‘No somos un socio comercial atractivo para EE. UU.’

El 58 por ciento de los estadounidenses cree que los productos colombianos no son de buena calidad, revela un estudio de la firma mexicana de consultoría Lexia.

‘No somos un socio comercial atractivo para EE. UU.’

Reuters

‘No somos un socio comercial atractivo para EE. UU.’

POR:
septiembre 13 de 2013 - 01:18 a.m.
2013-09-13

¿Cómo ven los estadounidenses a los productos colombianos? y ¿cómo creen los colombianos que los perciben los ciudadanos de los Estados Unidos, como proveedores de sus necesidades de consumo?. Eso fue lo que indagó un estudio realizado por la firma mexicana de consultoría, Lexia, el cual se acaba de conocer en el país.

Los hallazgos son poco halagadores para la expectativa que tienen los exportadores nacionales, de aumentar su presencia en el atractivo mercado, integrado por más de 300 millones de consumidores con alto poder de compra. El 73 por ciento de los encuestados tiene una opinión desfavorable de Colombia como socio comercial (52 por ciento cree que es socio desfavorable y 21 por ciento no sabe que existimos o no responde), según la investigación.

Estamos equivocados

En contraste, los colombianos están convencidos de que en el país del norte se desviven por comprar colombiano y aprovechar las ventajas de la relación comercial recién establecida.

El estudio señala que el 41 por ciento piensa que en los Estados Unidos nos miran con buenos ojos, lo que se vuelve peligroso porque puede conducir a la inercia, cuando en realidad se requiere un trabajo arduo para conquistar ese mercado. Acerca de la segunda indagación que hizo Lexia, también en paralelo en ambos países, los resultados tampoco son alentadores.

Mientras el 58 por ciento de los estadounidenses cree que los productos nacionales no son de buena calidad, en Colombia, el 80 por ciento de los ciudadanos encuestados estima que allá si se aprecia la calidad de nuestra mercancía.

Para Guido Lara, presidente de Lexia, esta realidad debe ser un campanazo para el Gobierno y el sector privado, pues “el hecho de haber firmado el TLC no es un punto de llegada sino un punto de partida. Si los sectores económicos creen que con la existencia del acuerdo basta para obtener beneficios de ese gran mercado, están equivocados”.

Según Lara, se requiere una participación activa, “un trabajo de construcción para dar un viraje a esta situación, porque los TLC se pueden diluir”.

Christian Vega, gerente de estrategia de proyectos, de la misma firma, advierte que, en Colombia, el enfoque ha estado solo en la infraestructura, en que no hay carreteras para salir a los puertos, pero la competitividad es integral. “Hay que preguntarse, qué puedo hacer yo desde mi perspectiva, para que el TLC sea benéfico”.

La experiencia de México, en esa primera etapa, puede resultar útil para el país. “México aplicó primero una estrategia interna, sin paternalismo, para convencer sobre las ventajas del TLC y de que lo hecho en México era lo mejor”.

“También fue clave la oficina que manejó el TLC, que continuó sus actividades de promoción y posicionamiento de México en Estados Unidos”.

Indicó que el miedo y la esperanza, también primó en México en un principio. “Siempre hay una reticencia”.

Siga bajando para encontrar más contenido