Tensión laboral enreda el panorama de Ecopetrol

Protestas de la Unión Sindical Obrera en la Refinería de Barrancabermeja complican uno de los negocios que impulsa los resultados de la petrolera. Mientras tanto, el cierre de Caño Limón-Coveñas represa la producción de 40.000 barriles diarios de esta empresa.

El precio del crudo impacta las exportaciones, pero los precios de los productos refinados se mantienen en buenos niveles para E

Archivo

El precio del crudo impacta las exportaciones, pero los precios de los productos refinados se mantienen en buenos niveles para E

POR:
agosto 23 de 2015 - 05:21 p.m.
2015-08-23

El desplome de las cotizaciones del barril de petróleo no es la principal preocupación para la mayor petrolera del país, Ecopetrol. Aun cuando los precios parecen mantenerse anclados por debajo de los 50 dólares por barril y, en el caso del WTI, amenazan peligrosamente por romper el piso de los 40 dólares.

No es la mayor preocupación porque hay dos situaciones que la empresa tampoco puede controlar del todo, y que afectan dos de los negocios que han sacado la cara por la compañía en lo que va del año: la refinación y el transporte de crudo.

La primera de ellas es la tensión que hay con el mayor sindicato de la petrolera. La semana pasada las protestas y bloqueos de los trabajadores de la Unión Sindical Obrera, USO, ocasionaron retrasos de tres días en las obras de la Unidad 200 de la refinería de Barrancabermeja. Doce trabajadores ingresaron a la planta en una protesta que obligó el cese de los trabajos de mantenimiento.

Uno de los motivos puntuales de esta protesta fue la instalación de unos nuevos controles biométricos (con huella digital) para el acceso a la planta. Los trabajadores reclamaban que violaba las libertades para movilizarse en el complejo petrolero, la empresa argumentaba razones de seguridad.

La Unidad 200, o U200, produce diésel (20.000 barriles), jet, nafta, asfalto, entre otros derivados. Tiene una carga de 67.000 barriles diarios y está parada desde el primero de agosto por mantenimiento. Las estimaciones de Ecopetrol indican que un día de más que se demore en entrar a producir esta planta significa un millón de dólares menos en ingresos. El sábado cesó la protesta, y se retomaron las obras.

Pero la tensión no termina ahí. Una empresa contratista llamada Transportes y Equipos, bloqueó la entrada principal de la refinería, aseguran que están en crisis por Ecopetrol, algo que la petrolera niega. Según Ecopetrol trabajadores del sindicato también participaron en este bloqueo.

Pero, ¿por qué el descontento del sindicato? El presidente de la entidad sindical, Edwin Castaño Monsalve, explica que Ecopetrol está interpretando la convención colectiva de trabajo de una manera unilateral y errónea.

“La empresa pretende imponer un modelo de evaluación, que no contempla la convención, y es una patente de corso para justificar despidos; impone turnos de trabajo superiores a las 12 horas; no liquidan los días dominicales como manda la ley; hay deterioro en los servicios de educación y salud”, denunció.

En una circular interna del 12 de agosto, la USO pidió a sus directivas hacer “un balance de los incumplimientos y violaciones en la aplicación de la convención”, y recomienda “implementar acciones como mítines diarios, agitación en los sitios de trabajo, reclamaciones directas (...) paros, bloqueos, asambleas permanentes y acciones de protesta soportados en los incumplimientos y violaciones de la convención colectiva”, señala el documento.

Por su parte, Ecopetrol aseguró que no hay cambios en el esquema de salud y de educación y negó los incumplimientos a la convención colectiva. Además, la empresa dijo oficialmente que está dispuesta a dialogar con el sindicato, pero que no aceptará vías de hecho.

En una comunicación enviada a los trabajadores de la refinería de Barrancabermeja, el presidente de la compañía, Juan Carlos Echeverry, fue más allá: “Dada la situación actual no se entiende el llamado de la USO a hacer paros, bloqueos, asambleas permanentes y acciones de protesta. Somos respetuosos de la actividad sindical ejercida con responsabilidad, pero debemos exigir que nuestro trabajo no se vea afectado por factores ajenos a la operación, como los procesos electorales que se aproximan”, dice la carta, en clara referencia al proceso de elección de la directiva del sindicato, programado para noviembre.

En la mitad de la tensión se encuentran el Ministerio de Trabajo y la Defensoría del Pueblo, que buscan evitar que la situación pase de castaño a oscuro. “Queremos hacer una mediación entre el sindicato y la empresa para que no se complique la situación”, señaló el viceministro de Relaciones Laborales e Inspección, Enrique Borda.

En el último trimestre Ecopetrol logró incrementar el margen de refinación de Barrancabermeja en un 58 por ciento, lo que permitió a la empresa generar más ingresos. Esta línea del negocio no se ve tan afectado por la cotización del crudo, porque los productos que se generan en estas plantas tienen precios regulados.

Sin embargo, con la parada de la refinería de Cartagena, por las obras de modernización, si hay mayores retrasos en la entrada de la U200 de Barrancabermeja, se pone también en riesgo el procesamiento del 35 por ciento del crudo que transforma en esta planta, lo que sin duda golpearía el balance de la petrolera y los ingresos de su principal accionista: el Estado colombiano.

OLEODUCTO AMENAZA LA META

Si por el lado de la refinería llueve, por el oleoducto Caño Limón-Coveñas no escampa.

El tubo lleva dos meses sin poder entrar en operación, por el efecto de los atentados de las guerrillas de la Farc y el Eln. Esto tiene frenada la producción de 65.000 barriles diarios de crudo, de los cuales cerca de 40.000 pertenecen a Ecopetrol.

Hay identificadas más de 12 abolladuras, que podrían ser reparadas en menos de 24 horas si fuera posible acceder a las zonas donde están. Se desconoce cuánto tiempo tardarán en llegar.

La meta de Ecopetrol es producir 760.000 barriles promedio diario, pero de mantenerse esta interrupción podrían producir solo 730.000 barriles en lo que queda del trimestre.

El cierre también afecta al oleoducto Bicentenario, que conecta con Caño Limón en la estación de Banadía, Arauca. Este ducto sirve a campos tan importantes como Castilla, Chichimene y Rubiales.

Nohora Celedón

@NohoraCeledon

Siga bajando para encontrar más contenido