Tareas del hogar también motivan a ejecutivos

Aunque todavía hay una brecha entre la mujer y el hombre, los varones muestran más interés en estas labores.

Sandra Idrovo

Sandra Idrovo, directora de Investigación de INALDE, habla de los retos de esta brecha.

Cortesía Inalde

POR:
Portafolio
julio 11 de 2017 - 10:30 p.m.
2017-07-11

La brecha entre los hombres y las mujeres en cuanto a las tareas del hogar sigue inclinada a la población feminina. Sin embargo, los hombres, específicamente quienes trabajan, muestran un interés en esas labores.

(Vea: Cinco consejos para empezar un negocio en pareja

Según un informe realizado por la Home Renaissance Foundation de Reino Unido, en alianza con el Centro Walmart Conciliación Familia y Empresa del IAE Business School de Argentina y el Centro Cultura, Trabajo y Cuidado del INALDE Business School de Colombia, las mujeres invierten 21 horas en las tareas domésticas y los hombres 14.

(Lea: Claves para tener felices y lúcidos a sus trabajadores

“En los 20 países que hicimos la investigación, en todos el sexo femenino invertía más tiempo en ese tipo de labores. Sin embargo, de manera positiva vemos que el 76% de los encuestados, entre hombres y mujeres, piensa que son importantes para su desarrollo”, explicó Sandra Idrovo, directora de Investigación de INALDE.

(Lea: Los beneficios que ofrecen las empresas y qué buscan los profesionales

A su vez, la investigadora resaltó que en ese sentido, los hombres también están teniendo una mayor disposición a aprender de dichas labores. “La encuesta reveló, además, que el 14% de los varones está dispuesto a dedicarle tiempo a capacitarse para aprender de estar tareas del hogar, mientras que solo el 10% de las mujeres dijeron estar dispuestas a ello”, sostuvo Idrovo.

LAS TAREAS NO SON UNA CARGA

De acuerdo con la directiva, varios reconocen que los quehaceres del hogar no necesariamente son vistos como una carga para quien lo hace. “Una pregunta que les hicimos en este estudio es si ellos piensan o están conscientes de que las tareas domésticas, los ayudaría a desarrollar unas capacidades extra. La respuesta fue que sí”, destacó la directiva.

De hecho, recordó Idrovo, que ya hay varios planes en los que los altos mandos de las organizaciones envían a clases de cocina a sus directivos para estimular la creatividad.
“Este tipo de tareas son, sin duda, una manera de explorar otras facetas de los individuos y a desarrollar sus habilidades”, comentó.

Esta investigación se realizó conjuntamente con 51 expertos de 37 países de los cinco continentes, y busca ser una herramienta para el análisis del rol del hombre como el de la mujer en el hogar, la distribución de las tareas, el tiempo invertido, el desarrollo y éxito profesional, entre otros. Con eso, busca contribuir al diseño de políticas públicas que acompañen las nuevas dinámicas familiares.

Siga bajando para encontrar más contenido