‘El país está viviendo una revolución en el tema fitness’

Spinning Center Gym se la juega por los gimnasios en las ciudades intermedias. Su presidente dice que hay un boom de ejercicio por salud y estética.

César Casallas, presidente de Spinning Center Gym.

César Casallas, presidente de Spinning Center Gym.

Archivo particular

Empresas
POR:
Portafolio
octubre 20 de 2016 - 08:40 p.m.
2016-10-20

Spinning Center Gym nació hace 16 años como un negocio de ciclismo bajo techo, con bicicletas estáticas. El éxito del proyecto hizo que los clientes empezaran a pedir más servicios y de esa manera el negoció saltó de la práctica del ciclismo a una cadena de gimnasios con todos los servicios. De esa manera al nombre de Spinning Center se le agregó la palabra Gym.

A propósito del nuevo aniversario, Portafolio habló con el cofundador y presidente de Spinning Center Gym.

¿Cuál es el perfil de los clientes del Spinning Center Gym?

Hoy asisten todas las personas que les interesa hacer deporte en gimnasio, con toda clase de equipos y servicios en más de 150 máquinas y equipos por punto de atención.

¿Cuál es el diferencial de Spinning Center Gym?

Somos una cadena que ofrece todos los servicios relacionados con la actividad de los gimnasios a un precio justo. El valor promedio anual para cada cliente es de un millón de pesos, en Bogotá. Sin embargo, en las ciudades intermedias el costo es de 800.000 pesos al año.

¿Cómo ve el negocio de gimnasios en Colombia?

El país ha progresado mucho en este campo. Pero en este momento hay una oleada de negocios de capital extranjeros que están llegando al país bajo la promesa de bajo costo, pero no les dicen a sus clientes que no ofrecen todos los servicios y los equipos de un gimnasio completo.

¿Qué expectativas tienen de crecimiento?

Venimos en un plan de expansión acelerado. En el 2016 abrimos Neiva, Ibagué, Barranquilla y una sede adicional en Bogotá en la calle 114. Todos ellos están en operación. Antes de finalizar el año inauguraremos en Cali, Cartagena y Montería.
En el 2017 seguiremos con la política de crecimiento. Tendremos segundas sedes de nuestros gimnasios en Barranquilla, Cali y las aperturas de Villavicencio y Cúcuta. A finales del año entrante esperamos llegar a unos 22 sede en el territorio nacional. Hoy contamos con 14 sedes.

¿Las ciudades intermedias se han vuelto claves en este negocio?

Así es. Las regiones son los principales focos de crecimiento de este negocio. Por eso estamos abriendo en más ciudades distintas a Bogotá. Son poblaciones entre 500.000 y 600.000 donde encontramos locales con mayor facilidad y menos costosos.

¿Cuál es el modelo de inversión en el plan de crecimiento?

Buscamos socios inversionistas locales en cada una de las ciudades. Nos ha ido muy bien con este formato, porque son personas que conocen bien el mercado en cada ciudad.
Eso significa que tenemos una mezcla de recursos propios y aliados de nuestra cadena.

¿Cómo se está comportando la demanda?

Este es un boom en el mundo y en América Latina, y Colombia no es la excepción. El crecimiento ha sido permanente en todas las poblaciones. La gente es consciente de la necesidad de hacer actividad física para mejorar su estado anímico y ser más productivos en las empresas y en sus actividades. El país está viviendo una revolución en el tema fitness.

¿De qué manera las empresas están moviendo el ejercicio de sus empleados?

Esto ha sido clave. Nosotros tenemos paquetes individuales, familiares y corporativos. Las empresas tienen hoy muchas personas haciendo ejercicio en nuestros gimnasios en condiciones favorables y con grandes resultados en materia de productividad. Notamos un crecimiento sostenido en la demanda de las empresas.

¿Quiénes van a gimnasio en Colombia?

Hoy, van todo tipo de personas, incluyendo niños de colegios de bachillerato, hasta personas de 70 u 80 años. Todo el mundo está buscando esta opción para mejorar su salud y su bienestar. Este es un fenómeno mundial combinado con una mejor alimentación.

¿Qué efecto tiene el negocio en la economía?

El impacto es muy positivo. Por un lado está la cadena de valor que genera el gimnasio con la venta de productos e indumentaria para la práctica del ejercicio físico, alimentación especializada y hasta tecnología. En segundo lugar figura el incremento de la productividad por parte de quienes realizan ejercicio.

Aunque existen temporadas, hoy en día hay personas que van al gimnasio todo el año, pero los dos meses más fuertes son enero y febrero. Nosotros atendemos los 365 días del año, es decir que no descansamos. En materia de género, existe plena igualdad en la práctica del ejercicio entre hombres y mujeres.

¿Cuál es la tendencia de los gimnasios en Colombia?


En los últimos años ha comenzado a aumentar la demanda de centros pequeños de ‘spinning’ y los estudios de entrenamiento militar bajo techo, muy intenso e incluso de estudios de boxeo y de yoga. Pero la tendencia a escala mundial es la de los gimnasios que lo tienen todo.