Refinación de aceites está en riesgo con el TLC con EE. UU.

Asograsas pidió revisar todas las políticas públicas para hacer más competitivo el sector.

Archivo Portafolio.co

Colombia cuenta con 370.000 hectáreas sembradas con palma aceitera.

Archivo Portafolio.co

POR:
diciembre 18 de 2011 - 09:39 p.m.
2011-12-18

 

Los industriales de las grasas y los aceites comestibles manifestaron que esperan que, con el Tratado de Libre Comercio (TLC), se abra un debate para modificar las políticas públicas que rigen el sector y estar a la altura de la demanda del mercado internacional.

“Las empresas están enfrentando una situación difícil, generada por una pérdida de competitividad de sus productos frente a la importación de aceites refinados originarios de otros países, como Argentina, Bolivia y Brasil”, dijo Ángela María Orozco, presidente de la Asociación Colombiana de la Industria de Grasas y Aceites Comestibles (Asograsas).

Lo anterior, explicó, debido a las inflexibilidades en las políticas proteccionistas y en los instrumentos de fomento y protección a algunos productos agrícolas (materias primas), situación que ha ocasionado pérdidas para el sector y hacen evidente una desventaja competitiva ante la apertura comercial.

“Las políticas proteccionistas, como el Fondo de Estabilización de Precios para el Palmiste, el Aceite de Palma y sus Fracciones (FEP), que ha estado vigentes por más de 15 años, no han sido actualizadas de acuerdo a las nuevas dinámicas estructurales que rigen el mercado”, destacó la vocero de Asograsas.

Por esos altos costos de producción, Orozco cree que los industriales dejarán de refinar en el país para importar esos productos.

“Esa situación podría llevar a que la línea de aceites líquidos de la industria local pueda acabarse”, concluyó.

Asimismo, explicó que para ser competitivos ante la oferta estadounidense deben actualizarse las políticas para que Colombia se acerque a los mercados.

También pidió revisar y modificar la estructura arancelaria, pues el hecho de que exista el mismo arancel para las materias primas (aceite crudo de palma) y para los productos finales (aceites refinados), implica una desventaja frente a la importación de estos últimos.

Esto contrasta con las políticas de desarrollo del sector en países como Malasia y particularmente Argentina, que han estimulado las exportaciones de productos de valor agregado en la cadena gravando con impuestos más altos las exportaciones de sus aceites crudos.

La vocero de Asograsas concluyó diciendo que es importante someter a evaluación el Fondo de Estabilización de Precios y otros instrumentos de apoyo al sector, debido a que la tendencia alcista de los precios internacionales han cambiado las condiciones del mercado.

USAN NACIONAL E IMPORTADO

El aceite crudo de palma representó el 66% del total de las materia primas utilizadas por la industria de refinación. Le siguen el aceite de soya (12%) . No obstante, la industria utiliza hoy como materia prima más aceite de soya, dado que este es más competitivo que la palma para la elaboración de aceites.

Siga bajando para encontrar más contenido