Temor por la informalidad en los servicios aduaneros

Aunque la Federación Colombiana de Agentes Logísticos en Comercio Internacional (Fitac) reconoce grandes avances en el estatuto aduanero que el gobierno está a punto de expedir, advierte sobre los que considera lunares en la nueva normatividad.

Miguel Ángel Espinosa, presidente de Fitac

Archivo Portafolio.co

Miguel Ángel Espinosa, presidente de Fitac

POR:
octubre 04 de 2013 - 03:32 a.m.
2013-10-04

Miguel Ángel Espinosa, presidente de Fitac, que este viernes concluye su XV congreso en Bogotá, señala, por ejemplo, la informalidad que se presentaría en el agenciamiento aduanero al eliminarse la obligación de que las operaciones de comercio exterior tienen que pasar por una agencia de aduanas. “Volveríamos a ver al hombre del maletín, computador y celular ofreciendo sus servicios de agenciamiento sin ninguna responsabilidad frente al cliente y a la misma Dian”, dijo Espinosa. Fitac reúne a agencias de aduanas, depósitos aduaneros, usuarios aduaneros permanentes, agencias de carga, navieros, operadores de transporte multimodal. ¿Cuál es su opinión sobre el nuevo estatuto aduanero, aún sin expedir? Se ha avanzado sobre la regulación actual. Propusimos que el Estado pasara de la aprehensión de las mercancías como único fin para combatir el contrabando y el flagelo de sanciones y multas.

Varias sugerencias fueron acogidas por la Dian y vemos que con el tema sancionatorio y de procedimientos va a ser mucho más fácil hacer una gestión aduanera en Colombia en importaciones y exportaciones.

Por ejemplo
Se invierten algunos pasos: ahora se paga y después se declara, pero a veces la Dian dice que se declaró menos o más valor y se tienen que reprocesar las operaciones. Con el nuevo estatuto primero se declara y después se paga para que no haya reproceso.

Cuando la Dian y el usuario aduanero se ponen de acuerdo en el valor declarado, en la partida arancelaria y están los papeles en regla se procede al pago electrónico, lo que va a facilitar mucho las cosas.
Hoy hay mucha controversia por la descripción de las mercancías
La descripción de las mercancías corresponde al 70 por ciento de las causales de aprehensión y decomiso en la aduana colombiana.

¿Porque no están bien descritas?

Sí, pero con errores de forma: una 's' en lugar de un cinco, que no se puso un guión sino un número tres, y esos errores formales de descripción estaba dando como resultado que se incrementaran las sanciones y multas en un 80-90 por ciento, cometidos sin dolo, ni mala fe ni detrimento patrimonial al Estado, y estaba
llenando de procesos y reprocesos a la Dian. Al final del proceso la Dian pide corrección en la declaración y la mercancía sale sin ningún problema.
¿El cambio facilita el comercio internacional?
Este es uno de los grandes avances del nuevo estatuto aduanero, pues la Dian ya no va a aprehender las mercancías como única salida sino que va a perseguir las grandes organizaciones criminales que están detrás del negocio del lavado de activos a través del contrabando técnico de las mercancías.
¿Qué otro cambio puede destacar?
Hoy, el declarante es la agencia de aduanas, que asume una responsabilidad gigante frente a su cliente siendo que la agencia no es la que importa o exporta las mercancías. En la nueva regulación, declarante será el importador o exportador o el transportador.
También se elimina la obligación de contratar una agencia de aduanas
Si una exportación o importación supera los 10.000 dólares es obligatorio contratar una agencia. En el nuevo estatuto esto desaparece. Es decir, se puede hacer sin necesidad de contar con los servicios de una agencia se puede declarar directamente ante la Dian, y aquí viene nuestra principal crítica al estatuto aduanero.
¿Cuál es la crítica?
Que quienes declaren directamente deberían cumplir los mismos requisitos de una agencia de aduanas: contar con sistemas informáticos electrónicos de primera calidad, capacitar al personal para evitarles reprocesos a las aduanas, cumplir con una legislación laboral. Las agencias hemos venido cumpliendo un papel muy importante.
¿Cuál papel?
Salvaguardar los intereses del Estado, ya que nosotros somos auxiliares de la función pública aduanera, un poco reconociendo la Dian que no tiene la capacidad para gestionar todos esos documentos y nos ha encomendado a nosotros, agentes logísticos, que les ayudemos con esa tarea.
¿Qué les preocupa de la no obligatoriedad de utilizar una agencia de aduanas?
Vemos con gran preocupación que si se puede actuar directamente ante la aduana, la Dian no va a tener que controlar 220 agencias sino que tendrá que controlar a 1.500 o 2.000 declarantes directos, cosa que dudamos mucho con la infraestructura que tiene la Dian.
Decía usted que puede renacer la informalidad en el agenciamiento. ¿Por qué?
La nueva legislación aduanera podría dar espacio a la informalidad, a que los agentes de maletín, computador portátil y maletín –ya desaparecidos de la escena– ofrezcan a la topa tolondra sus servicios a cualquier usuario aduanero sin tener ninguna responsabilidad del resultado de esa operación aduanera, porque como el concepto de declarante también cambió, entonces la obligación y responsabilidad no está en cabeza de las agencias sino en los declarantes importadores, transportadores y exportadores.

Jorge Correa C.
Redacción de Economía y Negocios

Siga bajando para encontrar más contenido