Tasa de interés no es lo único que baja cuota de crédito

Rafael Caro, director de Finadco, explica cómo estructurar un negocio financiero para no morir en el intento. El directivo recalca que este servicio no es exclusivo de las grandes operaciones, sino que está disponible para cualquier persona.

Tasa de interés no es lo único que baja cuota de crédito

Abel Cárdenas / Portafolio

Tasa de interés no es lo único que baja cuota de crédito

Empresas
POR:
febrero 03 de 2015 - 12:01 a.m.
2015-02-03

Uno de los errores de las personas y las compañías cuando solicitan un crédito es que normalmente lo único que piden es tasa de interés y la ventaja no necesariamente está allí.

“Normalmente la gente sufre crisis financieras, porque no negoció bien su crédito y no supo definir si necesita efectivo, o más tiempo (flujo de caja a corto o largo plazo)”, explica Rafael Caro, director ejecutivo de Finadco, compañía especializada en estructuración financiera.

Y es que la mayoría de personas cuando tiene una necesidad de préstamos no sabe que puede usar compañías de estructuración financiera, que no representan ningún costo para el usuario y su trabajo es buscar la mejor herramienta para financiar sin llegar a la asfixia financiera.

Rafael Caro habló con Portafolio sobre cómo optimizar los servicios que ofrece el sistema financiero y adaptarlos a las necesidades que cada persona tiene.

¿Qué hace una compañía de estructuración financiera?

Nosotros nos especializamos en la estructuración de créditos hipotecarios y leasing para la financiación de inmuebles (bodegas, casas, locales, y demás). Tenemos brokers especializados, por cada línea de negocios, que escuchan al cliente sobre qué quiere y cómo lo va a hacer; luego se hace el análisis real financiero, se estructura y se le presenta al banco para que decida. Para el cliente este servicio no tiene costo debido a que nuestra compañía es contratada directamente por las entidades financieras.

¿Pero es solo para grandes negocios?

No. El servicio es para toda la gente, desde quien quiere comprar un apartamento, el pequeño empresario, el ganadero, cualquier persona o empresa que lo requiera. No hay exclusividad para grandes empresas, ni mucho menos.

En el agro por ejemplo se presentan muchas limitantes bancarias.

Y mire que ese es uno de nuestros puntos fuertes, porque son solucionables. Hemos realizado varias estructuraciones a diferentes sectores del agro donde rara vez han accedido al sistema financiero, pero que tienen créditos extrabancarios con unas tasas muy altas de hasta el 5 por ciento mensual.

Otros sacrifican su flujo de caja para honrar sus obligaciones y resulta que lo que han descubierto con Finadco es que no se requiere sacrificar la liquidez para tener un buen crédito, y que los bancos son una excelente alternativa para crecer, siempre y cuando se tome el producto adecuado.

El mejor es el que ofrezca la mejor tasa…

No necesariamente. Ese es el primer punto que las personas tienen que aprender: un crédito no es solo tasa de interés. Hay varios factores que se deben analizar. Un crédito hipotecario lo componen plazos, tasas y dos seguros, el de incendio y terremoto que va sobre el inmueble, y el de vida, que va sobre la deuda del tomador.

Muchas veces los costos de los seguros que inicialmente se ofrecen son muy altos y son los que disparan el valor del préstamo. Eso es lo que nuestros expertos hacen: buscar optimizar cada peso que pueda ahorrar el cliente, estructurando la mejor opción.

¿Los trámites son dispendiosos?

No, nuestra compañía hace todo, hasta ir por su firma.

¿Qué operaciones hacen?

Estructuración para compra de inmuebles, obtener liquidez, compra de cartera, leasing habitacional y leaseback.

¿Solo operan en Bogotá?

Nacimos y centralizamos las operaciones en Bogotá; sin embargo, hemos realizado operaciones en diferentes ciudades. La compañía, con su plan de expansión, planea la apertura de oficinas en Cali, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Cartagena.

¿Cómo está el mercado en Bogotá?

Los constructores no han encontrado una estabilidad en el plan de ordenamiento territorial, lo que ha movilizado los nuevos proyectos a ciudades intermedias. Esto sumado a la escasez de terrenos y al elevado precio de los mismos en la ciudad.

Hoy quien compra vivienda en Bogotá es porque lo necesita, los inversionistas han bajado.

¿A dónde van los inversionistas?

Se están desarrollando bien, en el caso de Bogotá, los municipios cercanos para vivienda, sobre todo al norte de la ciudad, y las grandes ciudades del país. Por ello queremos llegar a esos mercados.

¿Y cómo les va a ustedes?

Bien. El año pasado movimos unos 60.000 millones de pesos en créditos y leasing, siendo número uno en estructuración financiera en el país. no de los errores de las personas y las compañías cuando solicitan un crédito es que normalmente lo único que piden es tasa de interés y la ventaja no necesariamente está allí.

“Normalmente la gente sufre crisis financieras, porque no negoció bien su crédito y no supo definir si necesita efectivo, o más tiempo (flujo de caja a corto o largo plazo)”, explica Rafael Caro, director ejecutivo de Finadco, compañía especializada en estructuración financiera.

Y es que la mayoría de personas cuando tiene una necesidad de préstamos no sabe que puede usar compañías de estructuración financiera, que no representan ningún costo para el usuario y su trabajo es buscar la mejor herramienta para financiar sin llegar a la asfixia financiera.
Rafael Caro habló con Portafolio sobre cómo optimizar los servicios que ofrece el sistema financiero y adaptarlos a las necesidades que cada persona tiene.

¿Qué hace una compañía de estructuración financiera?

Nosotros nos especializamos en la estructuración de créditos hipotecarios y leasing para la financiación de inmuebles (bodegas, casas, locales, y demás). Tenemos brokers especializados, por cada línea de negocios, que escuchan al cliente sobre qué quiere y cómo lo va a hacer; luego se hace el análisis real financiero, se estructura y se le presenta al banco para que decida. Para el cliente este servicio no tiene costo debido a que nuestra compañía es contratada directamente por las entidades financieras.

¿Pero es solo para grandes negocios?

No. El servicio es para toda la gente, desde quien quiere comprar un apartamento, el pequeño empresario, el ganadero, cualquier persona o empresa que lo requiera. No hay exclusividad para grandes empresas, ni mucho menos.

En el agro por ejemplo se presentan muchas limitantes bancarias.

Y mire que ese es uno de nuestros puntos fuertes, porque son solucionables. Hemos realizado varias estructuraciones a diferentes sectores del agro donde rara vez han accedido al sistema financiero, pero que tienen créditos extrabancarios con unas tasas muy altas de hasta el 5 por ciento mensual.

Otros sacrifican su flujo de caja para honrar sus obligaciones y resulta que lo que han descubierto con Finadco es que no se requiere sacrificar la liquidez para tener un buen crédito, y que los bancos son una excelente alternativa para crecer, siempre y cuando se tome el producto adecuado.

El mejor es el que ofrezca la mejor tasa…

No necesariamente. Ese es el primer punto que las personas tienen que aprender: un crédito no es solo tasa de interés. Hay varios factores que se deben analizar. Un crédito hipotecario lo componen plazos, tasas y dos seguros, el de incendio y terremoto que va sobre el inmueble, y el de vida, que va sobre la deuda del tomador.

Muchas veces los costos de los seguros que inicialmente se ofrecen son muy altos y son los que disparan el valor del préstamo. Eso es lo que nuestros expertos hacen: buscar optimizar cada peso que pueda ahorrar el cliente, estructurando la mejor opción.

¿Los trámites son dispendiosos?

No, nuestra compañía hace todo, hasta ir por su firma.

¿Qué operaciones hacen?

Estructuración para compra de inmuebles, obtener liquidez, compra de cartera, leasing habitacional y leaseback.

¿Solo operan en Bogotá?

Nacimos y centralizamos las operaciones en Bogotá; sin embargo, hemos realizado operaciones en diferentes ciudades. La compañía, con su plan de expansión, planea la apertura de oficinas en Cali, Medellín, Bucaramanga, Santa Marta y Cartagena.

¿Cómo está el mercado en Bogotá?

Los constructores no han encontrado una estabilidad en el plan de ordenamiento territorial, lo que ha movilizado los nuevos proyectos a ciudades intermedias. Esto sumado a la escasez de terrenos y al elevado precio de los mismos en la ciudad.

Hoy quien compra vivienda en Bogotá es porque lo necesita, los inversionistas han bajado.

¿A dónde van los inversionistas?

Se están desarrollando bien, en el caso de Bogotá, los municipios cercanos para vivienda, sobre todo al norte de la ciudad, y las grandes ciudades del país. Por ello queremos llegar a esos mercados.

¿Y cómo les va a ustedes?

Bien. El año pasado movimos unos 60.000 millones de pesos en créditos y leasing, siendo número uno en estructuración financiera en el país.

César Giraldo
Subeditor