Tablemac saldría de la Bolsa de Valores de Colombia

Para el 18 de noviembre está prevista la asamblea donde los accionistas decidirán. Esto es poco usual en el mercado accionario colombiano. En tres meses se concretaría la decisión.

Tablemac

Archivo

Tablemac

Empresas
POR:
noviembre 12 de 2015 - 03:52 a.m.
2015-11-12

Para el próximo 18 de noviembre está citada la asamblea en la cual la firma Tablemac decidirá si deslista o no sus acciones de la Bolsa de Valores de Colombia, como lo proponen los accionistas mayoritarios, en lo que sería un hecho poco usual en el mercado nacional.

Si se da el visto bueno, como se espera dado que la iniciativa la lideran los inversionistas brasileños que detentan el 80,62 % de los papeles, luego se deberá presentar a la Superintendencia Financiera el nombre de una empresa avaluadora y apenas se establezca el precio de la acción, los interesados harían una oferta pública de acciones (OPA) para que vendan los minoritarios que no estén de acuerdo con ese movimiento.

Todo este proceso deberá cumplirse en unos tres meses, de acuerdo con el presidente de la compañía, Juan Fernando Vásquez. Lo que se sabe es que los cariocas buscarían quedarse con la totalidad de la compañía.

Aunque Vásquez no quiso dar su opinión al respecto, lo cierto es que la alta concentración accionaria y el hecho de que en muchos años la empresa, que está enlistada desde su creación, en 1989, no ha utilizado el mercado de valores sino el crédito bancario para financiar sus planes de crecimiento, hacen poco atractiva su permanencia en la Bolsa, que en cambio sí le impone restricciones.

Todo esto no afectará sin embargo los planes que tiene la compañía para el futuro. De acuerdo con el Gerente, la intención es seguir aprovechando el buen momento que se vive. Aunque solo a finales de este mes revelarán los resultados del tercer trimestre, el balance previo da para pensar en un 2015 próspero. De hecho, en el primer semestre, Tablemac reportó ventas por casi 127 mil millones de pesos, frente a los 104 mil millones del 2014. El Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) también se incrementó en un 47,5 %.

MENOS COMPETENCIA EXTERNA

Este auge obedece a que, por una parte, la competencia que se da por la vía de las importaciones ha disminuido con la devaluación del peso y a que, según Vásquez, se observa un aumento en la demanda impulsado por los incentivos que el Gobierno le ha dado a la construcción, así como por la perspectiva del inicio de las obras viales a través de concesiones de cuarta generación (4G).

“Si bien nuestro producto va más dirigido a la construcción de vivienda y edificaciones, las 4G nos benefician en dos sentidos: además de que tenemos unas formaletas para el encofrado de concreto que muchas veces se usan en estos proyectos, con la generación de empleo por donde van a pasar las obras se genera más demanda”, anotó.

Otra fuente de mayores ingresos para le compañía son las exportaciones, que representan entre el 11 y el 12 por ciento de lo que la empresa produce en sus plantas de Antioquia y Caldas. Sus principales mercados externos son Centroamérica y el Caribe, lo mismo que Perú y Ecuador. Este último país sí le está trayendo dolores de cabeza debido a la salvaguardia del 45 % que impuso el gobierno de Rafael Correa a la llegada de productos terminados.

“Lo único que nos queda es tener paciencia hasta marzo del 2016, cuando supuestamente termina el plazo de un año que le dio la Comunidad Andina para la aplicación de esta medida”, dice Vásquez.

La estrategia en el corto plazo es que las exportaciones suban al 15 % de lo que la compañía factura, fortaleciendo su presencia en Centroamérica y Perú.

No obstante, la mira sigue puesta sobre todo en el mercado interno donde, según sus cálculos tienen el 30 % de participación en tableros aglomerados. En MDF (tableros de fibra de media densidad) poseen el 40% del mercado y compiten solo con importados, ya que poseen la única planta en el territorio nacional.

Justamente la entrada en funcionamiento de esa planta en el 2012 le permitió duplicar sus volúmenes de venta, y más ahora con el cierre de la frontera con Venezuela, de donde llegaba cerca del 12 % del MDF extranjero. El resto proviene principalmente de Chile. Ahora, sus esfuerzos están concentrados en ampliar los sembrados de maderables en el norte y nordeste antioqueños para mantener la cantidad de materia prima que requieren sus procesos.