TAP llega al país y no se vende..., por ahora

Fernando Pinto, cabeza de la aerolínea lusa, quiere que Lisboa sea la puerta de Europa para colombianos. Explica por qué el país es su prioridad.

Aerolínea TAP Portugal.

Archivo particular

Aerolínea TAP Portugal.

POR:
marzo 14 de 2014 - 03:34 a.m.
2014-03-14

En el itinerario de TAP, la aerolínea del gobierno de Portugal que acaba de obtener una ruta en Colombia, hay escalas signadas por la crisis. Una de ellas, el intento de compra por Germán Efromovich, pero la privatización está congelada por ahora.

En el peor momento de la crisis europea, el gobierno portugués puso en marcha un plan de privatizaciones que comprendía negocios de energía, correos, petróleo, aeropuertos y la aerolínea. En el 2012, sus deudas superaban en 500 millones de euros a sus propiedades.

El 8 de diciembre de ese año, Efromovich, a través de su matriz Synergy, terminó siendo el único oferente por la empresa, pero dos semanas después el consejo de ministros rechazó su oferta.

Hoy, TAP pasa por su mejor momento, a juicio de su presidente, Fernando Pinto, y la Aeronáutica Civil le adjudicó la ruta Lisboa-Bogotá-Panamá-Lisboa, con 4 frecuencias semanales. Pinto aspira a frecuencias diarias y expandirse más en Latinoamérica.

Brasil, Venezuela... ¿por qué Bogotá?

TAP es hoy la aerolínea líder entre Europa y Brasil y, con la apertura este año de los destinos de Belem y Manaus, tendrá vuelos directos de Europa a 12 ciudades brasileñas. En nuestra expansión en América Latina, Colombia es nuestra primera opción.

¿Cuál es el atractivo del mercado colombiano?

El extraordinario crecimiento del tráfico aéreo en Latinoamérica y, en particular, en Colombia. TAP, con más de 55 destinos en Europa, ofrece una gran conexión a todo el continente y, al mismo tiempo, permite llegar rápidamente a Bogotá. Además, Lisboa, por su estratégica posición, es un importante centro de conexión con América del Sur, África y Europa. En estos años de dificultades económicas en Europa, el aeropuerto de Lisboa fue el que más creció en el continente.

Bogotá-Madrid es la ruta más usada por el colombiano que va Europa. ¿Tendrán suficiente demanda sus vuelos a Bogotá?

El potencial creciente de tráfico entre Colombia y Europa no se agota con las rutas a España. Además, hay toda una ventaja en diversificar puntos de partida y llegada. Por otro lado, TAP tiene una red de ventas en toda Europa, lo que permite vender el destino Bogotá en todo el continente. TAP enlaza a Lisboa con 8 ciudades españolas.

¿Planean nuevas rutas dentro de Colombia?

En la primera fase, buscaremos consolidar esta nueva ruta y, más tarde, si es posible, aumentaremos las frecuencias entre Lisboa y Bogotá. TAP y Avianca pertenecen a Star Alliance, lo que permitirá, en un futuro, crear ventajas conjuntas para los clientes de ambas compañías. Por el momento, no tenemos previstas nuevas rutas más allá de Bogotá.

Las aerolíneas se quejan de altos costos en el aeropuerto El Dorado en Bogotá, ¿Cómo les parece a ustedes?

Los costos operacionales influyen en el precio final del viaje, teniendo un peso muy grande en los volúmenes de tráfico.

Las aerolíneas europeas no atraviesan el mejor momento, ¿por qué está expansión?

TAP está en su mejor momento. Según los resultados del 2013, alcanzamos beneficios por quinto año consecutivo. Y este saneamiento nos permite reforzar nuestra flota con 6 aeronaves más, con las que abriremos nuevos destinos tanto en América Latina como en Europa.

¿Prosiguen las negociaciones con Germán Efromovich?

El proceso de privatización del 2012 fue cerrado y no ha sido aún reabierto. El Estado portugués ha reafirmado el deseo de privatizar la compañía y, en esta fase, ha pedido a asesores técnicos que estudien los diversos escenarios posibles.

¿Abrirán nuevas rutas o frecuencias a otros países del continente americano?

Estamos reforzando nuestra red comercial en la región para ampliar nuestro conocimiento sobre los diversos mercados. Solo más tarde estaremos en condiciones de tomar nuevas decisiones. Por ahora, nuestra prioridad es alcanzar, lo más rápidamente posible, a tener frecuencias diarias.

Inmaculada Iglesias

Redacción Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido