Tenaris insiste en que se necesitan las salvaguardias

La fabricante de tubos para la industria petrolera se defiende de sus competidores, que lo acusan de querer implementar salvaguardias infundadas para acaparar el mercado.

4.500 toneladas de tubos produce la fábrica al mes actualmente.

Archivo particular

4.500 toneladas de tubos produce la fábrica al mes actualmente.

Empresas
POR:
octubre 03 de 2014 - 02:06 a.m.
2014-10-03

La polémica está servida. Una solicitud de salvaguardia sobre la importación de tubos tipo casing y tubing, que se utiliza para los pozos petroleros, hecha por la empresa Tenaris Tubocaribe, despertó todo tipo de reacciones entre las empresas importadores de este bien industrial.

La productora pidió al Gobierno Nacional una medida de salvaguarda bajo el decreto 1407, que impediría el ingreso de tubería proveniente de países como Arabia Saudita, India, Rusia, Ucrania y Vietnam, con los que Colombia no tiene Tratado de Libre Comercio.

La justificación, según explica el director general para la Región Andina de Tenaris, Ricardo Prosperi, está en que el país está siendo inundado por tubos de estos nuevos orígenes a precios que están por debajo de los del mercado.

“Uno no toma una porción del mercado del 20 por ciento, en tres semestres a no ser que entre con un precio predatorio. Hay orígenes no tradicionales que no vendían históricamente en Colombia y que a costa de destruir el mercado están ganando una participación muy importante”, señaló Prosperi.

Ya en el 2012 la empresa logró que se aprobara una medida antidumping para las importaciones provenientes de China, que en el 2011 representaban el 50 por ciento del mercado interno.

Empresas importadoras como Ttgm, Iri y Pipe Supply denunciaron públicamente que de aprobarse la nueva salvaguardia aumentaría los precios de los tubos, afectando así la competitividad del sector, y que solo beneficiaría a TuboCaribe.

Algunas petroleras también se han manifestado en contra de la medida. En una carta enviada al Ministerio de Industria y Comercio, en octubre del 2013, la representante legal de Equión, Ana María Sarria Fernández, manifestó en nombre de la empresa su preocupación por el impacto de esta medida en la competencia.

“Queremos expresar nuestra total oposición a que el Gobierno acceda a las pretensiones de Tubos del Caribe Ltda. / Tenaris de poner otro sobre arancel a las importaciones de tubos para exploración y explotación de petróleo y gas so pretexto de proteger una producción nacional de tubos sin costura que no existe. En este escenario, podría Tubos del Caribe /Tenaris (...) monopolizar el mercado total de la importación de estos tubos”, señala la carta.

Ante estas versiones, el representante de Tenaris en Colombia se defiende y asegura que los tubos sin costuras, para los que buscan la salvaguardia, sí son de origen nacional.

En Colombia, se considera que un producto es de origen cuando el 40 por ciento del valor agregado o más se le ha dado en el país, o cuando ha tenido una transformación sustancial en territorio nacional.

“El tubo que viene perforado, recién laminado de la acería (que es importado de México) viene con las puntas sin cortar. Para llegar de ese tubo hasta el producto terminado, el que puede bajar al pozo petrolero, ese material tiene que pasar por 21 líneas de producción en Colombia, y eso lo hacemos en nuestra planta que tiene mil empleados”, explica Prosperi.

Agrega además que no es el único que fabrica este producto en el país. En efecto, en Barranquilla está instalada desde el año pasado la empresa CSP Tubo 360 que, según su página web, produce tubos con y sin costura, casing y tubing de 2 a 8 pulgadas según la referencia.

Se espera que en las próximas semanas el Ministerio de Comercio tome una decisión sobre esta nueva solicitud de salvaguarda.

Para los importadores, están en juego los costos de la industria petrolera y la competitividad del sector; para los productores, está en riesgo la manufactura nacional y la posibilidad de entrada de nuevos jugadores al mercado.

UN ENTORNO COMPLEJO PARA LA INDUSTRIA

Tanto productores como importadores deben enfrentar un panorama de menor número de pozos.

En los últimos dos años el mercado para los proveedores de tubería para el sector petrolero (importada o nacional) se ha reducido en 28 por ciento al pasar de un volumen de 204 millones de toneladas a 147 millones.

A esta situación, que depende más de la evolución de la industria que de problemas de competencia, se le suma la detección de prácticas desleales para la importación de estos bienes para la industria.

“Desde el 2012 hasta el 2014 hemos interpuesto 34 denuncias por irregularidades en importaciones de tuberías en la aduana, algunas investigaciones están avanzando pero es algo que lleva mucho tiempo. Y acá la solución no es subir arancel sino que la Dian investigue, el día en que la Dian les ponga una multa no hacen más eso”, explicó Prosperi.

Las denuncias son por prácticas de contrabando técnico, como triangulación de mercancía, cambios de origen, entre otros temas.

La reducción del mercado y el aumento de competidores ha hecho que TuboCaribe Tenaris, pasara de unos picos de producción de hasta 8.300 toneladas por mes, hasta un promedio de 4.500 toneladas actualmente.

Pese a esto, la empresa avanza en el programa de ampliación de la planta, que consiste en la construcción de tres nuevas naves, un edificio administrativo y la sede de la Universidad Tenaris, en un terreno de 30 hectáreas que colinda con la planta actual. La obra genera 1.100 empleos y cuesta 240 millones de dólares.

nohcel@portafolio.co