‘Aquí van a sobrevivir los verdaderos hoteleros’

El Gerente General del Hotel Tequendama, Orlando Salazar, reveló que aún están en el proceso de búsqueda de nuevo socio y entre las alternativas barajadas está la compra por parte de una entidad del sector oficial. Asimismo, explicó lo complicado que es manejar este negocio en el país.

Orlando Salazar, gerente general del Hotel Tequendama.

Diego Caucayo

Orlando Salazar, gerente general del Hotel Tequendama.

Empresas
POR:
agosto 01 de 2014 - 02:48 a.m.
2014-08-01

Aunque admiten haber estado bloqueados en un 75 por ciento durante casi seis años debido a las obras de la 26 y la séptima, Hotel Tequendama supo cómo sobrevivir e, incluso, crecer, según explicó su Gerente General, Orlando Salazar.

Por el momento, la compañía sigue evaluando la búsqueda de un nuevo socio y con el proyecto de expandirse en ciudades intermedias turísticas.

¿Cómo va el proceso de vender una parte de la compañía?

No ha habido decisión todavía. Tenemos unas acciones disponibles y se está estudiando la mejor forma de colocarlas, entonces, dentro de las alternativas que existen hemos contratado un estudio para tomar la decisión más apropiada. Entre las opciones está que las compre el mismo sector Gobierno. Hoy por hoy, no es solo la caja de retiro la accionista más importante, sino que está la agencia logística de las fuerzas militares que tiene el 5,5 por ciento, pero también hay unos particulares que tienen el 0,3 por ciento. Cualquiera de ellos podría adquirirlas.

¿Quién cree que pueda ser?

El interés es fortalecer su posición dentro de la junta directiva y de la empresa. Sería una imprecisión especular acerca de ello.

Vamos a sacar ahora un pliego de condiciones que va a dar lugar a que se analicen los diferentes escenarios y se recomiende cual es el más ventajoso para la compañía.

La idea de poner las acciones a la venta fue de la administración con motivo de fortalecer la compañía.

Queremos tener músculo financiero suficiente para apalancar otros proyectos en los cuales nos podamos embarcar más adelante.

¿Seguirán ampliando horizontes? ¿Cómo está el plan de expansión tanto en Bogotá como en Cartagena?

La idea es seguir expandiéndonos en ciudades intermedias con vocación turística que nos permitan fortalecer la compañía a través de la oferta de servicios y apalancar el bienestar de las fuerzas militares, tanto de personal en actividad como en retiro. Ofreciendo unos servicios de calidad a precios razonables y competitivos que nos permitan generar utilidades para asegurar la sostenibilidad de los aportes a la caja de retiro.

¿Sabe ya en qué ciudades exactamente?

Continuaremos el desarrollo de la Costa Caribe y en ciudades como Cali, Medellín, Bucaramanga, en un principio, y después comenzaríamos con ciudades como Villavicencio.

¿En qué porcentaje se encuentra su ocupación hotelera en Bogotá?

Estamos alrededor del 50 por ciento. Me parece muy poquito. Esto es un fenómeno derivado de una sobreoferta hotelera enfrentada a un crecimiento escaso de la demanda.

El Gobierno les ha apostado a los visitantes, pero no a los turistas. Debemos promover el país internamente e impulsarlo también desde el exterior. Uno debe buscar su mayor potencial de turismo receptivo desde las fronteras. Desde Quito, Panamá, Lima, de nuestros vecinos, que es lo más importante. Es mucho más fácil traer 100 turistas de Quito que 10 chinos de la China.

¿Qué otras inversiones van a realizar?

Estamos terminando la fase de tecnología. Vamos a dar el paso hacia la televisión sobre IP.

¿Cómo van sus negocios alternos a la hotelería?

En materia de grandes eventos, es un negocio próspero. Genera 12 mil millones de pesos y recibe más de medio millón de personas.

La lavandería también es un negocio exitoso a pesar de las cargas impositivas que le puso el Gobierno. Pasamos de pagar el 1,6 por ciento al 16 por ciento, prácticamente crecieron los impuestos el 1000 por ciento. Asimismo, tenemos cerca de 1.800 toneladas de ropa al año. Lavamos ropa a 11 cadenas hoteleras.

¿Qué ingresos tuvieron en 2013? ¿Cuánto esperan este año?

Tuvimos 80 mil millones en 2013 y esperamos 90 mil millones este año. Vamos a tratar de crecer entre un 10-12 por ciento.

¿Cómo les afectaron las obras de la 26 y la séptima al negocio?

Nos afectaron muchísimo. Estuvimos casi bloqueados en un 75 por ciento desde 2008 hasta mediados de 2013, sobrevivimos y crecimos. Gracias a nuestro tesón. No nos dedicamos a llorar.

¿Es rentable un negocio como el suyo?

Es difícil de manejar. Hay negocios más rentables que este. Es muy fácil quebrarse, por eso digo que aquí van a sobrevivir los verdaderos profesionales hoteleros, no los inversionistas hoteleros.

Inmaculada Iglesias

inmigl@eltiempo.com