Reconversión de Cerro Matoso puede valer US$ 1.000 millones

El presidente de la empresa arremete contra los críticos y dice que no se negocia de espaldas al país, sino con la autoridad minera, única con la facultad para hacerlo.

Ricardo Escobar / Presidente de Cerro Matoso

Archivo Portafolio.co

Ricardo Escobar / Presidente de Cerro Matoso

POR:
agosto 01 de 2012 - 01:50 a.m.
2012-08-01

A dos meses de vencer el plazo para renegociar los términos del complejo minero de Cerro Matoso, la mina de níquel más grande de América Latina, el presidente de la compañía, Ricardo Escobar, explica por qué se adelanta este proceso y qué se busca con ello.

El directivo asegura que no se negocia de espaldas al país y que el proyecto de reconversión puede costar entre 800 y 1.000 millones de dólares.

¿Qué nivel de explotación tiene la mina?

El reto más grande ha sido el tecnológico. Hoy en día, somos más competitivos que los japoneses; sin embargo, es muy difícil ver el futuro ligado a los procesos actuales, que son muy costosos y poco competitivos.

¿Qué significa eso?

Que deben ser menos intensivos en energía y gas, y más en azufre y en ácido sulfúrico, para separar el níquel de los óxidos.

Exploramos en el sur de Córdoba desde 1996 y hemos encontrado que hay más níquel, pero de bajo tenor (concentración) y relativamente pobre en el contexto mundial, difícilmente de procesar con la infraestructura actual.

Le apostamos a 30 años más de Cerro Matoso, en una zona de 30 kilómetros alrededor del proyecto actual.

¿Qué avances hay?

El yacimiento puede tener otros 20 años sin mucho problema, pero los tenores de níquel han ido bajando y la competitividad de este negocio, después del 2020, va a ser difícil.

Estamos en la mitad de un estudio de factibilidad y terminando pruebas que determinarán la viabilidad de la iniciativa.

¿Qué se busca?

Bajar costos para seguir haciendo rentable la extracción, aumentando la producción. Hoy estamos alimentando casi 2 por ciento, y todavía tenemos unos cuatro años en ese nivel. La nueva tecnología bajaría este tenor hasta el uno por ciento.

¿En qué consiste?

Actualmente, tomamos toda la masa de material para reducirla y fundirla en los hornos, lo que demanda mucha electricidad.

Se trata de hacer una lixiviación en pila, como ocurre con el cobre y el oro, pero que en níquel nunca se ha hecho.

¿Cuánto han invertido en el estudio?

Unos 60 millones de dólares en estudios y en una planta piloto. Estamos haciendo un análisis de factibilidad que va a costar otros 60 millones de dólares y estará listo en un año.

¿Cuándo estaría listo el proyecto?

A comienzos del 2014 se llevaría a la junta directiva para ejecutarlo. Este es un proyecto que se estima entre 800 y 1.000 millones de dólares.

Más de los 500 millones que pide el Gobierno ...

Es más que eso, pero, si por algún motivo no es viable, puede haber otras salidas y esa es la flexibilidad que queremos.

¿Cuánto subiría la producción?

La idea es ser capaces de procesar el mismo material actual, entre 2,5 y 3 millones de toneladas al año, con unas 20.000 toneladas de níquel de producción, adicionales a las 50.000 que producimos actualmente.

Pero como va bajando el tenor de los hornos, en cinco años, vamos a estar en un 25 por ciento menos, alrededor de 40.000 toneladas. Esto es para preservar la competitividad de la firma y del níquel en Colombia.

La negociación del contrato

Había que buscar un término más largo para justificar las inversiones en la mina.

¿Cómo encaja la iniciativa en la prórroga de la concesión?

Para mantener a Cerro Matoso competitivo hay que hacerlo crecer. En el 2007, llegamos a la conclusión de que había que buscar un término más largo para justificar las inversiones. Hacer el proyecto puede tardar seis o siete años.

Si hubiéramos arrancado en el 2010, estaría listo en el 2015, y 14 años para un proyecto de níquel, hasta el 2029, no es suficiente. Por eso venimos en discusiones con el Gobierno, sobre prórrogas a las concesiones (del 2012 al 2042).

El Código de Minas del 2011 dio la posibilidad de unificar las concesiones al nuevo régimen. Nos acogimos, y en el 2005 nos dieron unos nuevos contratos, que vencen en el 2012, pero que contemplan una ampliación hasta de 30 años.

¿No se está negociando de espaldas al país?

En Colombia, hay una sola autoridad minera, y ellos son los llamados a hacer este tipo de negocios; no hay nadie más.

No ha sido de espaldas a nadie, sino como se haría en cualquier negociación de este tipo.

Si se habla de inversión social, Cerro Matoso ha sido pionera en una región que no tenía vías de acceso y que tenía unas condiciones precarias cuando esto arrancó.

Se ha hecho una labor de 30 años, que posiblemente es difícil ver en obras físicas muy grandes, pero hay algunas que sobresalen, como el hospital de Montelíbano y la pavimentación de las vías, en las que hemos participado.

Ómar G. Ahumada R.

Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido