El sindicato de Cerro Matoso llama a huelga

Más de 2.000 trabajadores entrarían en paro por cambio en las jornadas de trabajo. Sintracerromatoso decidió fijar como hora cero para el inicio de la huelga el próximo 14 de abril.

Las instalaciones mineras de Cerromatoso están ubicadas en Montelíbano (Córdoba).

Archivo Portafolio

Las instalaciones mineras de Cerromatoso están ubicadas en Montelíbano (Córdoba).

Empresas
POR:
abril 09 de 2015 - 11:38 p.m.
2015-04-09

El cambio en las jornadas de trabajo en Cerro Matoso (operada por BHP Billiton), es el motivo por el cual el Sintracerromatoso, sindicato de la minera, anunció un paro de trabajadores a partir de las 3 de la tarde del próximo miércoles.

“Implementamos la huelga porque Cerro Matoso, a partir del primero de marzo, incrementó la jornada de trabajo de ocho horas y de manera unilateral la llevó a doce horas”, explicó Domingo Hernández García, presidente del sindicato.

La huelga involucraría a cerca de 2.200 trabajadores de la mina, según lo informó el colectivo.

Por el cambio de horarios ha habido un desacuerdo entre la empresa y algunos trabajadores. Mientras directivos de la firma aseguran que la modificación se hizo para seguir los estándares internacionales en materia de salud ocupacional, el sindicato califica la medida de arbitraria y en contra de la salud de los operarios. La disputa llegó al Ministerio de Trabajo, que no ha tomado una decisión de fondo al respecto.

El anuncio de paro es una noticia que llega en un mal momento para la minera, que afronta un entorno marcado por el declive en la producción y los bajos precios internacionales del níquel.

Pese a esto las declaraciones del Presidente del Sintracerromatoso son contundentes: “Después de las 3 de la tarde del 15 de abril, no va a haber producción, solo vamos a hacer la curva de bajarle la potencia a los hornos calcinadores y eléctricos y, después de esto, será una parálisis total”, señaló.

Cerromatoso es la mayor productora de níquel de América Latina y sus instalaciones mineras están ubicadas en Montelíbano, Córdoba.

La empresa viene afrontando un declive en su producción y un complejo entorno de bajos precios del níquel y el ferroníquel, por la sobreoferta en el mercado global y la desaceleración de China, el mayor consumidor de este tipo de mineral metálico.