Con la muerte del Galaxy Note 7, comenzó la mala hora de Samsung

La empresa anunció un recorte en sus ganancias para este año. Expertos estiman que las pérdidas podrían mantenerse hasta finales de 2017.

Samsung Note 7

Este martes, la empresa les pidió a sus clientes que apagaran sus celulares. El escándalo en redes sociales por el uso de este smartphone causó un serio daño a la imagen de la compañía.

AFP

Empresas
POR:
Portafolio
octubre 12 de 2016 - 09:11 a.m.
2016-10-12

Samsung Electronics anunció este miércoles que hará un recorte en un 33,3% sus previsiones de beneficio para el tercer trimestre de 2016 para ajustar sus metas tras informar que dejará de fabricar el Galaxy Note 7.

(Lea: Le salió costoso el Galaxy Note 7 a Samsung: devolverá dinero a quienes lo compraron)

La empresa, la mayor fabricante de móviles a nivel mundial, le aconsejó a quienes compraron su el dispositivo que lo apagaran debido al alto riesgo de que explote, una eventualidad que causó conmoción en las redes sociales después de que muchos usuarios difundieran imágenes de teléfonos carbonizados.

En el tercer trimestre, la empresa prevé ahora un resultado operacional de 5,2 billones de wones (4.170 millones de euros) frente a 7,8 billones de wones anunciado el viernes.
El grupo rebajó igualmente sus previsiones de volumen de negocios en un 4%, hasta 47 billones de wones.

Samsung esperó que la bolsa de Seúl estuviera cerrada para difundir las nuevas previsiones. En el cierre del mercado, las acciones de la marca bajaron 0,65%, a 1,54 millones de wones.

Este martes, la empresa sufrió el mayor desplome de sus acciones en un solo día, con una caída de un 8% de sus títulos. El grupo perdió 15.300 millones de wones de su capitalización en bolsa.

Afán, la causa de las baterías explosivas

En agosto, Samsung adelantó el lanzamiento del aparato para poder competir en el mercado de alta gama con su gran rival, la marca estadounidense Apple. Pero el apuro tuvo un alto costo, ya que el fabricante se vio forzado a ordenar el 2 de septiembre un llamamiento a revisión a escala mundial de 2,5 millones de unidades del Note 7, después de que algunos aparatos ardieran al estallar la batería durante la carga.

(Lea: Samsung comienza a entregar los nuevos Note 7 en Estados Unidos)

El grupo indicó que el origen del fallo era la batería de litio, pero algunos responsables de la marca han sugerido que el problema podría venir del procesador, que fue adaptado para que la batería se cargue más rápido, indicó el diario ‘Financial Times’, citando fuentes anónimas.

Sin embargo, también está en entredicho la capacidad de la marca de hacer frente a la crisis, ya que mientras el llamado a revisión parecía desarrollarse de manera normal, la aparición de problemas en los teléfonos de recambio supuso otro duro golpe para la marca.

(Lea: El Galaxy Note 7 se sigue incendiando y Samsung suspende su producción)

Las imágenes de teléfonos carbonizados que han inundado las redes sociales de todo el mundo en las últimas semanas, han sido una gran humillación para un grupo que se vanagloria de ser el campeón de la innovación y la calidad.

El fiasco del Note 7 podría afectar al conjunto de las ventas de Samsung, ya que merma la confianza que los consumidores tenían en la marca y daña su imagen.

"Samsung deberá gastar más en investigación y en desarrollo, en el área de verificación y también en marketing.  Por esto, esta crisis va a sentirse en sus resultados financieros hasta fines de 2017", estimó Song Myung-Sup, analista de Hi Investment&Securities. J

Jefes de la empresa guardan silencio

Tras la baja de las utilidades de la empresa, los miembros del consejo de administración del Grupo Samsung, matriz de Samsung Electronics, se negaron a responder a las preguntas planteadas por medios surcoreanos, según informó la agencia de noticias 'Yonhap'.

Chung Yoo-sung, el presidente de Samsung SDS, subsidiaria dedicada a servicios de telecomunicaciones, incluso dijo a los reporteros que el tema del Galaxy Note 7 no fue siquiera mencionado durante la junta de ejecutivos de este martes.

EFE Y AFP