‘Sector privado, clave para crecer en infraestructura’

Obras como la Ruta del Sol, el Túnel de la Línea, la conexión vial con el Puerto de Buenaventura, el aeropuerto El Dorado y la navegabilidad del Río Magdalena son, a juicio de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, muestra de que la empresa privada es el mejor aliado para crecer en infraestructura.

‘Sector privado, clave para crecer en infraestructura’

Archivo Portafolio

‘Sector privado, clave para crecer en infraestructura’

Empresas
POR:
febrero 26 de 2015 - 03:33 p.m.
2015-02-26

De acuerdo con Diana Espinosa, presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, el país está obligado en el corto plazo a superar la brecha en vías, puentes, puertos, alternativas de transporte y terminales aéreos.

“Si realmente queremos aprovechar la creciente demanda en materia comercial, es necesario concretar las ejecuciones de proyectos tan importantes en materia de competitividad”, asegura la ejecutiva.

De hecho, una de sus principales preocupaciones tiene que ver con las “enormes cifras” de inversión que exigen los macroproyectos. “Por eso es que las alianzas entre el sector público y privado resultan un camino estratégico para hacer más eficiente la superación de los obstáculos que el país ha tenido históricamente en infraestructura”, destaca Espinosa.

La ejecutiva sostiene que las obras de infraestructura que permitirán dar un salto hacia la competitividad son el proyecto vial Ruta del Sol, el Túnel de la Línea, la Conexión vial del centro del país con Buenaventura, el Metro de Bogotá, el Aeropuerto El Dorado, la recuperación de la Navegabilidad del Río Magdalena, un nuevo puerto sobre el Pacífico, la ampliación de puertos en la Costa Atlántica, los trenes de cercanía entre Bogotá y Cali, y la carretera a los Llanos Orientales.

“Sacar adelante estos proyectos no solo permitirá que Colombia compita a nivel internacional y aproveche los acuerdos comerciales que ha firmado, sino que además contribuirá con el nivel de bienestar de los habitantes de las áreas de incidencia al propiciarles los medios para desplazarse y realizar sus actividades en forma placentera”, recalca la funcionaria.

Adicional a lo anterior, Espinosa aclara que, en materia de equidad, tener una infraestructura desarrollada también contribuye al mejoramiento de la equidad, en la medida que hace posible el acceso a los servicios de salud, educación y abastecimiento de productos.

Por su parte, la ministra de Transporte, Natalia Abello, afirmó, durante la instalación del nuevo periodo de la Sociedad Colombiana de Ingenieros, que los próximos años serán de crecimiento en infraestructura, pese a que ya se ha venido ejecutando una tarea de mejoras.

“El sector de la construcción reporta el 6,5 por ciento de los trabajadores, que a registro del 2014 significan 1’445.445 personas empleadas”, sostuvo la funcionaria. Lo anterior evidencia, según Abello, que el plan de crecimiento en infraestructura impacta “positivamente” el mercado laboral.

“Tenemos claros cuáles son los retos que debemos enfrentar y por ello estamos cumpliendo una agenda en todo el país para llevar a cabo las obras que las regiones necesitan”, subrayó la ministra.

Mientras en la Costa Atlántica y en los Santanderes se han confirmado inversiones en proyectos, como la vía Corocoro, 24.000 millones de pesos; la vía Soberanía, 170.000 millones de pesos; el intercambiador San Francisco –Piedecuesta (Santander), 14.000 millones de pesos; viaducto Barbosa –Landázuri, 25.300 millones de pesos; y la concesión del Terminal Fluvial de Andalucía, en Gamarra, por 7,8 millones de dólares; en el Pacífico, por donde pasa el 10 por ciento de la carga nacional, el Ministerio de Transporte anunció proyectos como la vía Ipiales –Espino, por 44.105 millones de pesos; el aeropuerto de Ipiales por 53.700 millones de pesos; la vía Pasto - Popayán, por 3,7 billones de pesos; la vía Tumaco-Mocoa, 478.000 millones de pesos y la vía Pasto –Rumichaca, 1,6 billones de pesos.

Al respecto, el presidente de Analdex, Javier Díaz Molina, sostiene que es claro que el sector privado representa el mejor aliado para que el Gobierno pueda sacar adelante las obras que los colombianos reclaman con urgencia.

Sin embargo, aclara que en ese propósito es necesario que se establezcan normas claras y herramientas que agilicen los tiempos de contratación y ejecución. “Así como en Ecuador los tiempos de construcción de las grandes obras se redujeron a puntos muy eficientes, Colombia debe aprender y seguir el ejemplo. Los proyectos de infraestructura son de absoluta urgencia para exportadores, importadores, turistas y usuarios”, afirma.

En ese sentido, recordó que el papel que pueda desempeñar el país en relación con los tratados de libre comercio que se firmen o hayan firmado, depende del nivel de competitividad con que se cuente.

’93 POR CIENTO DE VÍAS LLEGAN AL 50 POR CIENTO DE LA POBLACIÓN’

La urgencia del crecimiento en infraestructura es tal que actualmente el 93 por ciento de las vías llega apenas a la mitad de la población colombiana, es la apreciación que hace Diana Espinosa, presidenta de la Sociedad Colombiana de Ingenieros.

“El resto del país se mueve con el 7 por ciento de las vías, lo que evidencia un desafío enorme para llevarles oportunidades a las poblaciones de los sectores rurales y las áreas de frontera”, afirma la ejecutiva.

“Eso es inclusión. Hay que reconocer que existe un país a donde no están llegando las vías, las grandes inversiones en infraestructura, y nosotros como sector privado podemos ser aliados de ese desafío porque entendemos que las cifras son enormes, y que el presupuesto no alcanza para superar el atraso”, concluye la ejecutiva.