Tiendas Mango 'tambalean' en Colombia: La Riviera rompe acuerdo con la casa matriz

La cadena de perfumerías también anunció el cierre de 42 locales y plantea crear un fideicomiso para salvar 1.200 empleos en el país.

Tienda La Riviera en Barranquilla

Archivo

Empresas
POR:
Portafolio
junio 06 de 2016 - 08:16 a.m.
2016-06-06

Tras la decisión en días pasados de cerrar los locales ‘duty free’ (en los aeropuertos) viene otro ajuste en la cadena de perfumerías La Riviera, que vende unos 400.000 millones de pesos al año y está siendo afectada por la inclusión del Grupo Wisa de Panamá en la lista Clinton.

El apoderado de La Riviera Colombia, Jaime Granados, afirmó que aunque no despedirán a los trabajadores de los puntos de venta que han cerrado, sino que los reubicarán en otros almacenes, clausurarán 42 de estos, pues los dueños de los inmuebles decidieron terminar los contratos.

Por tanto, La Riviera Colombia pasará de tener 102 a 60 puntos de venta y propondrá al Gobierno una solución para salvar cerca de los 1.200 empleos consistente en la creación de un fideicomiso. 

El abogado también anunció que de manera unilateral La Riviera optó por terminar el acuerdo para expandir la marca española de confecciones Mango en Colombia, que recién se acaba de firmar.

Como se recuerda, tras la ruptura del Grupo Uribe con Mango, este decidió aliarse con La Riviera para la operación de la marca en el país. Sin embargo, solo alcanzaron a abrir un local, el del centro comercial Fontanar en Chía (Cundinamarca).

Por otra parte, Granados señaló que la decisión de recibir solo pagos en efectivo en los almacenes es una de las consecuencias financieras de estar vinculado en la lista de la Ofac del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos.

“Las entidades bancarias y crediticias están obligadas a cerrar todo tipo de operación o relación con las compañías que están incluidas en la lista, por lo que las redes de tarjeta de crédito y todo el tema financiero bancario queda restringido hasta nuevo aviso”, explicó el abogado.

Y frente al posible impacto en la imagen de la marca por la vinculación de socios con una investigación en EE. UU., aclaró que no hay un conjunto de socios en La Riviera, y que el único es Abdul Mohamed Waked Fares.

“Él no tiene ningún tipo de vínculo o relación comercial distinto al familiar con el señor Nidal Waked”, dijo el apoderado y añadió que, en consecuencia, La Riviera y los demás empleados de Abdul Waked Fares nada tienen que ver con la investigación penal que se adelanta contra Nidal Waked en los EE. UU. Así lo ha indicado el mismo embajador de EE. UU. en Panamá.

Y al respecto anotó que es importante tener en cuenta que el diario ‘La Estrella de Panamá’ publicó las declaraciones que el Embajador dio al canal TVN, en las que indica que no existe cargo judicial contra Abdul Waked.

Y en cuanto a La Riviera Colombia y si existe o no una investigación en el país en contra del señor Abdul Waked por esos hechos, que tengan como consecuencia la extinción de dominio a La Riviera, explicó que hasta el momento no se les ha notificado que se adelante alguna.

RELACIONES COMERCIALES

Acerca del trato con los proveedores y consumidores, Granados afirmó que saben que los primeros están dispuestos a cumplir con la ley y por ello se han mostrado prevenidos en cualquier tipo de relación con La Riviera.

Así pues, añadió, es apenas obvio que en este momento exista una especie de pánico de estar vinculados comercialmente con la marca. No obstante, algunos han mantenido la relación comercial.

Y respecto a los consumidores, sostuvo que muchos se han mantenido fieles y es bastante prematuro para hablar de un efecto negativo entre ellos. 

Al ser indagado sobre el o los propietarios de La Riviera Colombia, dijo que son varias sociedades colombianas, que a su vez hacen parte del conglomerado de empresas que pertenecen al Grupo Wisa, y que no están en la lista de la Ofac.

“El Grupo Wisa, del que el controlante es el señor Abdul Waked, es el que fue incluido en la Ofac”, señaló el abogado.

Frente al bloqueo de sistemas de tarjetas de crédito y bancos, Granados le precisó a EL TIEMPO que no están bloqueadas, sino que las relaciones contractuales con los bancos y entidades del sistema financiero concluyeron por causa de la inclusión del Grupo Wisa en la Ofac.

De otro lado, y ante la incertidumbre que afrontan los empleados de la cadena de almacenes, el apoderado de La Riviera manifestó que Abdul Waked y los directivos han puesto como prioridad absoluta su estabilidad laboral y protección.

Y que –a través de sus abogados– ya le ha comunicado al Ministerio del Trabajo y a la Superintendencia de Sociedades la situación que viven las compañías para que ejerzan todas las acciones en aras de brindarles la protección debida.

Cuestionado por los planes de apertura de nuevos puntos de venta en Colombia, indicó que por decisión de los dueños de 42 de los 102 locales en los que opera La Riviera, se van a cancelar los contratos de arriendo.

“Los otros 60 puntos de venta, que son propiedad de La Riviera, seguirán operando mientras se pueda, y en ellos se reubicarán los empleados de los locales clausurados”, agregó Jaime Granados.