‘Las salvaguardias para el acero son insuficientes’

Según el presidente de Corpacero, la medida no aplica para todas las importaciones del metal. La crisis sigue vigente. Las solas importaciones de lámina lisa pasaron de 16.701 toneladas en el primer semestre de 2010 a 34.676 en el mismo periodo de 2013, con un crecimiento del 108 por ciento.

‘Las salvaguardias para el acero son insuficientes’

Archivo Portafolio.co

‘Las salvaguardias para el acero son insuficientes’

POR:
octubre 17 de 2013 - 12:06 a.m.
2013-10-17

El presidente de Corpacero, Carlos Hugo Escobar, afirma que las recientes medidas adoptadas por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo son paños de agua tibia, y que siguen en riesgo unos 3.000 empleos directos.

Cuando el Gobierno tomó la decisión de aplicar las medidas de salvaguardia al acero, todo el mundo pensó que por fin se estaba protegiendo a la industria nacional.

Pero la realidad es otra, según afirma Escobar, quien advierte que el problema sigue vigente y que China, India y México terminarán por destruir la producción interna a través de una competencia desleal y depredadora.

¿Las recientes medidas de salvaguardia solucionan la problemática general de la industria nacional?

No. Esta es una problemática compleja y hay que empezar por precisar que el mercado del acero se divide en dos grandes ramas: los aceros largos, que producen varias empresas, entre ellas Paz del Río, y los planos, que los procesan solo dos compañías, Corpacero y Acesco.

Los aceros planos no se producen en el país y su procesamiento se hace a partir de las importaciones. Hay una alarmante competencia desleal porque las importaciones llegan a precios subsidiados. Y estos productos quedaron por fuera de la medida.

¿Y entonces en qué queda este sector?

Es una situación dramática. La industria del acero está enfrentada a condiciones predatorias de precios en las mercancías provenientes de países con los que Colombia no tiene firmados TLC, como China e India, que efectúan exportaciones a precios irreales en relación con el mercado internacional. Estas importaciones a precios que no obedecen a las fuerzas del mercado y que rompen la igualdad en las condiciones de competencia están llevando a sacrificar la producción nacional con los riesgos de pérdidas de empleos que ello significa. Así, por ejemplo, las importaciones originarias de la China de lámina galvanizada han llevado a deprimir los precios de la industria a un nivel tal que durante el año 2012 el precio no le permitió a Corpacero cubrir los costos de producción.

¿Cuál ha sido el impacto de esta competencia desleal?

Las cifras lo dicen todo: mientras en el primer semestre de 2010 las importaciones de lámina lisa fueron 16.701 toneladas, en el mismo periodo de 2013 las compras en el exterior ascendieron a 34.676 toneladas, es decir, un incremento de 108 por ciento. En el caso de la teja, en el año 2009 se importaron 2.911 toneladas, mientras que en el 2012 el volumen se elevó a 11.879 toneladas, es decir, un incremento del 308 por ciento.

¿Las empresas locales han perdido participación?

Por supuesto. La participación de la industria nacional pasó del 89 por ciento en 2009 al 65 por ciento en 2012 en términos de toneladas vendidas. Hay una impresionante caída en los ingresos.

¿Qué medidas espera la industria por parte del Gobierno?

Básicamente, son dos que buscan nivelar el campo de juego: una cláusula de salvaguardia y otra antidumping, que nos cobije también a quienes producimos aceros planos. La cláusula de salvaguardia para la importación de teja galvanizada está para consulta en la triple A, a la espera de su recomendación.

Consiste en un incremento del arancel que se aplicará a los países que no tienen firmado TLC con Colombia, como India y China. El problema es que las importaciones se dispararon: se pasó de 2.911 toneladas en 2009 a 11.879 en el 2012, lo que significó un crecimiento anual del 60 por ciento promedio. SOlo del 2011 al 2012 la importación creció el 53 por ciento e interanual del 60 por ciento. Los precios disminuyeron 11 por ciento en un solo año.

¿Y cuál debería ser el precio mínimo para aplicar los precios ‘antidumping’?

El precio base debería estar entre 1.000 y 1.050 dólares la tonelada, y no 824 dólares como sucede actualmente.

Realmente, ¿es grave la situación o se está exagerando?

Ahí están las cifras. Supervivimos por el esfuerzo de los accionistas que han venido capitalizando la compañía, porque su resultado operacional es deficitario.

AL ACERO CHINO ES DEL ESTADO

¿Pero la industria nacional es eficiente?

Algunos detractores y comerciantes del sector acuden a este tipo de afirmaciones. Pero si usted analiza los precios de exportación de los países con economía de mercado, estos superan los 1.100 dólares por tonelada.

La razón es que países como China venden a 768 dólares, porque sus precios no son el resultado de las fuerzas del mercado, sino porque son siderúrgicas propiedad del Estado Chino, y como tal no solo tienen subsidios y la evaluación de sus resultados obedece a variables políticas, y no siguen los mismos parámetros de las empresas privadas. Claramente, es una lucha desigual entre empresas como Corpacero o Acesco, enfrentadas a las empresas altamente subvencionadas por el Estado Chino.

Siga bajando para encontrar más contenido