Las razones por las que almacenes Tía entraría en liquidación

El año pasado, la sociedad registró pérdidas netas por 11.233 millones de pesos. Mintrabajo hace acompañamiento a los empleados. 

Almacenes Tía

Las ventas de la compañía sumaron 30.085 millones pesos, con un aumento de 4,5 por ciento frente al 2015.

Mauricio León / CEET

POR:
Portafolio
noviembre 25 de 2017 - 11:33 a.m.
2017-11-25

Una baja facturación para el número de tiendas, la ubicación de estas en zonas económicamente deterioradas, cuantiosas pérdidas y falta de modernización afloran en las cifras más recientes que se conocen de la cadena de almacenes Tía, las cuales podrían tener a punto de cerrar un capítulo de 77 años de permanencia en el comercio al por menor del país.

(Lea: ¿Van a cerrar los almacenes Tía?)

El año pasado, la sociedad registró pérdidas netas por 11.233 millones de pesos, con un aumento del 7,7 por ciento, frente al 2015, cuando totalizaron 10.427 millones de pesos.

Aunque los saldos en rojo fueron contables –no significaron desembolso de efectivo–, estos se sumaron a la cuenta de pérdidas acumuladas, que ascendieron al final del periodo a 97.394 millones de pesos, al finalizar el 2016.

(Lea: Almacenes Tía se crece en Ecuador

Entre tanto, las ventas de la compañía sumaron 30.085 millones pesos, con un aumento de 4,5 por ciento frente al 2015, cuando totalizaron 28.781 millones de pesos. Es decir que la facturación por punto de venta solo creció de 1.515 millones de pesos a 1.583 millones de pesos.

El gerente de LosDatos.com, Luis Naranjo Ojeda, dice que los lugares donde se ubican los almacenes, otrora prósperas zonas comerciales de los centros de las ciudades y barrios populares, se deterioraron, entre otros, por la inseguridad, la invasión del espacio público, la falta de zonas de parqueo y los problemas de movilidad.

De acuerdo con el experto, la octogenaria cadena también se anquilosó porque ante la arremetida de las marcas nacionales y extranjeras de grandes superficies siguió confiando en el punto de venta en zonas céntricas y los bajos precios como fortalezas, pero aquellas firmas, con mayor músculo y más cerca del consumidor de a pie, lo han hecho con éxito.

“Las cadenas de almacenes y supermercados requieren, entre otras cosas, ser atractivas (cambios de logos, modernización de espacios) y ser anclas de centros comerciales, y ninguno de los 19 Tía lo es”, explica Naranjo.

Este viernes, la ministra de Trabajo, Griselda Restrepo Gallego, afirmó que prestan acompañamiento a la situación que se presenta en la cadena de almacenes, luego de un requerimiento por parte de algunas centrales obreras.

En el caso de Bogotá, informó que un inspector se hizo presente en una reunión citada por los directivos del Tía, verificando que la empresa convocó a sus empleados a un retiro voluntario teniendo en cuenta la situación que atraviesa.

“Nuestro funcionario permaneció durante toda la reunión, verificando que se trató de un encuentro voluntario, en el que la empresa expuso la información financiera a los empleados. Le hemos pedido al Tía que permita al Ministerio de Trabajo acompañar toda la agenda que tiene de retiros voluntarios”, agregó la jefa de la cartera laboral. En este momento, según agregó, el Ministerio de Trabajo recopila y revisa las diferentes actas de los inspectores del trabajo que han asistido a las reuniones convocadas por los directivos del Tía en las sedes en el país.

ECONOMÍA Y NEGOCIOS

Siga bajando para encontrar más contenido