La tecnología Led marca la tendencia en iluminación

Este sistema carece de toxicidad y no genera luces ultravioleta o infrarrojas, las cuales tienden a dañar las superficies.

La automatización es uno de los aspectos que se deben tener en cuenta en los proyectos modernos para economizar energía.

Phillips

La automatización es uno de los aspectos que se deben tener en cuenta en los proyectos modernos para economizar energía.

Empresas
POR:
septiembre 24 de 2014 - 12:05 a.m.
2014-09-24

Utilizada en proyectos comerciales, edificios y viviendas, hoy en día la tecnología Led es la predilecta para resaltar exteriores y alumbrar espacios interiores.

Sus siglas en inglés significan Light-Emitting Diode, que en español se traduce como ‘diodo emisor de luz’.

Se trata de un pequeño dispositivo semiconductor (el diodo) que al aplicarle una corriente eléctrica emite luz de un color determinado, que puede variar según el material que se incluya en él.

De acuerdo con Jannette Ballestas, Field Marketing & Lighting University de Phillips, su principal ventaja es el ahorro energético que proporciona, que puede estar entre el 30 y el 90%.

Además, su vida útil es mayor, comparada con los sistemas tradicionales, ya que dura “50 veces más que las bombillas incandescentes y 10 veces más que las ahorradoras”, dice Ballestas.

De igual manera, esta tecnología no produce titileo al encenderse, no utiliza gases como otros mecanismos de iluminación y tampoco genera luces ultravioleta o infrarrojas, cuyos rayos suelen dañar las superficies.

Por estas características que tiene y la demanda que existe en el mercado, es considerado el sistema lumínico del futuro.

En ello coincide Mauricio García, gerente de Tecnolyte, quien añade que hay otra tecnología que está próxima a llegar y es la Oled (diodo orgánico de emisión de luz), en la cual, como su nombre lo indica, se utilizan componentes orgánicos que reaccionan a una estimulación eléctrica.

Sin embargo, “en iluminación está muy incipiente y, también es muy costosa, pero es lo que viene”, afirma García.

Asimismo, aseguró que la automatización es uno de los aspectos que se deben tener en cuenta en los proyectos modernos, con el fin de obtener un mayor ahorro energético.

Al respecto, William Mariño, jefe de producto de control de iluminación de Schneider Electric, explicó que la iluminación no sólo se puede controlar por medio de detectores de presencia, sino que existen otros equipos para lograrlo.

Entre ellos está la atenuación, en la que se regula el porcentaje de encendido; el uso de teclados o mandos por parte de los usuarios, la configuración de horarios para que la luz se prenda o apague en determinados momentos y los sensores de luminosidad que permiten aprovechar la luz natural.

“Juntando todas las estrategias, es posible alcanzar ahorros en un edificio hasta del 60 % en el consumo de energía de iluminación y eso representa alrededor de un 20 % del consumo total de la energía de la construcción”, manifiesta Mariño.

Finalmente, Alfredo García, fundador de la empresa ClaroOscuro Lighting Design, propone estudiar una fuente lumínica que no es contaminante y, además, es gratis: el sol.

“En nuestro país tenemos 12 horas de iluminación natural, entonces es importante realizar estudios de luz para entender, por ejemplo, por dónde entra el sol, qué tipo de ventanería se debe utilizar y cómo se debe colocar”, puntualiza García.

ES CLAVE INFORMARSE ANTES DE INVERTIR EN ESTAS LUMINARIAS 

Los sistemas de iluminación Led aunque ofrecen muchas posibilidades en cuanto a eficiencia y estética, de acuerdo con Julia Erlhöfer, de la empresa ClaroOscuro Lighting Design, no todos los productos cuentan con la misma calidad y, por ejemplo, se puede dar el caso que una bombilla no dure las 50 mil horas que promete la marca.

Por su parte, Mauricio García, de Tecn olyte, asegura que el cliente debe asesorarse y ser más crítico a la hora de comprar un bombillo con tecnología Led.

“La eficiencia no se da simplemente al poner un bombillo que consume menos, sino al saber qué tipo de lámpara usar y en qué espacio colocarla”, concluye García.

Andrea Benavides
Especial para Portafolio