Sigue la tensión en la refinería de Cartagena | Empresas | Negocios | Portafolio

Sigue la tensión en la refinería de Cartagena

Por la protesta contra el contratista CBI, que adelanta la remodelación, se afectan las obras.

Sigue la tensión en la refinería de Cartagena

Archivo Portafolio.co

Sigue la tensión en la refinería de Cartagena

POR:
julio 25 de 2013 - 02:49 a.m.
2013-07-25

Semiparalizados se encuentran los trabajos de ampliación de la refinería de Cartagena, debido a las protestas que desde la semana pasada realizan trabajadores de la principal empresa contratista CBI Colombia S.A.

A los expertos del sector les preocupan los retrasos que puedan implicar en el proyecto de ampliación los problemas laborales del contratista, por los costos para el proyecto y lo que deja de ganar la compañía por un eventual retraso en las obras.

LAS DIFERENCIAS

Según el informe oficial de la empresa CBI, el pasado martes se presentó un cese general de actividades porque los trabajadores que no hacen parte de la protesta suspendieron sus labores ante la presión ejercida por el grupo que está al frente de la protesta.

“El martes, CBI procedió a dar ingreso a los trabajadores, iniciando la jornada laboral a las 7:00 a.m. Sin embargo, ante las continuas amenazas telefónicas, en los buses y a través de panfletos por parte de la USO, y de los manifestantes que promovieron el cese de actividades en general, los trabajadores en campo, una vez iniciadas sus labores cotidianas, suspendieron el trabajo por temor a las posibles represalias para ellos y sus familias”, señala el informe.

Similar situación se presentó ayer miércoles ante la negativa de la directiva de CBI de negociar con los trabajadores hasta tanto no terminen las que ellos consideran como posiciones amenazantes de los dirigentes sindicales.

Voceros de los trabajadores han denunciado la utilización de la Fuerza Pública, armada y encapuchada, por parte de CBI para reprimir las protestas de los trabajadores.

Estos señalamientos fueron desvirtuados por las mismas directivas de Reficar. “Son noticias mal documentadas e infundadas transmitidas por el boletín oficial de la USO”, señalan. El pasado lunes, un total de 312 trabajadores de la firma contratista CBI Colombia S.A, principal proveedora en los trabajos de expansión de la refinería de Cartagena, fueron llamados a descargos por las directivas de esta compañía, ante las protestas que protagonizaron la semana pasada.

Voceros de la empresa que está encargada de ampliar la refinería cartagenera, corroboraron que a estos trabajadores se les desactivó el carné que los acredita como empleados de la empresa CBI, y al mismo tiempo se les entregó una carta para que se presenten en un término de 48 horas para presentar sus descargos.

“Debido a los eventos de anormalidad laboral presentados en días anteriores, CBI se vio forzado a iniciar procesos disciplinarios a un grupo de trabajadores por incumplimiento de sus obligaciones laborales contractuales. En todo caso, el proceso iniciado garantiza plenamente el derecho fundamental al debido proceso de los trabajadores involucrado”, señaló CBI mediante un comunicado de prensa.

Esta situación provocó la reacción inmediata de los trabajadores, que catalogaron el hecho como un ‘despido masivo’ de los trabajadores, y exigieron la presencia inmediata de representantes del Ministerio del Trabajo.

Desde la semana pasada, unos 400 trabajadores contratistas de CBI, de los 12 mil que laboran actualmente en el proceso de expansión, optaron por el cese de actividades, solicitando mejoras salariales y no seguir contratando a trabajadores extranjeros.

Sin embargo, CBI argumenta que no existe ninguna desigualdad salarial entre nacionales y extranjeros y también manifestó como infundada la tesis de que el mayor número de mano de obra es extranjera.

“A la fecha, el 77 por ciento de los trabajadores laboralmente activos son residentes en Cartagena y Bolívar, 6 por ciento es oriundo de la Costa Caribe, el 12 por ciento procede de otras ciudades del país y el 5 por ciento son de nacionalidades distintas a la colombiana”, señalaron en CBI. Lo cierto del caso es que hoy la incertidumbre continúa y el tiempo corre sin que las obras en Reficar avancen al ritmo que debieran por estos días. Se espera que las partes encuentren una salida que permita normalizar las actividades.

UN PROYECTO DE LARGO ALIENTO

El costo de la remodelación de la Refinería de Cartagena ya va en 6.467 millones de dólares. El programa al que está siendo sometida la Refinería de Cartagena empezará a mostrar resultados a finales de este año, cuando entreguen las primeras unidades de las catorce que se tienen proyectadas para aumentar su capacidad de producción de combustibles. Con este plan se busca convertirla en la planta más actualizada tecnológicamente de toda América y asegurar una mayor rentabilidad. La refinería, ampliada y modernizada, permitirá procesar los crudos pesados y obtener productos más amigables con el medio ambiente, con bajo contenido de azufre, tanto en diésel como en gasolina.

Con el aumento de la capacidad de procesamiento de crudo, de 80 mil a 165 mil barriles diarios, y el incremento en la eficiencia de conversión, del 74 al 96 %, se podrá atender la demanda creciente de gasolina, diésel, jet y propileno, y se producirán nuevos, como el coque de petróleo, nafta petroquímica y azufre. La construcción de estas unidades de procesos y servicios se lleva a cabo en 130 hectáreas de terreno, y cada unidad tendrá una labor específica, habrá hidrotratadora de naftas, coque, azufre, destilación y gas saturado, entre otras.

Juan Carlos Díaz M.

Cartagena

Siga bajando para encontrar más contenido