Sony planea retirar smartphones de gama media en A. Latina

Sacar los teléfonos del mercado latinoamericano es una medida de Sony ante el impacto negativo en ventas que ha tenido la empresa en los últimos meses.

Sede de Sony, en Japón.

Archivo EL TIEMPO

Sede de Sony, en Japón.

Empresas
POR:
octubre 22 de 2014 - 12:19 p.m.
2014-10-22

La compañía tecnológica planea dejar de vender teléfonos móviles de gama media y baja en América Latina y en China, dentro de su nuevo plan de negocio para estos productos, publicó este miércoles el diario nipón Yomiuri.

En mayo pasado, Sony introdujo varios modelos de teléfonos inteligentes en una franja de precios de entre 10.000 y 20.000 yenes (entre 93 y 186 dólares), con miras a cumplir el objetivo que se había marcado de vender 50 millones de smartphones en todo el mundo para 2015.

No obstante, la competencia de las marcas chinas ha obligado a la compañía nipona a rebajar sus objetivos de venta para el próximo año, que no llegarían a los 40 millones de unidades, según cálculos de la empresa citados por Yomiuri.

Se trata de la segunda vez, en lo que va de año, que Sony rebaja sus previsiones de venta en su área de teléfonos móviles, lo que tendrá un impacto negativo en los resultados semestrales que la empresa hará públicos el próximo día 31, correspondientes al período abril-septiembre.

El nuevo objetivo de la empresa es centrar sus esfuerzos en mercados consolidados, como Japón, Europa y EE.UU, para compensar su rendimiento peor de lo esperado en mercados emergentes.

A mediados de septiembre, Sony anunció que prevé registrar unas pérdidas de 230.000 millones de yenes (1.656 millones de euros) durante el ejercicio en curso, casi cinco veces más que su estimación inicial.

El motivo principal de esta revisión a la baja fueron los “cambios significativos en el mercado y el competitivo entorno del negocio de los teléfonos móviles”, explicó Sony en un comunicado.

Se trataría del segundo año consecutivo de pérdidas para Sony, tras su déficit neto de 128.400 millones de yenes (924 millones de euros) de 2013.

La compañía nipona, que se encuentra inmersa en un proceso de reestructuración, ha caído en números rojos todos los años desde 2007 con la excepción de 2012.

EFE