoy, el sistema financiero les proporciona una estrategia clara para desarrollar sus proyectos empresariales.

Las líneas de redescuento son un mecanismo que apoya el financiamiento de las empresas mediante el otorgamiento de créditos a través de intermediarios financieros, según explica la directora ejecutiva de la Asociación Colombiana de Medianas y Pequeñas Industrias (Acopi), Rosmery Quintero Castro, quien señala que “esta figura responde a una política del Gobierno Nacional para generar una dinámica de crecimiento del sector empresarial y en algunos casos, garantizar la sostenibilidad de las compañías en tiempos críticos”.  

Con las líneas de redescuento se logran plazos de pago de hasta 15 años, mientras se invierte en activos fijos, aumento de la producción y capital humano, para aumentar la competitividad.

COMPARTIR EN TWITTER

Es por eso que la banca tradicional recibe de los bancos de segundo piso como Bancoldex, Findeter y Finagro, recursos para ofrecer en sus portafolios las líneas de redescuento, entendidas como la operación en virtud de la cual cualquiera de estas entidades entrega recursos a un establecimiento de crédito, con el fin de que estos financien operaciones de los pequeños y medianos empresarios, siempre que ofrezcan las garantías necesarias para el respaldo crediticio.

Durante el 2015, se beneficiaron 283 mil empresarios por valor de 11,7 billones de pesos en créditos del Fondo Nacional de Garantías (FNG) y para este año, se estiman 12,5 billones de pesos bajo esta misma figura. De acuerdo con datos de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), el 70 por ciento de los créditos solicitados por las Pymes se destinan a invertir en capital de trabajo, mientras que el otro 30 por ciento es utilizado para consolidar activos al interior de las empresas.

UNA COMPLETA OFERTA
En el caso de Bancoldex, destina recursos para apoyar a las empresas mediante el otorgamiento de empréstitos a través de intermediarios financieros. Así, los trámites de documentos, estudio y aprobación se hacen directamente ante el intermediario, ya sea una compañía de financiamiento, cooperativa, caja de compensación o fondo de empleados, entre otros.

A su vez, Finagro entrega dinero a los bancos o a otras compañías de financiamiento para que lo asignen a pequeños y medianos empresarios del sector agropecuario, ya sea bajo la figura de persona natural con un negocio activo, o jurídicas, comercializadoras y procesadores de productos relacionados con el sector.

Una vez escogido el sistema de crédito de acuerdo con sus proyecciones, los empresarios beneficiados con líneas de redescuento pueden hacer pagos anticipados sin penalidad.

COMPARTIR EN TWITTER

Del mismo modo, Findeter direcciona sus esfuerzos a proyectos o inversiones encaminados a mejorar la calidad de vida de los colombianos, sobre todo en los sectores de transporte, servicios públicos domiciliarios, salud, maquinaria, educación, turismo, vivienda y medio ambiente.

Existen también otros fondos como el Fondo Agropecuario de Garantías (FAG), que respalda los créditos a través de las líneas de redescuento, en este caso con recursos de Finagro, para financiar operaciones realizadas a través de las bolsas de bienes y productos agropecuarios y agroindustriales.

MÁS CAPACITACIÓN

Según datos de la Anif, el 40 por ciento de las pequeñas y medianas empresas del país solicitan créditos al sistema financiero formal, indicador que si bien ha aumentado en los últimos años, sigue siendo bajo frente a las expectativas del mercado.

Para la directora ejecutiva de Acopi, esto se da por la falta de capacitación en el tema de financiación, pues “históricamente el trabajo de revisar las opciones de crédito se deja en manos de los contadores, cuando es el gerente quien debe cumplir la importante labor de negociar las opciones de crédito y determinar el destino de los recursos”.

Por su parte, Iván Dario Ruíz, vicepresidente comercial del Fondo Nacional de Garantías (FNG), afirma que “cuando el empresario solicita un crédito, los bancos pueden optar por usar recursos propios o por el fondeo a través de las líneas de redescuento, pero independientemente de esto, la banca siempre pedirá garantías para la aprobación y cuando la empresa no las tiene, puede ser respaldada por el FNG. Así, los bancos tendrán más confianza para dar el crédito ya que el Fondo asume parte del riesgo”.