Sector automotor, con la mira en exportaciones

Una alternativa para que las ensambladoras mantengan el ritmo de crecimiento es buscar mercados fuera del país. Renault, Hino y Chevrolet ya lo están haciendo.

POR:
junio 13 de 2014 - 07:18 p.m.
2014-06-13

Tras el cierre de las fronteras comerciales de hace unos años con Venezuela, que era el socio natural y de negocios más importante de Colombia, las ensambladoras colombianas tuvieron que explorar otros mercados para compensar la cantidad de vehículos que ya no ingresarían al mercado venezolano y que en su momento fueron unos 10 mil, entre lo que producían la Compañía Colombiana Automotriz (CCA), Renault Sofasa y GM Colmotores.

El trabajo de búsqueda rindió sus frutos y hoy en día esas ensambladoras, a las que se unió la planta de ensamblaje de camiones Hino, exportan con éxito a países como México, Argentina, Ecuador, Perú, Chile y algunas naciones de Centroamérica.

Jorge Mejía, presidente de GM Colmotores, ensambladora y productora nacional que ostenta la mayor participación en el mercado, con un 25 por ciento del total, le dijo a Portafolio que en Colombia el reto está en producir vehículos con excelente calidad y a precios competitivos con el fin de exportarlos a otros países: “Tenemos que reponernos a los costos de tener plantas de fabricación en el centro del país”, comenta Mejía, en relación con que el transporte entre el interior de Colombia y los puertos en el Pacífico y el Atlántico aún es costoso, pues todo el transporte se hace por carretera.

Por su parte, Renault Sofasa sigue mostrando buenos resultados, si se tiene en cuenta que fue la única ensambladora colombiana que mantuvo su participación del 16 por ciento en el mercado durante el 2013 (las demás vieron su participación reducida), y ha encontrado la forma de exportar sus vehículos a México, Ecuador, Perú y algunos países de Centroamérica.

Uno de los modelos más exitosos es el Duster, de muy buena aceptación en esos mercados: “Con el Duster, Renault Sofasa democratizó el uso de las camionetas tipo SUV”, le dijo a Portafolio Luis Fernando Peláez, presidente de la ensambladora colombo-francesa.

Para mejorar la fuerza exportadora del país, además de Renault Sofasa, la CCA (que ensambla Mazda) y de GM Colmotores, existe una planta en Cota, Cundinarmarca, que ensambla vehículos pesados.

Se trata de una fábrica de ensamble de camiones marca Hino, una iniciativa de Toyota y Mitsui Corporation con el grupo Praco-Didacol, quienes invirtieron 20 millones de dólares en el 2008 para llevar a cabo el proyecto que con sus 8 mil unidades al año atiende al mercado colombiano y andino.

DESPEDIDA DE UN GRANDE

Uno de los sucesos más importantes de la industria en los últimos tiempos es el anuncio del posible cese de actividades de la planta de la CCA en Bogotá. Por eso, aunque los vehículos Mazda se seguirán vendiendo en Colombia, ya no serán ensamblados en el país, sino que la planta de ensamblaje funcionará en México.

Así las cosas, la casa matriz de Mazda, con sede en Japón, invertirá 770 millones de dólares en una planta de fabricación en México. Hay que recordar que esa cifra es más de tres veces la cantidad que invirtió GM Colmotores (alrededor de 200 millones de dólares) en la planta de estampado en Bogotá para, de cierta forma, dejar de ser un ensamblador y convertirse en fabricante.

“La salida de la CCA del país, tal vez porque no encontró una operación viable, debe ser tomada como una señal de que debemos seguir adelante en nuestro esfuerzo por ser cada vez más competitivos como industria”, le dijo a Portafolio Jorge Mejía, de GM Colmotores.

Por su parte, Oliverio Enrique García, presidente ejecutivo de la Asociación Colombiana de Vehículos Automotores, Andemos, no es tan optimista respecto de la salida de Mazda del país y le dijo a Portafolio: “El Gobierno se durmió en los laureles y dejó ir a Mazda”.

García también advierte que el Gobierno ha estado “dormido” con el TLC con México, pues hasta ahora la industria colombiana le está comenzando a vender carros a ese país, mientras que los ‘manitos’ llevan años exportando cantidades importantes de automotores a Colombia.

REPUESTOS DE GAMA ALTA

En términos generales, el sector de las autopartes es uno de los que más se afecta con la entrada en vigor de los tratados de libre comercio debido a que la competencia con empresas extranjeras es bastante difícil.

Sin embargo, las autopartes en el segmento premium de vehículos importan y venden los repuestos en sus vitrinas directamente: “En lo que se refiere a Autogermana y a las marcas que del BMW Group representa desde 1982, todos los centros posventa de las marcas en las principales ciudades del país están habilitados para vender repuestos originales por mostrador”, dice Andrés Fuse, gerente del importador de BMW y Mini.

Fuse explica que “el único requisito para adquirir un repuesto es presentar el número VIN del vehículo para saber exactamente cuál autoparte le viene bien”.

En relación con las autopartes, Oliverio García, de Andemos, dice que “los distribuidores que comercializan estos productos saben que la atención al cliente es crítica en el éxito de las ventas, por lo tanto son muy cuidadosos con el servicio posventa que los mismos fabricantes mundiales exigen”.

Y para garantizar un buen servicio al cliente se requiere tener la adecuada disponibilidad y el suministro de repuestos. Es por ello que las marcas invierten importantes cantidades de recursos, con cifras en millones de dólares, en mantener un inventario de las partes que más rotación tienen.

Siga bajando para encontrar más contenido