Saint Gobain se enfocará en APP y busca socios

Al grupo francés, que factura 42.000 millones de euros al año y controla 4 firmas en Colombia, le interesa aliarse para el acueducto de Santa Marta.

Saint Gobain se enfocará en APP y busca socios

Archivo particular

Saint Gobain se enfocará en APP y busca socios

Empresas
POR:
mayo 31 de 2015 - 09:14 p.m.
2015-05-31

El grupo francés Saint Gobain es importante en el mundo no solo por sus tres siglos y medio de existencia y los 42.000 millones de euros que factura al año, sino porque sus productos están en estructuras legendarias.

En la actualidad es el encargado del revestimiento en vidrio del primer piso de la Torre Eiffel, la pirámide de cristal del Museo de Louvre, el equipamiento de un explorador de la Nasa con materiales de alto rendimiento, el estadio Maracaná de Brasil y el Hotel W de Barcelona.

En Colombia, sus productos están presentes en la estructura del Teatro Mayor Julio Mario Santo Domingo, Campo Rubiales y el Túnel Urbano de Cali, entre otras grandes obras. Y posee participación mayoritaria en cuatro firmas: Fiberglass, Vidrio Andino, PAM y Norton y Carborundum, que en conjunto facturaron en el 2014 alrededor de 300.000 millones de pesos, de acuerdo con registros de la Superintendencia de Sociedades. Su última gran inversión fueron 280 millones de dólares en los últimos 5 años en sus fábricas en Colombia.

El delegado General del grupo para México, Colombia, Perú y Ecuador, Dominique Azam, estuvo recientemente en el país y habló con Portafolio de las estrategias para la meta que le impuso la casa matriz de duplicar ventas en el área, en la cual Colombia posee un lugar preponderante.

¿Tienen alguna nueva inversión prevista?

La última inversión fue apenas en el 2013, cuando arrancamos la planta (de Vidrio Andino) de Soacha, con un inversión superior a 200 millones de dólares. Hoy lo único que debemos hacer es desarrollar el mercado y obtener los resultados que esperamos; después veremos cómo diversificar los productos de esta fábrica. El grupo considera que Colombia es un país prioritario en sus inversiones.

¿Por qué?

Este país mantiene un crecimiento muy regular, a pesar de la crisis del petróleo, lo que afectará los ingresos del Estado. Nosotros estamos más enfocados en los mercados privados que en los públicos.

¿Cómo van los negocios acá?

Bien, tanto en lana de vidrio, abrasivos, mantos de impermeabilización de techos y vidrio plano. Hay una buena dinámica económica en el país, con buenos indicadores macroeconómicos y un potencial grande de la empresa privada. El sello de los colombianos nos da serenidad para crecer acá.

¿Tienen interés en algún sector particular?

Todos los negocios que estén enfocados en la construcción serían la prioridad. El grupo es líder mundial en aislamientos, placas de yeso para construcción, plafones y morteros. Quisiéramos tener acá toda esa gama.

¿Qué les hace falta introducir a Colombia?

Nos falta la placa de yeso y morteros. Si podemos hacer adquisiciones y buscar aliados en el mercado local, con mucho gusto estudiaremos las opciones, siempre con la idea de que el grupo tome el control de los negocios, porque tenemos un conocimiento industrial, tecnológico y de innovación que es muy fuerte. Por cuarto año consecutivo, Saint Gobain está entre las 100 empresas más innovadoras del mundo.

¿Cuál es la apuesta de crecimiento en el área que usted maneja?

El reto que me dio el presidente del grupo cuando nos visitó el año pasado en México fue doblar las ventas en cinco años. Las ventas de Saint Gobain en Latinoamérica son el 8% de la facturación global, a cierre del 2014. Estas no están desagregadas por país.

¿Hay nuevas plantas de producción proyectadas?

La prioridad es crecer en México, Colombia y Perú. Perú está en tercer lugar no porque su crecimiento no sea interesante, sino porque hoy somos mucho más fuertes en los otros dos países y debemos consolidar nuestra presencia. Además, a nivel macroeconómico, debemos cuidarnos allá de la fuerza de los chinos, que llegan muy fuerte con costos de fletes marítimos favorables y productos a precios bajos.

¿Qué tanto piensa que crecerán en Colombia?

Depende mucho de las opciones de compra de empresas, porque, por ejemplo, hoy en el mercado de placa de yeso arrancar una nueva planta no tendría ningún sentido. La idea es buscar una forma de entrar, pero sin poner una sobrecapacidad adicional.

¿Les interesa ingresar a las concesiones 4G o las Alianzas Publico-Privadas?

Un tipo de negocio que estamos estudiando son los sistemas de transporte de agua, bien sea sucia o potable. Tenemos sistemas de hierro dúctil muy eficientes y si encontramos una zona o ciudad donde falte mucha agua vamos a transportarla desde donde esté; pero nosotros no estamos en el tratamiento de agua y podríamos buscar un socio para que maneje la planta de tratamiento y enfocarnos en las redes de distribución.

¿Cuántos acueductos tienen en mente?

Sabemos por lo menos de un proyecto que se podría poner en la mesa y tenemos una propuesta. Sería en Santa Marta, que afronta muchos problemas de disponibilidad y potabilidad de agua.

Acá hay muchas empresas fuertes en su campo, ¿cuál es su punto fuerte para competir?

Que haya muchas empresas fuertes es bueno. ¿Cómo competir?: Como en todos los países, con dos cosas: innovación, que es sacar nuevos productos, y ofrecer todas las gamas de los productos.

Tenemos muchos competidores en cada sector, pero uno que, como Saint Gobain, tenga toda la gama no existe. Si ponemos aislamientos, placas de yeso, plafones y morteros mientras el país crece, más vendemos.

Pero los cálculos del crecimiento han bajado. ¿No altera eso sus metas?

La baja en el precio del crudo pega en los ingresos de países que como Colombia tienen una producción alta y venden mucho, pero eso no va a durar mucho, si bien el petróleo no va a repuntar a los 100 dólares en tres meses.

Si se mantienen en una tasa de crecimiento del 3,5 a 3,8% ya es bueno, porque ¿cuál es la tasa de Europa, la de Brasil, la que va a tener México? Además, si el país logra el desarrollo de sus infraestructuras se va a impactar también positivamente el desarrollo económico, probablemente de medio punto o un punto.

ES UN PAÍS ESTABLE Y CON FUTURO 

Dominique Azam dice que se ha visto sorprendido por la seriedad en los negocios que se respira en Colombia, que contrasta con la imagen negativa que a veces subsiste debido a los problemas que enfrentó el país en el pasado. Además, resalta la gran estabilidad política y jurídica.

“Vemos que acá se puede invertir sin muchas complicaciones, al contrario de otras naciones del continente. Este es un país estable y con una buena dinámica económica”.

Según el directivo regional de Saint Gobain, “si se desarrollan bien las infraestructuras –de acuerdo con el propósito que se advierte en el Gobierno hoy– porque es un problema que le pega mucho al país, yo pienso que podría tener un crecimiento más fuerte al actual” ya que hay un mercado interno que tiene buen potencial de desarrollo.

neslop@eltiempo.com