Schindler dice que en el país está su mercado con más proyección

La empresa suiza aspira a crecer con su operación local a un ritmo del 10% anual hasta el año 2020.

El centro técnico de entrenamiento estaba habilitado para uso interno pero lo acaban de abrir para clientes.

El centro técnico de entrenamiento estaba habilitado para uso interno pero lo acaban de abrir para clientes.

Cortesía Schindler

POR:
Portafolio
septiembre 05 de 2017 - 10:01 p.m.
2017-09-05

A pesar de que el PIB relativo a construcción de edificaciones bajó alrededor de 7% en el primer semestre, la empresa Schindler, que fabrica e instala ascensores, escaleras eléctricas y ramplas, incrementó su operación en un 4 o 5% y aspira a que sea cerca del 8% al tope de este año. Eso quiere decir que viene ganando participación en el mercado.

(Lea: Ascensores, negocio en pleno crecimiento en Colombia

Esta compañía está en el país desde 1954 y en el 2011 se alió con Ascensores Andino y continuó operando como Schindler Andino.

(Lea: Costos al hacer vivienda son cada vez más altos

Según Wagner Domingues de Oliveira, CEO de la firma en Colombia, el mercado nacional de ascensores y escaleras es de unas 3.000 unidades por año, mientras que en Brasil es de 13.000.

A nivel global, la empresa suiza tuvo ingresos por 179 millones de francos el año pasado y de esto América Latina –sin Brasil– equivale al 8 o 10%. 

Domíngues asegura que “Colombia es la niña consentida del grupo Schindler, el país con más futuro”, pero, por política de la compañía, no da información sobre porcentajes al respecto, ni de facturación local.

Cuenta que son 570 empleados de planta y de 80 a 100 contratistas. La sede principal es Medellín y todos sus productos los importa.

El crecimiento año tras año pensado para Colombia estaría por encima del 10% hasta el año 2020. Esto explica por qué en el 2015 pusieron al servicio el único centro técnico de entrenamiento en la región, que están abriendo para los clientes, todo con una inversión de 3 millones de dólares; por qué han adquirido herramientas para hacer montajes más rápidos y seguros, por $4.000 millones, y por qué han destinado más de $500 millones en tecnologías para controlar el trabajo de sus técnicos.

“En el 2013 nos demorábamos más o menos 60 días instalando un ascensor de diez pisos; hoy es la mitad”, anota el directivo. Justamente, según Domingues, el crecimiento experimentado obedece a la reestructuración que emprendieron desde hace dos años, a la adecuación de los productos para que sean más competitivos y a la inversión mencionada.

Siga bajando para encontrar más contenido