Suplir la falta de espacio, el reto de Salitre Plaza

No solo inicia un proceso de renovación, sino que diseña fórmulas para ‘atraer’ nuevas marcas. Fidelización, tema clave.

La música se ha convertido en el lenguaje que une a las familias y a los grupos de población sin importar su edad.

Archivo Particular

La música se ha convertido en el lenguaje que une a las familias y a los grupos de población sin importar su edad.

POR:
abril 10 de 2013 - 12:44 a.m.
2013-04-10

Para los centros comerciales más antiguos y de formato mediano, como Salitre Plaza, la llegada de las grandes tiendas los enfrenta a una problemática: la falta de espacios que satisfaga sus necesidades.

Esto se convierte en todo un reto que tratan de solventar con ingenio y creatividad, mucho más si se tiene en cuenta que en el caso de Salitre Plaza, este tiene el limitante que impone la normatividad en cuanto a una capacidad máxima de ampliación.

Por ejemplo, tiendas como Gap solicitan formatos que les permitan disponer de dos mil metros cuadrados; iguales espacios requieren Zara y Replay, mientras otros como La Polar piensan en tener seis mil metros cuadrados a su disposición.

Ante esta realidad y demanda, Patricia Urrea, gerente general de Salitre Plaza, explica que han tenido que asumir diversas estrategias encaminadas a atraer a las nuevas e innovadoras marcas, argumentando las otras ventajas de estar en este lugar: “ubicación estratégica, ser el quinto centro comercial más vendedor de la ciudad y el noveno del país, y tener un plan de modernización ya visualizado”.

“Es lo que estamos haciendo, y por eso tuvimos a bien contar con la llegada de Andrés Exprés, del empresario Andrés Jaramillo, local que inauguramos la semana pasada en la Plazoleta de Comidas, aunque venía funcionando desde antes”, agregó Urrea.

A esto se suma la llegada de otras marcas como Mac Center, Koziol, Subway y Aeropostale. Esta última tendrá en Salitre Plaza su primera tienda (especializada en ropa juvenil) en Colombia.

Adicionalmente, otras tan traidicionales como Juan Valdez iniciaron el proceso de mejoramiento de sus locales, y Fedco lo renovó en octubre pasado.

Y hay una lista de más marcas nacionales e internacionales que quieren estar en Salitre Plaza, como GAP, Bershka, Zara, Bata, Forever 21, La Polar, Náutica y Bebe, entre otras.

“Es aquí en donde tenemos la limitación de espacio para grandes formatos y por eso estamos estableciendo disponibilidad, mediante la unión de locales de pequeño y mediano tamaño. Quisiéramos tener mucha más área, y cuando logramos visualizar cambios, los hacemos.

Si desocupan un lugar tratamos de ver si lo unimos con el del lado o los dos siguientes, para ampliar el espacio, pues el formato de locales de Salitre Plaza es de 40, 60 y 100 metros cuadrados, y los formatos que ellos están pidiendo están en los 300 en promedio, excepto las grandes tiendas que piden más de 2.000 metros cuadrados”, explica Urrea.

OTROS PROYECTOS

En la necesidad de innovar y responder a las exigencias del mercado actual, Salitre Plaza también entiende que llegó la hora de remodelar, obviamente, dentro de los parámetros permitidos. “Con la Asociación de Copropietarios se ha diseñado un preproyecto, y la firma de arquitectos que lo está adelantando es AIA. Se espera invertir unos 35.000 millones de pesos de aquí a dos años en temas como el reforzamiento de la movilidad vertical, para que la gente tenga más facilidad de subir al segundo y el tercer piso; la remodelación de las fachadas y una mayor ambientación, donde el cliente viva una experiencia diferente, vea que el centro comercial no es el mismo de hace 17 años, y que otorga un ambiente más cálido, acogedor y cómodo”, explica Urrea.

Otro objetivo es reforzar la orientación al cliente, con la novedad de esas nuevas marcas interesadas por venir al país, “por la estabilidad económica y política”. Pero también con un conocimiento pleno de cada comprador, de lo que quiere, necesita y busca. Solo así es posible “hacerlos sentir más cómodos, y lo estamos logrando”.

“Tenemos un programa de fidelización con 30 mil carnetizados, a quienes contactamos mes a mes, informándoles novedades, lanzamientos y todo lo que el centro comercial tiene para ofrecerles, con unos descuentos especiales. Quien porte ese carnet de Salitre Plaza tiene descuentos permanentes del 10 al 20 % en los almacenes acreditados”, agrega Patricia Urrea.

En el caso específico de este centro comercial, el perfil de sus visitantes es el de un comprador de estrato 3, 4 y 5, entre 18 y 50 años, que busca poder hacer compras, pero también mucho entretenimiento, mucha diversión familiar; “donde pueda disfrutar desde el nieto hasta el abuelito, y eso lo hemos logrado a través de la estrategia de humor y música, que se convierten en el idioma universal. Hay que ofrecerles un rato agradable en el centro comercial, donde después de sus compras pueden sentarse a ver un espectáculo que les cambie un poco el ritmo de la vida y salgan felices”.

Actualmente, la actividad cultural y recreativa está direccionada a los diferentes segmentos y en horarios diversos. Esta incluye los miércoles de la música, los viernes de la música de café concierto; la misa todos los domingos.

“En Semana Santa hicimos todos los oficios religiosos aquí en el centro comercial con la ayuda del párroco de esta localidad; los sábados, cuando hay jornada de Bogotá Despierta, no falta un programa para la gente”, puntualiza Urrea.

JORNADAS EDUCATIVAS Y DE RESPONSABILIDAD, OTRO TEMA CLAVE

Diariamente, Salitre Plaza organiza actividades para sus diferentes grupos de clientes y las familias, algunas con un toque educativo y social.

- Para inculcar respeto por los animales, aprovechando el Mes del Niño, todos los fines de semana de abril estará Mi Granjita, que les permite estar cerca de la vaca enana, dos ponis, el burro siciliano, una cabra pigmeo, dos ovejas, entre otros animales, ubicados en corrales en la Plaza de la Luna.

- También, y hasta el 14 de abril, 60 artesanos estarán mostrando sus trabajos, algunos elaborados con tapas recicladas de botellas de refrescos y gaseosas. Se destaca un bolso en tela con una manija. Los recursos están dirigidos a la Fundación Creo, que apoya a los niños con cáncer.

Marisol Ortega G.

Subeditora Portafolio

Siga bajando para encontrar más contenido