‘Con la tributaria, empresas se replantean si venir al país’

Gerente de la Cámara de Comercio Hispano Colombiana dice que Colombia es uno de los principales destinos de inversión para las empresas españolas.

Enrique de Zabala, gerente General de la Cámara de Comercio Hispano Colombiana.

Enrique de Zabala, gerente General de la Cámara de Comercio Hispano Colombiana.

Archivo

POR:

Rubén López Pérez
marzo 09 de 2017 - 08:28 p.m.
2017-03-09

Tres meses después de que la reforma tributaria entrara en vigencia, todavía no se conoce todo el impacto que vaya a tener entre las empresas. Sin ir más lejos, con esta medida, muchas empresas extranjeras que fueran a llegar al país, se lo podrían estar replanteando.

Así opina el director General de la Cámara de Comercio Hispano Colombiana, Enrique de Zabala, quien aseguró, sin embargo, que hay muchas compañías españolas que pueden hacer grandes aportes en el desarrollo del país en sectores como el agroindustrial.

¿Cuál es su percepción del mercado colombiano?

La relación con Colombia siempre ha sido más de inversión que de comercio. En este sentido, las primeras compañías fueron las editoriales que llegaron en los 50, luego fue el turno de las grandes inversiones en los 90 como BBVA, Endesa o Santander y, normalmente, después venían las medianas y pequeñas, pero esto no ocurrió hasta que llegó la última crisis en España. En ese momento, la llegada fue masiva.

¿Por qué no llegaron antes estas empresas?

Las empresas que salían de España no habían visto Colombia como un mercado prioritario por temas de inseguridad y desconocimiento, porque macroeconómicamente ha sido y es uno de los más estables de la región. Con la crisis, se dejó de lado economías como Brasil o Argentina y se han sustituido por Colombia y Perú, que junto con Chile y México, son los principales mercados.

¿Por qué es interesante el país para las españolas?

Primero por población, ya que es el mercado más grande tras México y Brasil, lo que se suma a su gran potencial y desarrollos posibles. Por esto, lo han tomado como un destino interesante. Aun así, este no es un mercado tan sencillo. Con la excepción de algunos productos autóctonos de España, no es fácil competir con la industria local. Por eso, Colombia siempre ha sido más un destino de inversión.

¿Cómo ha sido la evolución de esa llegada?

Antes de la crisis había unas 120 o 130 empresas españolas; a los dos años teníamos 300 y, en estos momentos, la cifra está en torno a las 400. En 5 años se triplicó el número.

¿Cómo se desarrolló esta evolución en el 2016?

Se ha ralentizado. Muchas de estas empresas salieron simplemente para salvarse. Sin embargo, ahora vienen menos, pero con las cosas mucho más claras, lo que les da más oportunidades en Colombia. En estos años ha habido una gran presencia de las constructoras por el tema de las 4G, pero también consultoras, empresas de energía o medio ambiente, de tecnología y software, de recursos humanos, formación o incluso universidades, entre muchas otras. Hay que destacar que aunque es un mercado grande, no es fácil porque está manejado por pocos grupos locales.

¿Qué espacio tienen las empresas en el país?

Hay de todo. Por ejemplo el sector constructor puede traer la tecnología y el conocimiento, y con eso, puede aportar mucho. La clave es que deben traer cosas nuevas. Es muy interesante para las compañías buscar aliados nacionales y saber que su presencia en el país no es solo para Colombia, sino que la pueden utilizar para surtir a toda América. Además, tienen que utilizar la Alianza del Pacífico.

Ahora que se empieza a dejar atrás la crisis, ¿más empresas colombianas podrían ir a España?

Puede ser, pero no creo que haya un gran incremento. Las empresas que exportan no son tantas, y cuando lo hacen, suele ser a la región. Europa aún se ve muy lejano.

¿La Paz genera apetito a las empresas extranjeras?

En temas como el turismo, seguro que tendrá un crecimiento exponencial, pero no veo que muchas empresas vayan a llegar gracias a eso. A estas les importa mucho más la reforma tributaria que si hay paz. Las compañías van donde pueden hacer negocios, mientras que la seguridad se puede incluir en los planes de negocio.

¿Y qué comportamiento espera con la reforma?

En primer lugar, vemos que la reforma tiene razón de ser, pero la gente de a pie va a sentir un impacto muy grande y eso puede afectar al consumo. Y en el caso de las empresas, muchas de las que estaban pensando en instalarse en Colombia, ahora se lo están pensado y, posiblemente, cambien sus planes y busquen otros mercados como Perú o México,ya que puede hacer que no sea tan evidente invertir aquí. El principal problema es que con la reforma se han cambiado las reglas del juego, muchas empresas llegaron con unas condiciones, por lo que si ahora las cambian, da sensación de inseguridad.

¿Qué productos tienen potencial en España?


Hay muchos productos con potencial, pero hay que cumplir con unas normas de calidad y certificaciones que si no lo haces, no puedes comerciar. Además, otro problema es que muchas veces los productores no tienen capacidad para una demanda importante y no hay un tejido tan importante de cooperativas y asociaciones que se puedan unir para hacer frente a grandes volúmenes. El mercado local vive al día y no se ha preparado ante el supuesto de una caída de la demanda interna. Pero si un día dejan de comprar en Colombia…

¿Que se espera para 2017?

Veníamos de una época muy buena y hemos tenido una ralentización, pero a futuro, por todo lo anterior, la situación tiene que ir a mejor. Hay muchas cosas que se pueden hacer, hay mucho potencial, pero hay que ponerse a trabajar. Colombia tiene todo para ser muy puntero en el Continente.

Rubén López Pérez
rublop@eltiempo.com

Siga bajando para encontrar más contenido