Reducirán de 70 % a 40 % el arancel máximo del azúcar

Este martes sería firmado un decreto que modifica el Sistema Andino de Franjas de Precios. Asocaña, el gremio que agrupa a los azucareros, pide protección para la industria, como lo hacen otros países.

La reducción del tope arancelario se aplicará de manera gradual, en los próximos tres años.

Archivo particular

La reducción del tope arancelario se aplicará de manera gradual, en los próximos tres años.

Empresas
POR:
septiembre 01 de 2015 - 02:56 a.m.
2015-09-01

Al cierre del viernes pasado, el Ministerio de Comercio publicó en su página de internet un proyecto de decreto que modificaría el Sistema Andino de Franjas de Precios (Safp) para el azúcar crudo y blanco, los bienes sustitutos y derivados.

Así, para 12 posiciones arancelarias, se establecería un arancel máximo posible de 70 por ciento, reduciéndose de forma escalonada durante tres años hasta llegar a un 40 por ciento.

La cartera de Comercio aclaró que, junto con el Ministerio de Agricultura, conformarán un comité técnico intersectorial para evaluar de forma periódica los impactos de esta modificación.

Sus evaluaciones se tendrán en cuenta para la proposición de cambios en la política arancelaria propuesta, anotó.

Ahora, el decreto está acorde con lo anunciado por el presidente Juan Manuel Santos, el jueves pasado, de que es partidario de una reducción razonable de aranceles de importación.

El mandatario destacó que los aranceles no van a quedar en cero. “No vamos a hacer eso. Sí los vamos a bajar, porque hay que mantener un sano equilibrio entre proteger la base y estimular la cadena”, expresó el mandatario.

Indicó que muchas veces hay que tomar decisiones que no satisfacen a todo el mundo.

“Vamos a tomar una decisión, quiero decírselos con toda franqueza. Vamos a bajar el arancel que está en la franja de precios de la Comunidad Andina, franja que yo negocié hace 25 años como Ministro de Comercio. Pero la vamos a bajar a un nivel muy razonable, no la vamos a desaparecer como nos lo están pidiendo muchísimos”, aseguró el Presidente a los azucareros, durante la inauguración de la destilería de etanol del ingenio Riopaila–Castilla, en Zarzal (Valle del Cauca).

Al respecto, en su última junta, la Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) le pidió al Gobierno que aplique la política de concertación con el sector agrario (productivo y agroindustrial) en torno al manejo que pretende darle a los aranceles, las franjas de precios, los fondos de estabilización y los apoyos del presupuesto.

El gremio considera ‘totalmente necesario’ sostener los instrumentos de política y los apoyos al sector agropecuario.

EL SAFP SE FIJÓ POR DECISIÓN DE LA COMUNIDAD ANDINA

El Sistema Andino de Franjas de Precios (SAFP) se adoptó con el propósito de estabilizar el costo de importación de un grupo de productos agropecuarios, caracterizados por una marcada inestabilidad en sus precios internacionales, o por graves distorsiones de los mismos.

El SAFP rige para 179 subpartidas arancelarias agrupadas en 13 franjas.

El sistema se construye con un promedio móvil de 60 meses del precio internacional del producto marcador, sobre el cual se define un techo y piso.

Además, cuenta con un arancel variable que se suma al arancel nacional en situaciones de precios internacionales bajos y se descuenta del arancel nacional en situaciones de precios altos.

El SAFP opera de forma asimétrica, porque en escenarios de precios internacionales altos el descuento arancelario es como máximo del arancel fijo de la franja, que varía entre 15 y 20 por ciento.

La utilización de SAFP se justificó por la dificultad de aplicar a los productos agrícolas derechos antidumping y compensatorios contemplados en las normas del GATT.

LA ACTUAL TARIFA ES NECESARIA’, DICE EL PRESIDENTE DE ASOCAÑA

Luis Fernando Londoño, presidente de Asocaña, indicó que los grandes productores de azúcar del mundo aplican altos aranceles, otorgan fuertes subsidios a sus productores y en los acuerdos de libre comercio dan un nulo o limitado acceso a sus mercados domésticos.

Por el contrario, Colombia sólo aplica un arancel que fluctúa incluso hasta llegar a cero, mientras ha abierto plenamente el mercado azucarero a la mayoría de sus socios comerciales (Ecuador, Perú, Bolivia, Estados Unidos, Canadá y Corea).

Según el dirigente gremial, por lo anterior causa extrañeza este proyecto de decreto que limita el arancel máximo del azúcar justo cuando más se requiere, en la actual coyuntura de precios internacionales bajos, mientras otros grandes productores, que ya tienen diversos mecanismos para defenderse, fortalecen sus medidas de protección: Estados Unidos y México acuerdan una administración conjunta de sus mercados, India establece subsidios a sus exportaciones y Brasil otorga créditos subsidiados para estimular sus exportaciones.

El arancel actual es necesario para contrarrestar la reducción del precio internacional del azúcar blanco a menos de la mitad en los últimos cuatro años: en agosto de 2011 el precio era de US$757 por tonelada, en agosto de 2015 se redujo a US$343.

“Lo que sí logrará el citado proyecto de decreto es dar la peor crisis social y económica que registre la historia para el suroccidente colombiano y las regiones paneleras, al poner en riesgo los más de 188.000 empleos que genera la agroindustria de la caña en 48 municipios”, concluyó Londoño.