‘Sobrecostos de Bioenergy fueron generados por Isolux’

El gerente General, Rafael Pittaluga, afirma que para terminar las obras de la planta de etanol se presentaron costos adicionales.

Rafael Pittaluga Guerra, gerente General, Bioenergy

Rafael Pittaluga Guerra, gerente General, Bioenergy

Archivo particular.

POR:
Portafolio
julio 04 de 2017 - 09:52 p.m.
2017-07-04

“Bioenergy fue la que dio el primer paso para hacer la denuncia ante los entes de control. Se expusieron las irregularidades y suministró toda la información. Estamos en total disposición de colaborar para entregar lo que soliciten”.

Así lo afirmó en diálogo con Portafolio Rafael Pittaluga, gerente General de la planta Bioenergy, al confirmar que “la Contraloría viene adelantando una investigación en asignación especial. Sus funcionarios ya han realizado las respectivas visitas. Las puertas están abiertas para que sigan haciendo las averiguaciones requeridas. La misma colaboración se dará a la Procuraduría”.

En las próximas semanas, el órgano de control fiscal anunciará los primeros hallazgos de una auditoría especial que viene adelantando para establecer por qué se presentaron los sobrecostos en la construcción de esta planta de etanol.

¿Cuáles fueron las irregularidades encontradas y entregadas a la Contraloría?

Se presentó un incumplimiento por parte de la primera contratista, la española Isolux. Ahí se desató el mayor de los problemas del proyecto ya que hubo abandono. Bioenergy toma la decisión de continuarlo, lo que trajo una cantidad de inconvenientes.

En la auditoría interna, ¿qué encontraron?

Se estableció que Isolux hizo mal los cálculos, y desde un comienzo presentó problemas en los costos de ingeniería, compras y construcción. El presupuesto que ofreció la empresa española no se ajustaba al desarrollo real y total del proyecto.

Mientras en Reficar los sobrecostos fueron de un 110%, en Bioenergy se calculan en un 200%.

El origen son los US$344 millones con los que se inicia la planta de etanol. Pero en el 2014, a raíz de los incumplimientos, se decide su continuación con otra empresa, y se hace una nueva evaluación en costos. Luego de los estudios y análisis se establece para la culminación de la planta que el presupuesto es de US$750 millones. Y de este monto no se ha pasado.

¿Por qué la culminación terminó costando más del doble del presupuesto inicial?

Solo en la fase de ingeniería el aumento pasó de US$380 millones a US$504 millones. Al hacerse el peritazgo de calidad se encontró que había obras que se debían demoler y volver a hacer. Ahí radicó el aumento del presupuesto, el cual llegó hasta el monto mencionado.

¿Falta de planeación?

El presupuesto total (US$750 millones) tiene varios componentes: agrícola, administrativo, financiero y operativo. La falta de planeación de Isolux llevó a recomponer estas variables una vez Bioenergy entregó el control de la planta a una nueva empresa (Consorcio Menegua). Y los problemas que la empresa española dejó tocó resolverlos con miras a la operatividad del complejo, lo que generó costos adicionales.

Al tomar las obras el Consorcio Menegua, ¿cuánto le tomó en tiempo y recursos rehacer el proyecto?

El retraso fue de dos años. Se ajustó el presupuesto. Se hicieron modificaciones y mejoras a las obras que Isolux dejó. En cada revisión aparecían problemas de calidad en los trabajos que ya habían sido ejecutados.

Según la Contraloría, se presentaron sobrecostos en contratación y en operación.

Los costos adicionales se registraron por ajustes y finalización de la obra. Esperamos que salga el informe de la Contraloría para analizar sus conclusiones. Así mismo, para establecer quiénes fueron los responsables.

¿Qué explicaciones le han dado a la Contraloría?


Se le ha insistido que los problemas surgieron por el incumplimiento y la calidad en las obras de Isolux. Se ha explicado al ente fiscal que aquellas obras que no fueron recibidas a satisfacción no se le cancelaron a la empresa española, y que además tocó volverlas a hacer. Todo esto se reclamó en la demanda internacional.

Pero ya hay un fallo del Tribunal de Arbitramento de la Cámara de Comercio Internacional.

El Tribunal determinó que las dos partes debían pagar y devolver dineros a la otra. Isolux debe entregar a Bioenergy un poco más de US$13 millones y $7.000 millones. Por su parte la empresa colombiana tiene que desembolsar a la española US$7 millones.

¿Y ante la Procuraduría?

El ministerio público les pedirá explicaciones a los miembros de la junta directiva para establecer con base en qué análisis se tomaron las decisiones para hacer el ajuste en los costos. Aquí se demostrará la razón de los costos adicionales. Se le explicará, como ha sido con la Contraloría porqué se presentaron los sobrecostos. Todas las decisiones administrativas están debidamente soportadas.

¿Qué busca Bioenergy ante los entes de control?

Determinar realmente de quién fue la responsabilidad. La información se ha decantado y explicado. No hay duda que se presentaron costos adicionales, pero fue por el incumplimiento de Isolux. También en el detrimento al Estado, pero si se hubiera entrado a tiempo hace dos años y medio se estaría produciendo etanol. Y no estaríamos dando los argumentos del caso sobre los costos adicionales.

Alfonso López Suárez
Redacción Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido