Reglas estables impulsan la inversión en servicios públicos

“Cambios de las condiciones en servicios públicos, generan un entorno de inseguridad jurídica, que envían un mensaje negativo a los inversionistas”.

Gustavo Galvis

Gustavo Galvis, presidente de la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
junio 24 de 2016 - 07:46 p.m.
2016-06-24

El sector servicios públicos y comunicaciones se ha consolidado como uno de los motores de la economía, al punto de que su filosofía de sostenibilidad lo proyecta como un jugador indiscutible en escenario de posconflicto.

Gustavo Galvis Hernández, presidente de Andesco, la Asociación Nacional de Empresas de Servicios Públicos y Comunicaciones (Andesco), habló con Portafolio, a propósito del Congreso Internacional que se realizará la semana entrante en Cartagena.

¿Cómo va el sector en medio de la actual coyuntura económica?

La cobertura de servicios públicos y comunicaciones en Colombia está muy por encima del promedio de Latinoamérica. Prácticamente tenemos cobertura universal en energía eléctrica; en acueducto zonas urbanas es superior a 90%, en alcantarillado supera el 80% y en residuos sólidos más de 90% se disponen adecuadamente. En gas natural y gas licuado de petróleo se han alcanzado niveles superiores a 80%.

En telecomunicaciones, la cobertura móvil es total y la penetración de la banda ancha, a través de las redes fijas, es cercana 12 millones de conexiones; la televisión por suscripción tiene una variada oferta de entretenimiento a más de 5 millones de hogares.

¿Cuáles son los desafíos del sector servicios públicos?

Nuestros esfuerzos están encaminados, además de la prestación de estos servicios a los colombianos con la mejor calidad y a la mejor tarifa posible, a la implementación de tecnologías innovadoras, como, por ejemplo, producción de energías limpias y renovables que aporten prevención y reducción de emisiones de carbono, así como a la lucha frontal contra la deforestación, promoviendo la cosecha del agua.

¿Y qué opinión les merece el clima de negocios e inversión?

Un punto clave para el fortalecimiento sectorial tiene que ver con la posibilidad de tener un marco regulatorio estable. Los cambios constantes de las condiciones y la normatividad en los servicios públicos y comunicaciones, generan un entorno de inseguridad jurídica, que no solamente afecta el desempeño de las empresas, sino que, además envía un mensaje negativo a los inversionistas nacionales e internacionales que ven en nuestro país una alternativa interesante para sus portafolios. Cabe anotar que esta inversión debe pensarse en función del fortalecimiento y crecimiento de las empresas, siempre en perspectiva de un mejor servicio para todos los colombianos.

¿Qué experiencias y quedaron tras la posibilidad que hubo de racionar luz y agua?

El sector eléctrico le respondió y le seguirá respondiendo al país.

En esta compleja coyuntura climática y ambiental, se puso a prueba el esquema regulatorio del Cargo por Confiabilidad, el cual a pesar de cuestionamientos desde algunos sectores de la opinión pública, ha demostrado su efectividad en cuanto a proporcionar al país la disponibilidad de los recursos de generación necesarios para evitar racionamientos en el suministro eléctrico; se destaca la significativa respuesta que presentó la generación térmica, la cual durante los momentos más críticos suministró el 55 % de la energía requerida para la atención total de la demanda.

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Son instrumentos esenciales para alcanzar el propósito de integrar al empresariado y organizaciones gremiales, profesionales, de trabajadores, ambientales, académicas y sociales, a los postulados universales de paz, desarrollo sostenible y equidad. Constituyen la nueva agenda global de desarrollo para el 2030.

¿Esto cómo encaja en un escenario de posconflicto?


La interacción directa con los demás sectores productivos a través de la Red del Pacto Global en Colombia; el diálogo permanente con el Gobierno en todas sus instancias; la presencia en todos los ámbitos locales; la interacción con las Naciones Unidas y la gestión del conocimiento como parte de la estrategia de generar la cultura de la sostenibilidad en el país, son los elementos esenciales para continuar con la apuesta de la Asociación y del sector de lograr un país más justo, equitativo, sostenible y en paz.