Teletrabajo: trancón, negocios y dimensión social

Cerca de 40.000 colombianos ya teletrabajan y la tendencia parece creciente.

Teletrabajo: trancón, negocios y dimensión social

Archivo particular

Teletrabajo: trancón, negocios y dimensión social

Empresas
POR:
febrero 07 de 2015 - 12:41 a.m.
2015-02-07

A propósito del ‘Día sin Carro en Bogotá’, resulta oportuno explorar diferentes alternativas para hacerle quite al trancón, indeseable situación que no es exclusiva de las grandes ciudades colombianas. En este contexto, el teletrabajo se configura en una de las múltiples posibilidades que nuestras ciudades tienen a la mano para aliviar, así sea en parte, las graves condiciones de movilidad de muchas ciudades.

Datos recientes de un estudio elaborado por un consultor independiente del DNP indican que en Bogotá se pierden siete millones de horas al año producto de trancones. De hecho, el tiempo de traslado promedio en la capital del país es de 67 minutos, un lapso normal entre la casa y el trabajo es de 30 minutos y todo exceso por encima de esa media es tiempo perdido.

Y como si todo esto fuera poco, en Colombia se pierde el 2 por ciento del PIB al año por efecto de los trancones, una cifra que equivale a unos 16 billones de pesos, es decir, más de lo que costará la primera línea del metro de Bogotá, valorada en 15 billones de pesos, y casi el equivalente al presupuesto de la capital del país para el 2015 de 17 billones de pesos.

¿Con este panorama es preciso no pensar en el teletrabajo como una alternativa?

En los últimos meses, el término Teletrabajo parece haber cobrado una notoriedad creciente, habida cuenta de los esfuerzos de los Ministerios del Trabajo y de las Tecnologías de la Información y las Telecomunicaciones (Mintic) para impulsar y masificar este modelo. En el 2012, cuando se reglamentó la Ley 1221 de 2008 a través del Decreto 884, pocos apostaban a que este innovador modelo iba a mostrar resultados tan positivos. La última medición sobre la penetración del teletrabajo en el país, adelantada por Mintic, muestra que cerca de 40.000 colombianos ya teletrabajan, ratificando el éxito del modelo. Adicionalmente, en los últimos dos años, 168 organizaciones del sector público y privado han suscrito el Pacto por el Teletrabajo, que no es otra cosa que un acuerdo en donde los firmantes se comprometen a implementar esta modalidad laboral.

Ciertamente las cifras y la prospectiva sobre el teletrabajo en nuestro país son altamente positivas, y son diversos los elementos que han confluido para impulsarlo, incluidos los crecientes problemas de movilidad en nuestras ciudades, la persistencia del Gobierno en impulsar el teletrabajo en todo el país, la flexibilidad del modelo, los ahorros para el empresario, los avances en conectividad, la posibilidad de conciliar la vida laboral y familiar, entre otros. Es preciso reconocer que debido a que el teletrabajo está en etapa de consolidación en el país, en Colombia no hay estudios que midan a profundidad los incrementos en productividad del teletrabajo versus las modalidades de empleo tradicionales, como tampoco una evaluación del impacto positivo del teletrabajo en las estructuras de costos de las empresas y/o sectores económicos.

Eduardo Bejarano H.
Director de Derechos Fundamentales Ministerio del Trabajo