Superindustria sanciona a empresa por usura

BCI EMPRESAS fue multada con $1.200 millones por exigir intereses que superaban hasta 250 veces el límite permitido por la ley.

La SIC notificó a la Fiscalía para que determine las investigaciones penales que puedan tener lugar en caso de usura. Por este d

Archivo Particular

La SIC notificó a la Fiscalía para que determine las investigaciones penales que puedan tener lugar en caso de usura. Por este d

Empresas
POR:
febrero 09 de 2015 - 05:19 p.m.
2015-02-09

La Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) impuso a BCI EMPRESAS S.A.S (propietaria de los establecimientos Anticipos Express) la máxima multa permitida por el ordenamiento jurídico, $1.288.700.000,por haber prestado dinero con un interés que superaba en la mitad del interés bancario corriente que para el periodo correspondiente estén cobrando los bancos.

La SIC ordenó, primera vez en la historia, la devolución de los intereses cobrados en exceso en un valor equivalente al doble de los mismos, a todos los consumidores que habían celebrado contratos de mutuo con BCI EMPRESAS S.A.S.

La entidad también ordenó congelar las cuentas bancarias de la compañía implicada para garantizar la devolución a los consumidores del doble de los intereses que se les cobraron y declaró ilegal comprar los sueldos de los colombianos como garantía para los préstamos  a través de instrumentos que pretender esconder bajo el ropaje de “contrato de anticipo de flujos futuros” lo que en realidad es un contrato de mutuo o préstamo de dinero con garantía en el sueldo.

La SIC notificó a la Fiscalía para que determine las investigaciones penales que puedan tener lugar en caso de usura. Por este delito, se imponen de cuatro a diez años de cárcel.

Al ser en realidad u préstamo de dinero, la Superindustria pudo determinar que a los consumidores que acudían a BCI EMPRESAS S.A.S., con un plazo no mayor de 15 días, se les llegaba a cobrar intereses que superaban 17 veces los intereses legales permitidos. En un caso extremo, como el de un préstamo con plazo de un día, la tasa cobrada podría estar superando en 250 veces la tasa máxima legal permitida.

Tratándose de consumidores que solicitaban un préstamo con un plazo de pago no mayor de 30 días, se les cobraba intereses 10 veces superiores a los permitidos, y en casos extremos también podría incluso llegar a 250 veces la tasa máxima legal.