Sustituir a la Drummond, el interrogante de la crisis

Por falta de capacidad local, los compradores tendrían que abastecerse de carbón de otros países.

Sustituir a la Drummond, el interrogante de la crisis

Archivo Portafolio.co

Sustituir a la Drummond, el interrogante de la crisis

POR:
enero 18 de 2014 - 10:43 p.m.
2014-01-18

La suspensión de las exportaciones de Drummond, tras no cumplir con las obras de cargue directo exigidas desde el primero de enero pasado a ese tipo de operaciones mineras, les generó un bono de pocos días a sus competidores locales.

Sin embargo, esta situación no es sostenible por falta de producción nacional.

En efecto, una vez la empresa se vio obligada a presentar la declaratoria de ‘fuerza mayor’ a sus clientes, el pasado 13 de enero, algunas grandes embarcaciones, con las que la minera tenía compromisos de venta, ya se encontraban en ruta hacia el puerto en Ciénaga (Magdalena) con más de una semana de viaje en altamar. Regularmente, estos barcos, de gran calado y capacidad, tardan 15 días en su recorrido desde Europa hasta las terminales portuarias en Colombia.

A esa altura del trayecto, es decir, entre cinco y siete días de viaje marítimo, no había posibilidad de regresar y era indispensable cumplir el itinerario hasta cargar el carbón colombiano. Los clientes europeos, tras procesos urgentes de consulta, optaron por buscar otros proveedores en el país para suplir el producto que Drummond no les podía entregar.

Los demás jugadores del mercado colombiano recibieron solicitudes de compra para cargar las naves que venían en camino. Aprovechando esa contingencia, las mineras que contaban con inventarios aceptaron suplir los pedidos cobrando un sobreprecio.

Fue un hecho aislado. La contingencia se pudo atender esa primera semana de ‘fuerza mayor’, pero no era una situación sostenible, pues ninguna tiene capacidad de producción para solventar los negocios incumplidos por Drummond.

En medio de la suspensión de Drummond, comenzaron las especulaciones al interior del mercado local. Por ahora, lo que está claro es que el carbón que la minera estadounidense dejará de enviar a sus compradores durante los próximos dos meses y medio no podría ser sustituido por mineral colombiano porque no hay capacidad para ello.

Otro problema tiene que ver con las diferencias entre Prodeco e Interocean (filial de Drummond en Colombia), que no lograron un acuerdo para construir el recientemente inaugurado Puerto Nuevo entre ambas firmas, que tiene la capacidad del cargue directo. Por eso, Prodeco construyó su puerto solo.

Sin embargo, un funcionario de Prodeco aclaró que el puerto opera en su máxima capacidad y no tiene espacio para más despachos. Pero los comentarios no paran ahí. Otros señalan que las viejas rencillas entre las dos casas matrices, tras un fallido intento de compra de Glencore-Xstrata a Drummond, dañaron las relaciones de las multinacionales y les cerró la puerta a cualquier alianza, como la que requiere la estadounidense ante la actual coyuntura.

Además, como Glencore-Xstrata tiene la mayor participación del mercado mundial de commodities, no han faltado quienes advierten que ahora esa multinacional tendría algún interés en captar los negocios actualmente desatendidos por Drummond, con ventas y despachos desde otras minas y puertos de su propiedad en diferentes partes del globo.

¿PUERTO BOLÍVAR O PUERTO NUEVO?

Otro de los rumores señala que el carbón de Drummond podría ser despachado por Puerto Bolívar, propiedad de Cerrejón. Pero los analistas afirman que es una de las alternativas menos viable, por la necesidad de usar más de 1.000 tractomulas diarias, que generarían seguramente una protesta social y un deterioro de las carreteras que podrían conectar las minas de Drummond con la alta Guajira.

Los más optimistas afirman que Puerto Nuevo podría tener espacio para sacar algunos despachos de Drummond. Sin embargo, gente de la zona ha confirmado que a la fecha (pasado viernes) el tren de la estadounidense no se había movido.

Siga bajando para encontrar más contenido